A juicio del presidente de Asech, este hecho demuestra que “el pituto sigue generando desigualdad no sólo a nivel de los chilenos, sino que también a nivel de empresas”.
Publicado el 10.02.2015
Comparte:

El presidente de la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech), Juan Pablo Swett, se refiere al crédito por $6.500 millones que el Banco de Chile otorgó a la empresa Caval Limitada (que cuenta con un capital de $6 millones), propiedad en un 50% de Natalia Compagnon, la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet.

Según un reportaje de la revista Qué Pasa, el crédito se aprobó un día después del triunfo de la actual Mandataria en las elecciones y a pocas semanas de una reunión en el banco, en la que participaron, entre otros, Compagnon, su marido Sebastián Dávalos Bachelet y el director de la entidad, Andrónico Luksic. El dinero fue utilizado para comprar unos terrenos en la comuna de Machalí (VI Región), los que con la eventual modificación al uso de suelo de rural a urbano, se convertirían en un negocio prometedor.

– ¿Qué tan común es que el director de un banco se reúna con una empresa con un capital de $6 millones para gestionar un crédito?

– Claramente no es lo común en lo que uno ve en el día a día en la Asociación de Emprendedores y yo creo que habla un poco del tema de que en este país sigue primando el pituto, que en el fondo la gente que tiene influencia y poder puede conseguir este tipo de cosas pero claramente eso se aleja de la realidad del chileno medio común.

– En ese sentido ¿hay un trato distinto por parte de un banco cuando uno es la “nuera de” o el “hijo de”? El subsecretario Micco dijo que no toda la gente tenía acceso a este tipo de privilegios…

– Escuché las palabras del subsecretario y me parecieron bastante valientes y sinceras. Este es un tema país, el que tiene contactos y pitutos puede acceder a oportunidades que no acceden el común de los chilenos y eso te habla muy mal de nosotros como país porque las oportunidades no son las mismas para todos. El pituto sigue generando desigualdad no sólo a nivel de los chilenos, sino que también a nivel de empresas.

– ¿Qué tan común es que un banco le entregue un crédito de $6.500 millones a una empresa con un capital como el de Caval?

– Yo he estado trabajando con varios bancos para empezar a cambiar esta radiografía. Hoy una de cada tres pymes accede al financiamiento bancario como posibilidad para financiar el crecimiento de su negocio. Las tasas y las garantías se pueden mejorar mucho y por ello hemos venido trabajando con bancos por separado, y cuando se produzca el cambio en la presidencia de la Asociación de Bancos, trabajaremos también en estos temas. ¿Pero qué tan común es este crédito? Bastante poco común. Por lo que nosotros vemos, acceder a un crédito de 10 millones de dólares para una pyme es muy difícil, entendiendo que una pyme está definida como una empresa que vende 100 mil UF anuales, que es cerca de cinco millones de dólares.

– ¿Cuánto es lo que usualmente le deberían aprobar como crédito a una pyme que tiene un patrimonio de $6 millones?

– Sin garantía de los socios, cero. Con una idea y un modelo de negocios, depende. Pero en este caso se ve que en la evaluación que se hizo del crédito pesó cero el balance de la empresa. Acá se entregó una información que al banco le debe haber parecido interesante o suficientemente real y clara para poder prestar esta plata con las garantías que lo hicieron. Pero aún con un muy buen modelo de negocios, lo usual es que te presten cero, porque de no ser una pyme que quiere exportar, o del sector servicios, o que quiere traer una importación de productos para empezar a competir, con $6 millones de patrimonio, acceder a $6.500 millones es una utopía, no es algo que se da día a día y de no ser a lo mejor porque los socios de esa pyme sean multimillonarios, es muy difícil que te presten esa plata.

– ¿Cuál es el conducto regular que debe seguir una pyme para acceder a un crédito en un banco?

– Yo trabajé dos años en análisis de riesgo en un banco, así que algo conozco de eso. En el proceso tú tienes acceso a tu ejecutivo de ventas y no más que eso. Ese ejecutivo hace el levantamiento de toda la información financiera de la empresa y de los socios. Te piden los balances, las ventas y ese papeleo se va al área de análisis de riesgo que es el que determina si la empresa o la pyme es sujeta de crédito o no, y en caso de que sea sujeto de crédito se ve cuál es la capacidad de pago y qué montos se le pueden prestar para que pueda pagar. Uno llega hasta el ejecutivo y de ahí eso va al analista de riesgo que es el que finalmente decide. Jamás la pyme tiene acceso a juntarse con el ejecutivo del departamento de riesgo, justamente para evitar la influencia.

– Y para el análisis del riesgo, o en alguna parte del proceso de petición de un crédito, ¿es frecuente que el director del banco estudie un caso en particular y sostenga reuniones con los interesados?

– No conozco la agenda del dueño del Banco de Chile ni sé cuál es su política de juntarse con gente. Pero claramente acá la reunión ocurrió porque era el hijo de la futura Presidenta de Chile y probablemente muchos harían lo mismo. Si a mí me llama el hijo de la Presidenta para pedirme una reunión, también se la voy a dar. ¿Pero es común que se reúnan? Yo no conozco ningún caso así en una pyme. Aunque sí me cuadra que al ser una operación de 10 millones de dólares sí haya estado involucrado el dueño del banco, pues no es una operación pequeña. Pero lo que no cuadra es el tamaño de la operación con una pyme.

– De acuerdo a su experiencia en bancos, ¿cuantos créditos de 10 millones de dólares se piden mensualmente?

– De parte de las pymes, me atrevería a decir que ninguno. Y de parte de grandes empresas obviamente son créditos que no se dan de la noche a la mañana. Son cuentas grandes, con una relación de muchos años con el banco. Si bien existen varias transacciones en torno a esos montos -y es normal que el dueño del banco se junte a ver esos temas justamente por la magnitud de la cifra-, estos créditos se dan a empresas con historia, grandes, que financian proyectos que finalmente tienen un riesgo bastante bajo… pero a nivel de pyme me atrevería a decir que ninguno.