El director de Espacio Público y ex presidente del Consejo Asesor Presidencial contra conflictos de interés, tráfico de influencias y corrupción ha tenido una actitud distinta a la hora de analizar al ex Presidente versus los últimos escándalos en que se han visto involucrados los partidos de la Nueva Mayoría.
Publicado el 23.05.2017
Comparte:

En marzo de 2015 la presidenta Michelle Bachelet nombró a Eduardo Engel como presidente del Consejo Asesor presidencial contra los conflictos de interés, el tráfico de influencias y la corrupción, también conocida como la “Comisión Engel”. Un año después, una encuesta realizada por el diario La Segunda lo posicionaba como uno de los personajes más admirados de Chile, por sobre Giorgio Jackson, Carlos Peña, Alexis Sánchez, Ricardo Lagos, entre otros. En esa oportunidad dijo que “todavía no me acostumbro y no soy la mejor persona para manejar este tipo de situaciones. Pero, efectivamente hay gente que me pide selfies y autógrafos. Conversando con ellos es claro que están muy desilusionados con nuestros liderazgos políticos y empresariales y buscan a alguien y algo en qué confiar”. Engel se convirtió en uno de los íconos de la lucha contra la corrupción y la relación entre el dinero y la política; además creó el Observatorio Anticorrupción de Espacio Público con el fin de monitorear cómo avanzan las recomendaciones que se hicieron a la Mandataria en ese entonces.

Pero su tono no ha sido siempre el mismo para juzgar la relación de dinero y política en los distintos sectores. Cuando el 8 de mayo el ex Presidente Sebastián Piñera anunció la realización de un fideicomiso ciego, el economista en conversación con T13 radio dijo que “se queda corto respecto del objetivo de que efectivamente tengamos una persona que pueda dedicarse de lleno a la labor política y que no tenga ruidos provenientes de sus labores o intereses comerciales y económicos”.

Sólo un día antes, en su columna en el diario La Tercera también criticó la “incorrecta” propuesta tributaria incluida en el programa de Gobierno presentado por el ex Mandatario -que plantea un nuevo sistema tributario integrado y simplificado y rebajar la tasa de impuestos  desde el 27% al 25% para acercarse al promedio que tributan en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)- y escribió que “mencionar la OCDE antes, durante y después de hablar de rebaja de impuestos parece haber sido la orden del día”, ya que “debe ser uno de los argumentos más usados y abusados para justificar propuestas de política pública”.

En marzo, en una de sus columnas en el mismo diario, titulada “Las liebres de Piñera”, sostenía que “sigue sin aprender la principal lección que dejó su gobierno, que su incapacidad de separar los negocios de la actividad política terminó hundiendo cualquier posibilidad de que liderara reformas sustantivas” y finalizó concluyendo que “basado en un sinnúmero de anécdotas, me atrevo a especular que el problema de fondo por el cual Sebastián Piñera nunca tomará la distancia debida de sus intereses financieros tiene que ver con su naturaleza. Necesita de la adrenalina que generan las inversiones riesgosas, de la recompensa que siente al ser exitoso en una apuesta financiera. Al igual que en la fábula del escorpión y la tortuga, Piñera sabe que debiera invertir todo su patrimonio en un fideicomiso diversificado para resolver de una vez por todas su talón de Aquiles en materia política. Pero su naturaleza no le permite hacerlo y entonces solo cabe esperar por dónde va a saltar la liebre”.

Los escándalos del PS y el PC

El miércoles 10 de mayo, Ahora Noticias publicó un reportaje que daba cuenta de las millonarias inversiones que había realizado el Partido Socialista en empresas como SQM, Pampa Calichera, Autopista del Sol y Vespucio Norte. El domingo 14 de mayo, el ex presidente de la comisión presidencial estuvo de panelista -junto a Daniel Mansuy– en el programa Mejor Hablar de 24 horas, conducido por Consuelo Saavedra y Matías del Río, y en donde el invitado era justamente el timonel de la tienda involucrada, Álvaro Elizalde.

