El presidente de la Asech está conforme con los beneficios para las PYMES, pero le inquieta cómo se redactarán las normas anti elusión, que podrían perjudicarlas.
Publicado el 13.09.2014
Comparte:

Tras más de cinco meses de tramitación parlamentaria, y luego de intensas negociaciones que derivaron en un acuerdo sellado entre todos los sectores el pasado 8 de julio, este miércoles finalmente se aprobó la reforma. En entrevista con “El Líbero”, el presidente de la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech), Juan Pablo Swett, quien fue uno de los primeros opositores al proyecto, señala sus aprensiones con el texto definitivo, aunque cree que el Ministerio de Hacienda “tendrá la disposición para corregir las cosas que han quedado mal redactadas”.

Si bien para este economista las pequeñas y medianas empresas (PYMES) finalmente quedaron en una mejor posición tras la firma del Protocolo de Acuerdo, ahora su preocupación se centra en las normas anti elusión. “Vamos a trabajar para que, junto con Hacienda y el Servicio de Impuestos Internos (SII), podamos precisar algunos puntos confusos que pueden hacer que algunas PYMES y agricultores no reciban los beneficios”, expresa.

– ¿Cómo toma la aprobación de la reforma tributaria?
– Con respecto al proyecto de ley que se presentó el 31 de marzo, es una iniciativa infinitamente mejor, pero que tiene algunos puntos con los que no quedamos conformes. Si bien todos los beneficios del artículo 14 PYME, las rentas presuntas y la tributación ayudan a las pequeñas y grandes empresas; las normas anti elusión quedaron redactadas de una forma que podrían generar complicaciones en el futuro. Además, la nueva ley tributaria es más complicada que la antigua. Por lo tanto, queremos conocer qué mecanismos va a adoptar el Ministerio de Hacienda, el Ministerio de Economía y el SII para capacitar a los contadores, sobre todo de regiones, en cómo se va a calcular el nuevo impuesto a la renta y cuáles serán las normas que uno va a tener que cumplir para acogerse a los beneficios del 14 PYME.

– Entonces, ¿cree todavía, como sostuvo en algún momento, que la reforma pueda llegar a ser un “golpe” a la PYME?
– Cuando nosotros acordamos el Protocolo de Acuerdo, efectivamente era un hecho histórico para las pequeñas y medianas empresas. El tema de componer el pago del IVA en 60 días, que en la práctica son 90 días, les beneficia mucho la caja. Los beneficios del 14 PYME, donde por los primeros $ 200 millones tú vas a tributar un 13,5% de impuesto también es un apoyo bastante importante. Sin embargo, las normas anti elusión quedaron bastante complicadas y pueden hacer que muchas PYMES reales pierdan el beneficio, y eso obviamente nos preocupa. Que por el hecho de perseguir a las empresas de papel, a las que abusan de estos beneficios, vayan a quedar algunas pequeñas y medianas empresas y agricultores fuera.

– ¿Cree que la reforma ahora no limita el crecimiento a la PYME? ¿Seguirán siendo el “motor” de la economía como lo ha planteado la Asech?
– Hoy la PYME representa entre un 18% y un 20% de las ventas del país o del PIB, el otro 80% lo representan las grandes empresas. Desde ese punto de vista, las PYMES vivimos y dependemos de las grandes empresas. Efectivamente en esta reforma tributaria las grandes empresas, que van a caer hoy en día en un 27% o en 35% en el caso de la renta atribuida o parcial integrado, han generado una incertidumbre que ha hecho que haya menos inversión. Tenemos encuestas que hablan que las PYMES han vendido un 30%, un 40% menos. Por lo tanto, efectivamente esta reforma tributaria puede tener muchos beneficios para las pequeñas y medianas empresas, pero la PYME también entiende que vive en un contexto global que depende de las grandes empresas y no es novedad que éstas han restringido sus planes de inversión. Están comprándole menos a las PYMES y eso se refleja en los Imacec del 0,8% y 0,9% que hemos tenido. Nueve de cada 10 puestos de trabajo perdidos, han sido en las PYMES y aquellos que han visto cómo se han reducido de manera importante sus ventas son las mismas.

– En definitiva, la reforma tributaria, recién aprobada, aún no se comienza a aplicar y de alguna forma ya le ha golpeado a la PYME.
– Absolutamente, le ha golpeado a la PYME indirectamente por la incertidumbre que trajo esto para la economía, por el efecto que ha tenido la inversión, por el efecto que ha tenido también en los planes de crecimiento de la empresa.

– Cuando se aprobó el protocolo de acuerdo de la reforma tributaria dijo que las PYMES quedarían mejor paradas, ¿mantiene esa posición?
– Cuando acordamos el protocolo e hice ese comentario, obviamente las normas anti elusión no eran parte de esto. Luego de ver cómo quedaron redactadas, efectivamente están borrando una parte del protocolo por tratar de perseguir a las personas que eluden a través de estos beneficios.

– ¿Qué harán para que esto no ocurra?
– Ya hemos presentado un documento al Ministerio de Hacienda con los puntos que creemos que quedaron mal redactados. Estábamos esperando que se aprobara la ley, que pasaran todos los trámites para ahora sentarnos con Hacienda y ver cómo los solucionamos. Esperamos que exista la disposición del ministro Alberto Arenas y el subsecretario Alejandro Micco para poder revisar estas normas que pueden generar conflictos de interés en el futuro. Lo que nosotros queremos evitar es que muchas PYMES terminen pagando multas o terminen desfilando por los Tribunales Tributarios siendo inocentes.

– ¿Finalmente se va a afectar a las PYMES sí o sí?
– Las PYMES se van a beneficiar por el tema del 14 PYME y el pago del IVA, pero probablemente se van a ver afectadas si es que esta reforma tributaria tiene un efecto en el largo plazo y la economía no se vuelve a reactivar rápidamente y caemos en un proceso de crecimiento del 0,8%: obviamente las PYMES van a terminar saliendo del mercado y dejando de existir.

FOTO: PABLO VERA LISPERGUER/AGENCIAUNO