No hay una estadística oficial, pero según investigaciones y cifras recolectadas por los censos de otros países ya son más de dos millones de venezolanos y cubanos los que han huido de su tierra natal. En Chile, ya son 91.922 hasta la fecha, según el Departamento de Migraciones de Extranjería del Ministerio del Interior, los que están residenciados hasta la fecha con algún tipo de visa.
Publicado el 28.11.2016
Comparte:

Hay una cifra de Venezuela, no tan precisa. Una que no es oficial -porque el gobierno ha optado por no manejar esos datos- y que varios investigadores intentan precisar. Se trata del número de venezolanos que se han ido de su tierra por la crisis económica, social y política que se vive desde la instauración de la llamada “Revolución del siglo XXI” de Hugo Rafael Chávez Frías hasta la llegada de su sucesor, Nicolás Maduro, quien actualmente maneja un país con una alta tasa de inseguridad, que según el último estudio del Observatorio Venezolano de Violencia, la estadística actual es de 90 homicidios por cada 100.000 habitantes, y una economía quebrada, porque según pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI), al finalizar este año la inflación puede superar el 700%.

Según el Laboratorio Internacional de Migraciones que está a cargo del sociólogo, profesor e investigador Iván de la Vega, ya son más de 2 millones los venezolanos que han salido de su país para buscar oportunidades en otros países desde la era de Chávez. Otro número es el que publicó este fin de semana The New York Times, donde el periodista estadounidense Nicholas Casey -que ha estado todo este año contando las peripecias venezolanas- aseguraba en un reportaje que más de 150.oo0 han huido sólo en el último año. “El número más alto de la última década, según un grupo de estudiantes que investigan el éxodo”, se lee en el trabajo titulado “Los venezolanos hambrientos huyen en los barcos para escapar del colapso económico”.

En Chile, hay un número más específico. Según cifras del Departamento de Migraciones de Extranjería del Ministerio del Interior, entre enero y septiembre de 2014 fueron 1.204 los venezolanos que obtuvieron alguna visa y en 2016 la cifra subió a 12.295. Eso, sólo en la Región Metropolitana. A nivel global, aumentó de 50.523 en 2014 a 91.922 en 2016. Lo que representa que la comunidad venezolana en en el país es una de las que más ha crecido en el último tiempo. En segundo lugar están los haitianos, que pasaron en los mismos años de 2.205 a 17.534.

Las formas de llegar a Chile también han variado. Sólo este año han entrado por tierra más de 8.569 venezolanos y han salido sólo 2.904 según datos de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI). El ingreso de 2010 a 2015 no fue mayor de 4.000 por año. Un aumento representativo que es provocado por la reducción de vuelos para salir de Venezuela desde 2014.

Por tratarse de un país en el que desde 2002 existe un control del uso de dólares -no existen las casas de cambio y la moneda extranjera siempre se debe gestionar mediante entes del Estado- se han generado distintas trabas a las aerolíneas para trabajar en Venezuela. Para 2015, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) cifró en 3.368 millones de euros la deuda en divisas que tenía el Gobierno venezolano con las aerolíneas extranjeras. Desde el año 2013, cuando el bolívar comenzó a perder su valor, el número de pasajeros que viajan desde y hacia Venezuela cayó casi un 30%, según reportes de la IASA. Y ahora son más lo que salen, a pesar de que grandes empresas aéreas como Air Cánada, Lufthansa y Latam, entre otras, han cesado sus funciones en el territorio comandado por Maduro. Y las que aún ofrecen sus servicios, venden los pasajes en dólares. Un imposible en un país donde el mercado del dólar negro ya tiene un precio exorbitante y un sueldo mínimo que no supera los US $90 mensuales.

Un viaje que se estimaba de nueve días desde Venezuela hasta Chile, y de ruta riesgosa, ha sido la mejor opción y con la posibilidad de pagar con los devaluados bolívares. Hay cientos de historias de peligro que se esconden en esas carreteras, una de las más noticiosas fue el accidente del pasado 10 de septiembre, cuando en las cercanías de Tocopilla un autobús de la compañía Pullman Bus que estaba a 20 horas de Santiago, se salió de la vía y se volcó. En ese bus, un tercio de los afectados eran venezolanos: 11 de 30.

El efecto cubano

Todos los números mencionados se acercan a los alcanzados por Cuba. Cifras oficiales cubanas indicaban que en 2010 cerca de 660 mil cubanos emigraron desde la llamada “Crisis de los Balseros” -desde 1994 hasta el 2015-, pero según varias organizaciones internacionales e investigadores, la cifra real supera los dos millones. La Oficina Nacional de Estadísticas e Información de Cuba (ONEI) no tiene en su página web el número actual de cubanos que han abandonado el país, sino que publican una “Tasa de migración interna”. Para el último censo realizado en Estados Unidos -en 2010- 1,2 millones de cubanos vivían sólo en el estado de Florida.

El contexto de la escasez y los problemas económicos también son, en gran parte, los motivos que han llevado a los cubanos a abandonar su tierra. Una isla que estuvo comandada desde 1959 por la revolución de Fidel Castro, que falleció el viernes a los 90. Un proceso de ideal socialista que fue financiado por la Unión Soviética y en última instancia por el petróleo de Hugo Chávez, presidente de Venezuela desde 1999 hasta 2013, cuando falleció a causa de un cáncer. Un ideal que entre Castro y Chávez profesaron como futuro de las naciones, como el punto de cambio y de unión para América Latina. Y resultó en exportar talento a otros territorios y no cultivar el propio.