Si bien Engel tuvo escasas intervenciones en la transmisión, que duró alrededor de una hora, se mostró bastante “comprensivo” con las explicaciones que entregó el presidente del socialismo. Primero, el economista explicó que “si queremos evitar cualquier fuente de conflicto de interés a mi juicio los bonos de empresa no son lo ideal, no son lo correcto”.

Más tarde, y en medio de las explicaciones de Elizalde, sobre cómo se hacían las inversiones de la tienda, Engel lanzó: “ayer en este mismo canal, Andrés Chadwick, jefe de campaña de Sebastián Piñera, dijo que el Partido Socialista no estaba cumpliendo con la ley”, a lo que el timonel del PS respondió mirando al economista: “la ley, eso lo habíamos conversado, la ley habla de ‘podrá’, por tanto establece una facultad, lo que puedo decir es que yo he dado una instrucción, de precisamente actualizar todos los mandatos -en particular del Partido Socialista en esta materia-, y nos hemos acogido a las disposiciones de la ley 20.880. Eso no obsta, como la ley dice ‘podrá’, que exploremos; que es una decisión  más radical y que es la que a mí más me gusta y que es transparencia total. Es decir, estos son los recursos, están invertidos en estos instrumentos, y los instrumentos escogidos, ninguno tenga el menor atisbo de conflicto de interés”.

A lo que Engel asintió sin hacer ulteriores cuestionamientos -considerando que el PS hasta ese entonces no había explicitado mayores detalles sobre la administración de su patrimonio- y continuó la conversación. Más adelante, Engel opinó que la “paradoja es que mientras más se avanza, más notorio se hace lo que pasaba antes y muchas veces eso tiene el problema que las leyes no son retroactivas, no puedes cambiar esas cosas retroactivamente y te preguntas ‘¿vas a concentrarte totalmente en lo que fue el pasado, que por una parte es sano porque motiva las nuevas leyes, o también preocuparte de nuevas legislaciones que significa que eso no se repita en el futuro y vamos alcanzando nuevos estándares de transparencia?”. Por último pidió la palabra y sentenció que “me gustaría hacer una especie de resumen, más allá de todo lo que ha dicho Álvaro acá, que ha sido muy interesante, Álvaro ha dicho que el PS está estudiando la posibilidad de tener un fideicomiso diversificado y público (…) creo que algo muy interesante de este programa, es la declaración del presidente de uno de los principales partidos, sobre perfeccionar más allá del proyecto de ley y ojalá también tengamos una reacción similar en el futuro del candidato presidencial que estuvo acá (Sebastián Piñera) y que va a la primaria de Chile Vamos”.

Desde estos dichos en el programa de TVN, el economista no se ha vuelto a referir al tema, tampoco lo ha hecho sobre la venta que hizo el Partido Comunista de sus propiedades a una sociedad constituida por dos de sus militantes. Tema que estuvo en la contingencia durante toda la semana pasada.

Todo hacía pensar que lo haría el domingo en su columna en La Tercera, considerando que fue su comisión la que inspiró las normas que el PS y el PC aparecían vulnerando. Pero no, nuevamente escogió escribir sobre el candidato presidencial de la UDI, RN y PRI y argumentó que “la conducta del ex Presidente esta semana no es consistente con una supuesta irrelevancia electoral de los conflictos de interés que derivan de su patrimonio. En efecto, en varias ocasiones había dicho que no podía revelar el valor de su patrimonio hasta que lo hiciera el Servel, pero el jueves de esta semana se adelantó al ente regulador y llamó a una conferencia de prensa para dar a conocer el monto total y comentar detalles” y agregó que “si realmente no tuviera costo político la revelación de la incorporación temprana de sus hijos y nietos a las sociedades familiares o que su patrimonio declarado sea solo una fracción del patrimonio que estiman fuentes internacionales, no habríamos observado este cambio de plantes”.

“El Líbero” tomó contacto con Engel, pero desde su entorno comunicaron que por agenda no está dando entrevistas.