La deuda pública del gobierno de Bachelet se disparó al 17,7%, la más alta en 21 años, situación que está siendo vista con preocupación por las agencias clasificadoras de riesgo. Además, se suma a un magro crecimiento económico por tercer año consecutivo en torno o bajo el 2%.
Publicado el 22.02.2016
Comparte:

La deuda pública contraída por el Gobierno de Michelle Bachelet llegó en 2015 a US$42 mil millones, equivalente al 17,7% del Producto Interno Bruto (PIB), la cifra más alta en 21 años desde que en 1994 fuera 22% (ver gráfico al final de la nota).

Además, por tercer año consecutivo, Chile crecerá en torno o bajo 2% (1,9% en 2014, 2% en 2015 y 1-2% este año, según pronósticos), –algo inédito en décadas- lo que deja al país en un complejo escenario económico, dado el contexto de la caída del precio del cobre.

Para analizar esta situación, “El Líbero” conversó con el economista José Ramón Valente.

-¿Cuáles son las razones de que la deuda pública de Chile sea la más alta en 21 años?
-La principal razón para el aumento de la deuda pública es el abultado déficit fiscal que ha acumulado este gobierno ya por tercer año consecutivo. Cálculos realizados por el Instituto Libertad y Desarrollo concluyen que el déficit fiscal acumulado entre el 2014 y el 2016 sería de aproximadamente US$18 mil millones.

-¿Qué medidas debería tomar el gobierno para rebajar su deuda?
-Como primera medida, el gobierno debe reducir el crecimiento del gasto público para este año en, al menos, US$ 1.500 millones. En conjunto con esto debe renunciar a la agenda anti crecimiento económico que constituyen gran parte de las iniciativas incluidas en su programa de gobierno.

– ¿Qué implicancias concretas para las empresas y los consumidores tiene esta deuda pública?

-La mayor deuda pública terminará reduciendo nuestra clasificación internacional de riesgo de crédito, tal como ya lo han advertido las agencias internacionales. Una menor clasificación de riesgo tiene implicancias directas sobre el costo del endeudamiento, tanto público como privado. Si baja la clasificación de riesgo de Chile, tanto empresas como personas enfrentarán tasas de interés más altas. Esto implica menos inversión, créditos hipotecarios más caros y menos abundantes, y créditos de consumo para vacaciones o para comprar televisores, refrigeradores o autos que dejarán de ser accesibles para un importante grupo de familias de clase media.

– Ud. advirtió que podría bajar la clasificación de riesgo del país y algunas agencias también lo están señalando. ¿Ve posible ese escenario, cuándo y en qué circunstancias?

-De no mediar un fuerte movimiento de timón por parte del ministro de Hacienda, es altamente probable que antes de un año la clasificación de riesgo país sea reducida.

– En su opinión, ¿qué razones explican que Chile crezca por tercer año consecutivo en torno o bajo el 2%, algo inédito en décadas?

-Las condiciones internacionales para todos los países latinoamericanos y para los países exportadores de commodities se han deteriorado, y esa es parte de la explicación del bajo crecimiento. Sin embargo, por sobre eso se encuentra el trabajo sin pausa de la retroexcavadora de la Nueva Mayoría que está socavando los pilares institucionales que han permitido a Chile crecer a tasas elevadas hasta antes de este gobierno. No es coincidencia que Chile sea el país de peor desempeño económico entre los miembros de la Alianza del Pacífico, y que nuestro crecimiento crezca por tercer año consecutivo más de un punto porcentual por debajo del promedio mundial.

deuda pública de chile 1993-2015