Aunque puede parecer polémico, la fundación que preside el ex dirigente estudiantil entregó ayer el Premio Nacional de Servicio Público a la policía uniformada. Se queja que no tienen el necesario apoyo del gobierno.
Publicado el 09.06.2015
Comparte:

Anoche la fundación Chile Siempre -presidida por el ex líder estudiantil “pingüino” Julio Isamit- realizó un evento en Casa Piedra, donde la entidad entregó el Premio Nacional de Servicio Público. Este reconocimiento anual fue otorgado a Carabineros de Chile.

El premio se da en medio del complejo escenario que vive la institución tras las últimas marchas convocadas por la Confech, donde resultó gravemente herido el estudiante Rodrigo Avilés por la acción del carro lanzaagua de la policía uniformada.

Ante este escenario, Julio Isamit explica en conversación con “El Líbero” las razones del reconocimiento a Carabineros. “En momentos de crisis de confianza creemos que es justo reconocer el trabajo silencioso y abnegado que realizan los carabineros”, afirma, y agrega que “los carabineros tienen la ingrata tarea de intentar mantener el orden público y la seguridad de los mismos manifestantes sin el apoyo necesario del gobierno”.

Además, analiza las últimas marchas estudiantiles y realiza una comparación con las anteriores del movimiento pingüino de 2006. “Me preocupa la instrumentalización que la Confech realiza promoviendo una determinada agenda en nombre de todos los jóvenes”. El ex dirigente afirma que la principal diferencia con las manifestaciones en que él participaba es que “hoy en día se promueven medidas concretas como única forma de solucionar este problema”.

-¿Cual es tu opinión sobre las últimas marchas de estudiantes?

-Si bien considero que las marchas son un medio legítimo de expresión ciudadana, obviamente me preocupa la instrumentalización que la Confech realiza promoviendo una determinada agenda en nombre de todos los jóvenes. No olvidemos que este año han organizado marchas hasta por el aborto. En gran parte de los temas somos muchos los jóvenes que pensamos distinto y donde tenemos el legítimo derecho de discrepar, por eso creo que debemos escuchar lo que la calle dice y lo que no dice; a los que están marchando y a los que en cambio siguen estudiando, que es una verdadera “mayoría silenciosa”.

-¿Cuáles han sido los principales cambios con respecto a las marchas de antes cuando tú eras líder “pingüino”?

-Por un lado, el más notorio es que el 2006 dirigentes estudiantiles de distinta tendencia política hicimos una condena expresa de la violencia en nuestras manifestaciones, cosas que por desgracia no hemos visto en los últimos años. Por otro lado, el 2006 denunciábamos un problema país -la falta de calidad en nuestro sistema educacional- hoy en cambio se promueven medidas concretas como una única forma de solucionar este problema.
-¿Cual es tu impresión sobre el caso de Rodrigo Avilés?  ¿Cómo crees que actuó el gobierno?
-Frente a lo que vivió Rodrigo, lo único que puedo hacer es apoyarlo a él y a su familia en este difícil momento. Como ex dirigente estudiantil y ex alumno de la UC donde él actualmente estudia, obviamente me hago parte de las muestras de apoyo que nuestra comunidad le ha dado. Respecto al gobierno, creo que ha actuado con una total falta de criterio, lo que se ha notado especialmente en las últimas semanas, autorizando diversas marchas en horarios poco seguros. Los costos lo pagan los ciudadanos que se mueven en un clima de inseguridad y ni que decir lo que han tenido que vivir los vecinos de Santiago durante todos estos años.

-En este mismo tema, ¿como evalúas la acción de Carabineros en el caso de Rodrigo Avilés y en las marchas en general?  ¿Cuál es la imagen que ellos han dejado?

-Creo que este triste suceso nos debe llevar a condenar el clima de violencia que se vive al término de todas las marchas estudiantiles protagonizado por encapuchados que no se atreven a dar la cara, por eso me parece un exceso hablar de “represión política” cuando lo que se intenta es disolver una manifestación y no censurar al que piensa distinto. En ese sentido creo que los carabineros tienen la ingrata tarea de intentar mantener el orden público y la seguridad de los mismos manifestantes sin el apoyo necesario del gobierno.

-Este tipo de marchas, ¿incentiva a los encapuchados, los desmanes, cuáles son las principales consecuencias?
-La violencia en las manifestaciones es algo malo, pero peor es cuando se intenta justificar. No hay excusa para defender a aquellos que en medio de las marchas saquean o destruyen. Nada más contradictorio que ver en la puerta de una universidad a un tipo con una molotov que dice luchar por una educación de calidad. Que esto no opaque a los miles de estudiantes que se manifiestan en forma pacífica y a los miles de jóvenes que con un gran esfuerzo personal y de sus padres se esfuerzan por terminar la universidad o sus estudios técnicos.
-En este contexto, ayer la fundación Chile Siempre, que tú diriges, premió a Carabineros. ¿Por qué este reconocimiento? ¿Cómo lo justifican en medio de la situación que los ha involucrado?

-Ayer en compañía de más de 700 personas celebramos un nuevo año de trabajo en la fundación Chile Siempre y entregamos el Premio Nacional de Servicio Público. Uno de los premiados es Carabineros de Chile. En momentos de crisis de confianza creemos que es justo reconocer el trabajo silencioso y abnegado que realizan los carabineros, por el cual los chilenos los valoramos como la institución en que más confiamos, estamos simplemente poniendo voz  al apoyo y agradecimiento que los chilenos tenemos por carabineros.

FOTO: FUNDACION CHILE SIEMPRE