En conversación con “El Líbero”, el ex candidato presidencial critica a Alejandro Guillier y le recomienda a Sebastián Piñera retirar el proyecto de nueva Constitución de Bachelet.
Publicado el 14.03.2018
Comparte:

Por estos días el ex diputado y ex candidato presidencial, José Antonio Kast, ha pasado en reuniones con adherentes y dirigentes políticos. Se aventura a la conformación de un nuevo movimiento, es por eso que hoy viajará a Concepción a agradecer a quienes lo apoyaron en campaña, pero además para recibir miradas que aporten en el proyecto.

Aún así, no se desconecta del acontecer nacional. En conversación con “El Líbero” analiza los desafíos del nuevo gobierno de Sebastián Piñera, cuál a su modo de ver son las prioridades para que Carabineros salga de la crisis, y su posición con respecto a los alegatos que parten en La Haya la próxima semana.

– ¿Qué proyección hace del gobierno de Sebastián Piñera?

– Primero decir que estoy feliz que se haya ido la era Bachelet y estoy expectante de lo que va a hacer el gobierno de Sebastián Piñera, ya que creo que es un gobierno que tiene muy buena proyección en la media que adopte medidas que vayan a solucionar las urgencias sociales de las personas como prioridad número uno. Si el gobierno se entrampa mucho en debates políticos como el de la nueva constitución de Michelle Bachelet caería en un error, de hecho creo que se debe retirar este proyecto que dejó a última hora. Asimismo si se enfrasca en la discusión valórica de élite se perdería el tiempo, cuando es urgente recuperar el tiempo perdido por el gobierno anterior para resolver las urgencias sociales. El presidente Piñera hace muy bien en poner la urgencia social del Sename y la salud. Además no hay que olvidar el Transantiago, que es un drama humano que se vive día a día y que, gracias a las gestiones judiciales y administrativas que se hizo el gobierno de Bachelet no se pudo licitar ese traje a la medida para unos pocos a última hora. Espero además que se enfrente el terrorismo con toda la fuerza de la ley. También hay otra urgencia social para la clase media que es el tag de las autopistas. Ese un tema que va cada día irrita más a los chilenos, ya que se paga por un servicio que se prometió que iba a ser de alta calidad y se termina pagando mucho para estar en un taco. Todos queremos una mejor calidad de vida y hay que sacrificarse para ello. En estos temas hay que anticiparse, antes de que sean tomados de mala manera por la izquierda ideológica y que vayan generando tensión y odio. La izquierda busca el conflicto, anticipemonos y quitemosle de las manos las posibilidades que ellos ven para generar conflicto en la sociedad chilena.

– ¿Qué le parecieron las cinco prioridades que planteó el Presidente en su discurso inicial?

– Yo creo que van en la línea correcta. Cuando en la Fundación Influyamos hicimos el proyecto “Habla Chile” las primeras urgencias sociales eran la salud, la seguridad ciudadana, la educación y a eso se sumó como una bofetada en el rostro para el gobierno el tema del Sename. Por lo tanto, yo creo que esta bien puesta esa urgencia social. Además yo agregaría el tema de la corrupción, el nepotismo, los apitutamientos, operadores políticos y también los temas de la previsión, transporte público y las autopistas concesionadas.

– ¿Cuál a su modo de ver es lo más urgente?

– Pienso que cada ministerio debe asumir un rol prioritario, más que un comité político, haría un comité de seguridad ciudadana. Así como el presidente ha llamado a un gran acuerdo por la infancia, también pondría prioridad número uno al tema de la salud. Entonces seguridad ciudadana, salud e infancia son los objetivos prioritarios a resolver en los próximos meses. Insisto, además, que hay que avanzar en todo esto pero sin descuidar el tema de la corrupción, el nepotismo y el tema del apitutamiento. Nosotros tenemos que dar una señal absolutamente distinta a la que tuvo la Nueva Mayoría, que era el bienestar de unos pocos que habían accedido al poder. Nosotros necesitamos un Estado austero y apuntar a bajar la carga tributaria en este país.

Carabineros

– El Mandatario aterrizó en La Moneda con la renuncia del General Director Bruno Villalobos ¿Cómo lo ve?

