Sin saber que años más tarde se convertirían en sus contrincantes en este nuevo camino a La Moneda, el ex Presidente Ricardo Lagos nombró a Sebastián Piñera, Alejandro Guillier y José Miguel Insulza como miembros de las comisiones que lo asesorarían para elaborar ideas de cara a los 200 años que cumpliría el país. ¿Qué dijeron en esa oportunidad?
Publicado el 06.02.2017
Comparte:

El 16 de octubre del año 2000, con la firma del decreto N° 176, el Presidente Ricardo Lagos creó la Comisión Bicentenario y el Comité Asesor Bicentenario, ambos destinados a asesorarlo “en todo cuanto diga relación con el diseño, programación y coordinación de las políticas, planes, programas, proyectos y actividades que permitan al país alcanzar el máximo de sus posibilidades para la celebración de los 200 años de la independencia de Chile”. Las expectativas eran altas. Pocos meses antes, en su discurso del 21 de mayo, el Mandatario había dicho que “el nuestro será el gobierno de las reformas para llevar a Chile a ser un país desarrollado el 2010”.

La Comisión Bicentenario estaba integrada por 15 personas, entre ellos el ministro del Interior, los presidentes del Senado y la Cámara, el Contralor, el rector de las Universidad de Chile, el titular de la CPC y la CUT, y el presidente de la Conferencia Episcopal. Y el Comité Asesor lo componían 31 ciudadanos de distintas áreas de la sociedad, como políticos, artistas, empresarios, científicos y deportistas.

fullsizerender-1

Hoy, al echar un vistazo a la nómina de ambas instancias que sesionaron durante varios meses, salta a la vista una curiosidad. Y es que Lagos, sin saberlo, escogió para integrar las comisiones a todos los presidenciables que eventualmente deberá enfrentar este año en su nuevo camino a La Moneda: Alejandro Guillier, José Miguel Insulza y Sebastián Piñera. Además, incluyó a su actual jefe de campaña, Máximo Pacheco.

¿Qué dijeron los presidenciables en esos años?

lagos-insulzaJosé Miguel Insulza, entonces ministro del Interior, fue el encargado de presidir la Comisión Bicentenario. En documentos encontrados por “El Líbero” en el archivo de la Fundación Democracia y Desarrollo (FDD), el precandidato del PS que -de ser proclamado por su partido en la consulta ciudadana del 23 de abril- podría enfrentar a su ex jefe en las primarias de la Nueva Mayoría, sostenía por esos días que “el Bicentenario nos propone, en primer lugar, el desafío de una cierta unidad nacional para enfrentarlo, la búsqueda de una visión común respecto de cómo Chile ha llegado al lugar en que está, qué es lo bueno y lo malo que se ha hecho, qué es lo que se puede mejorar y qué es lo que se debe mantener”. Asimismo, hacía notar uno de los principales problemas que atravesaba la sociedad chilena: “Hay un problema de tiempo libre. Esto no es solamente material. Tenemos que ser capaces de combinar. Porque podemos trabajar todo el día y ganar mucha plata, pero si no nos preocupamos de nuestros hijos, si respiramos aire contaminado, si no tenemos acceso a bienes culturales, finalmente nuestra vida va a terminar siendo muy miserable”.

pinera-bicentSebastián Piñera, entonces dedicado a la actividad empresarial y a la vida política en Renovación Nacional (partido que presidiría un año después), fue invitado por Lagos a participar como miembro del Comité Asesor. Según archivos de la FDD, al ser consultado por cuáles eran las cosas que le gustarían para el Bicentenario, quien años más tarde sería el encargado de comandar las celebraciones como Presidente, respondió: “Ojalá esta Comisión del Bicentenario pueda motivar, entusiasmar, estimular, sembrar, para que surjan de todas partes del país estas semillas, para que se transformen en flores. Ojalá los arquitectos empiecen a soñar cómo quieren las ciudades mañana. Ojalá los ingenieros empiecen a soñar cómo quieren la infraestructura del mañana. Ojalá los artistas comiencen a soñar cómo quieren que sea el cine, el teatro, la música del Bicentenario (…). Ojalá que cuando caminemos por las calles del Bicentenario, por la calle Ahumada, no veamos tanto rostro apesadumbrado que va corriendo, nervioso, sino que vaya gente más sonriente. A mí me gustaría proponer obras concretas. Por ejemplo: cambiémosle la cara al río Mapocho. Hasta cuándo seguimos con ese hilo raquítico, feo, contaminado, que no aporta nada a la ciudad”.

Piñera, que decidirá en marzo si se embarca en una nueva carrera presidencial y que podría eventualmente encontrarse con Lagos en una primera vuelta, agregó en esos años que “el Bicentenario va a ser un acto de libertad, igual como el Renacimiento fue una explosión de libertad frente a la Edad Media y ahí surgieron los artistas, los ingenieros, los arquitectos inventando cosas, Leonardo da Vinci dibujando un helicóptero, Miguel Ángel pintando la Capilla Sixtina. Ojalá que el Bicentenario sea una explosión de libertad, de imaginación, de entusiasmo, de ganas, de alegría”.

lagos-guillierPor su parte, el senador y candidato presidencial del Partido Radical, Alejandro Guillier, fue miembro del Comité Asesor mientras desempeñaba una exitosa carrera profesional como rostro ancla del noticiero central de Chilevisión. En los archivos de la FDD figuran algunas palabras del principal rival de Lagos en las primarias del oficialismo.

“Yo creo que es fácil ponerse todos de acuerdo en la imagen de un Chile, y nos daremos cuenta que vamos a hablar todos de los altos índices de calidad de vida. Pero también eso tiene el riesgo de que uno por soñarlo todo tan disperso, al final no hace nada concreto. Yo creo que la pregunta es ¿qué falta para que Chile realmente apunte hacia un escenario de país desarrollado? Y la gran diferencia que uno nota cuando viaja hacia afuera es la cultura. Imagínate un concepto, primero, de liberalizar el país, de que la gente se atreva a hacer cosas, eliminando todas las restricciones legales, todos los obstáculos materiales para que la gente haga cosas. Por el contrario, profesores que estimulen a sus alumnos en vez de inhibirlos, problema que tenemos incluso a nivel de universidades, y ya te empieza a generar un cambio. Porque, en el fondo ¿qué es lo que es el desarrollo? El desarrollo es la capacidad de generar fuerzas de adaptación a lo nuevo, pero desde el interior de una cultura. Y nosotros no tenemos esa fuerza. Nosotros miramos hacia afuera, imitamos. Pero si nosotros fuéramos capaces de genera fuerzas creativas desde el interior de la sociedad para que el país se vaya adaptando a los cambios en el mundo, pero sin perder su hilo conductor, su identidad, eso es desarrollo. Pero el desarrollo está en la cultura, no está en la infraestructura, en la cantidad de cobre que se exporta, o de pescado, o de lo que sea”, dijo, al ser consultado sobre su visión del Bicentenario.