Hubo quienes en el oficialismo interpretaron la filtración a la prensa del sueldo del ex ministro en su rol de agente de La Haya como una represalia, al ser sindicado como quien divulgó el encuentro con la cúpula del PS y funcionarios de gobierno. Pero el entorno de Insulza desmiente esa tesis.
Publicado el 15.06.2016
Comparte:

El pasado sábado 11 de junio La Tercera dio a conocer una comida organizada por el ex ministro, ex secretario general de la OEA y actual agente de Chile ante La Haya, José Miguel Insulza (PS), a la que asistió parte de la cúpula socialista encabezada por la senadora y presidenta del PS, Isabel Allende, además del subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, y el vocero de gobierno, Marcelo Díaz. El encuentro tenía por objetivo discutir sobre la crisis política que enfrenta el oficialismo. Pero la iniciativa no cayó bien en La Moneda.

Cercanos a Insulza explican a este medio que el ex secretario general de la OEA tenía planeado realizar esta comida desde hace algunas semanas y fue él mismo quien contactó por teléfono a los invitados. La idea de Insulza era ordenar el Partido Socialista, para que esto repercutiera en la Nueva Mayoría. “Él veía mucho desorden, por eso quería intercambiar opiniones de la situación general, ver fórmulas para avanzar; estas son cosas habituales”, comentan quienes se enteraron del encuentro.

Tras conocer la publicación, según confirman influyentes fuentes del oficialismo, los diferentes asesores del “Segundo Piso” del gobierno tomaron contacto entre ellos para abordar los antecedentes de la nota. “La primera impresión de los personeros del Ejecutivo fue de enojo”, comentan desde la Nueva Mayoría, y agregan que la Presidenta Michelle Bachelet tampoco vio con buenos ojos esta iniciativa.

La publicación fue analizada en detalle el pasado lunes al interior de La Moneda. Y, según dicen en el oficialismo, la lectura que realizó el gobierno en torno a este encuentro que convocó a las máximas figuras del socialismo, fue que probablemente haya sido el propio Insulza quien pudo haber filtrado la información a la prensa, porque eso le permitía aparecer como un líder del sector ante la acefalía que presenta la Nueva Mayoría.

También, coincidieron en que esta situación provoca un daño a la Presidenta Bachelet. Esto, debido a que la irrupción del agente de Chile ante La Haya en la contingencia política se interpretó como una señal de que está dispuesto a asumir un desafío presidencial, además de los efectos colaterales que deja al interior de la NM que el agente de La Haya realice reuniones políticas a espaldas de la Mandataria.

Sin embargo, desde el entorno de Insulza descartan que el ex secretario general de la OEA haya filtrado esa información y afirman a “El Líbero” que el ánimo del ex ministro era ayudar al Ejecutivo y terminar con el fuego amigo. Además, reconocen que a Insulza no le conviene que este tipo de reuniones se den a conocer, ya que lo enfrentan directamente con el gobierno y complican su cargo como agente ante La Haya.

“Si alguien pensó que Insulza quiso sacar provecho, está equivocado. A algunos se les ocurre que él filtró para quedar como líder, pero eso es falso. Él convocó con la intención sana de cualquier político serio de bajar el tono y ayudar al gobierno. Y quien filtró no lo hizo para ayudarlo”, comentan sus cercanos.

Con todo, La Moneda acordó no hacer “un caso” de esta situación, por lo que el gobierno el pasado lunes sólo le habría hecho ver el tema a la directiva del PS de manera privada.

La polémica por la filtración del sueldo de Insulza

Dos días después de la publicación en La Tercera, La Segunda dio a conocer el sueldo y los gastos de Insulza como agente de Chile ante La Haya. “Sueldos, gastos y derechos de Insulza como agente de La Haya”, era el titular. Esto, a raíz de un oficio pedido por la comisión de la Relaciones Exteriores de la Cámara a la Cancillería, que preguntaba si Insulza tenía dedicación exclusiva para representar a Chile por la demanda bolivariana y si puede participar en reuniones políticas en horario laboral.

En el oficialismo hay quienes creen que esta publicación fue una especie de “vuelta de mano” para Insulza por parte del gobierno, luego de conocer la reunión con los dirigentes del PS. Si bien, desde su entorno reconocen que esta información es un oficio reservado que la Cancillería envió a la Cámara, afirman que sí les preocupó la intencionalidad con que se tituló y la interpretación que le dieron algunos personeros del mundo político a esta filtración.

Sin embargo, explican que la nota estaba correcta, que ratificaba la participación de Insulza en la política externa, y que sí está autorizado para hablar de lo que está pasando en su condición de agente. Como sea, que se divulgara el sueldo de Insulza, que no era el centro de la solicitud de información, alimentó los rumores.

Las declaraciones políticas del ex ministro como agente de La Haya que han generado debate

La irrupción del agente de La Haya en la contingencia política, ha estado siempre presente. A mediados de febrero el ex secretario general de la OEA se refirió a la situación del ex senador de la UDI, Pablo Longueira, quien estaba siendo investigado en el marco del caso SQM por supuesto financiamiento irregular de actividades políticas. Insulza, quien en 2003 negoció con Longueira el acuerdo de Modernización del Estado, le dio un fuerte espaldarazo al ex senador, lo que generó fuertes críticas al interior del oficialismo.

“Seguramente, muchas de las cosas que ocurrieron y que salen con escándalo en los diarios fueron perfectamente normales y no tiene ninguna cosa de la cual preocuparse”, afirmó Insulza en una entrevista en La Segunda, y agregó que Longueira prestó importantes servicios al país. “Son aportes que quedarán en su hoja de vida como grandes logros. Hoy se le acusa de otra cosa, él tendrá que defenderse. Que se defienda bien y los tribunales se encarguen. Ojalá le vaya bien ahí”, explicó.

Luego, a mediados de abril, Insulza criticó el proceso constituyente anunciado por la Presidenta Bachelet. Esto, luego de que la Mandataria en cadena nacional instara a los ciudadanos a participar activamente del proceso y explicara que la nueva Constitución debe ser nueva en la manera en que se discute y elabora.

Ante esto, el agente de La Haya afirmó que “sueño con equivocarme, pero creo que este proceso de este debate no va a llegar demasiado lejos”, lo que provocó la molestia del gobierno.

 

FOTO: AGENCIA UNO