– Yo valoro que el general Villalobos haya presentado su renuncia a Sebastián Piñera, habría sido un despropósito que se la hubiese presentado a la ex Presidenta Bachelet. Si bien quizás hubiese sido lo más fácil -porque habría sido un “miren yo llego hasta aquí, ahora jubilo y quedo tranquilo frente a lo que está pasando en la institución”-,  Bachelet hubiese tenido la posibilidad de nombrar al sucesor pese a que se iba del gobierno. A mí eso me habría parecido un despropósito y por eso valoro que la renuncia la haya presentado al presidente Piñera. Ahora que Carabineros necesita una mirada de atención mayor, sí, pero esto tiene que ser con los Carabineros. A mi juicio llegar a reordenar, reestructurar, reorganizar, todo con expertos externos sin tomar en consideración principalmente la opinión de los altos mandos de Carabineros, tanto actuales como de épocas anteriores, sería un despropósito. Esta es una gran institución que ha hecho un trabajo increíble por chile. De hecho la gente sigue valorando a Carabineros a pesar de las campanas de desprestigio porque aquí pueden haber algunos que abusaron del sistema, que robaron y que cometieron ilícitos, pero no es la institución en su generalidad, por lo tanto hay que seguir respaldando de manera clara a la institución de carabineros.

– ¿Cómo ve el futuro de Carabineros?

– Si analizamos la imagen global, Carabineros sigue siendo una institución muy destacada. Pero, al pasar del ministerio de Defensa al ministerio del Interior sufrió un desmedro grande en su institucionalidad, ya que pasó de una institución que es jerárquica a un ministerio con una mirada más política. Yo sigo creyendo que sí tiene respaldo de la autoridad y del Ejecutivo de manera firme, responsable y coherente, Carabineros va a seguir siendo una gran institución pero aquí hay muchos políticos que apuntan a que Carabineros deje de ser un institución jerarquizada, ordenada, disciplinada y eso nos asemeja a las policías de toda Latinoamérica que no cuentan con ningún grado de confianza de la ciudadanía. En esa línea, tenemos que seguir respaldando firmemente y darle el lugar  que corresponde a Carabineros. Si alguien agrede a Carabineros, ellos deben poder defenderse o si alguien le dispara a Carabineros también deben poder defenderse. En cualquier país de la OCDE si alguien le dispara o agrede a un policía recibe una sanción drástica y aquí en Chile eso no ocurre.

– ¿Cómo se soluciona el problema?

-Hay que brindar mejor entrenamiento, poner a disposición de Carabineros toda la tecnología, modernización e inteligencia de nivel mundial para que no tengamos que pasar por sistemas de inteligencia autogenerados. Hay países como EEUU, España, Israel y Alemania que tienen tecnología muy avanzada, nosotros no tenemos porque andar inventando algo que ya existe y que está a disposición. Si Carabineros siente el respaldo de la autoridad política, ellos mismos van a ir generando un movimiento interno que va a ir solucionando muchos de los problemas que hoy aquejan a la institución.

La Haya

– Uno de los desafíos más inmediatos de esta administración son los alegatos en La Haya que comenzarán la próxima semana, ¿Qué espera del juicio?

– El país espera una defensa férrea y contundente de la posición chilena. En 2009 el Gobierno de Evo Morales promulgó una nueva Constitución que obliga a las autoridades de ese país reivindicar Antofagasta. Es decir, lo que la Constitución boliviana obliga a su Gobierno es recuperar el territorio que ellos declaran usurpado en la Guerra del Pacífico. Chile debe ser muy claro en denunciar este hecho, que es esencial y crucial, pues lo que la Corte debe saber las verdaderas y reales intenciones de Bolivia al demandar a Chile. Para Chile es inaceptable esta amenaza y espero que nuestros defensores lo dejen muy claro en los alegatos.

– ¿Qué le parece la invitación que hizo el Canciller a parlamentarios de distintos sectores políticos?

– Va en la lógica de recuperar terreno frente al mal desempeño que tuvo la cancillería anterior, pero claramente si los parlamentarios no van a estar a la altura del debate sería mejor no llevarlos. Alejandro Guillier comete un error garrafal de desconocimiento de las relaciones con Bolivia y hace un planteamiento de mar por tierra que es inaceptable. Quizás lo que faltó fue ayudarles a los parlamentarios que viajan en su discurso público porque ellos van a defender los intereses de Chile, no los personales.  

– ¿Cómo evalúa el accionar de Chile en el juicio?

– Esperemos los resultados y luego podremos discutir aciertos y errores. Chile perdió las excepciones preliminares y el ex Canciller Muñoz ha reiterado en distintos medios y épocas que Chile ganará el juicio de fondo. Cualquier resultado que obligue a negociar a Chile es una derrota. Chile no puede seguir perdiendo juicios internacionales, especialmente cuando compromete la soberanía nacional, como la disputa con Perú. Paralelamente, Chile debe abandonar cuanto antes el Pacto de Bogotá. La soberanía no puede quedar en manos de abogados y jueces extranjeros.