En conversación con "El Líbero" el diputado y ex militante de la UDI habla de su aspiración presidencial: "la opción de primera vuelta se vuelve más importante que nunca". Descarta por ahora ir a una primaria de Chile Vamos. Sobre la polémica por las inversiones de Bancard en una pesquera peruana dice que la respuesta del ex Presidente Piñera hoy le parece satisfactoria.
Publicado el 16.11.2016
Comparte:

Manuel José Ossandón y José Antonio Kast pasaron a ser protagonistas en Chile Vamos. Los dos renunciaron a sus partidos y “amenazaron” con participar directamente en una primera vuelta presidencial y no en las primarias de la coalición. Sin embargo, hace algunas semanas el senador anunció que todo había sido una estrategia y que finalmente sí estaría en una primera instancia.

Ahora los ojos están puestos en el diputado del distrito N°24. “Creo que es un error ir con más de un candidato y por eso yo espero que José Antonio Kast actúe con generosidad y con responsabilidad y acepte el poder competir en las primarias”, dijo la senadora y candidata a la presidencia de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe a La Segunda. Además, agregó que “es un tema de voluntad y de responsabilidad política”.

En tanto, el presidente del gremialismo, Hernán Larraín, emplazó al ex UDI y dijo “yo sólo espero que ahora José Antonio Kast que está como ‘llanero solitario’ se sume a este proceso y tengamos una gran primaria de oposición”.

En ese contexto “El Líbero” conversó con el diputado Jose Antonio Kast, quien señala que no ha sido contactado por el presidente de la UDI; “salvo mandarme recados por los medios, no me ha llamado”. Pero agrega que “la opción de primera vuelta se vuelve más importante que nunca”.  “Mientras esas primarias (de Chile Vamos) estén enfocadas solamente en nominar a Sebastián Piñera, y con tres, de cuatro partidos, jugados por esa opción, las primarias tienen nombre y apellido; entonces no veo que haya una competencia real”, sostiene.

– Ya lo han emplazado bastante desde Chile Vamos, y particularmente desde la UDI, su ex partido, a ir a las primarias de la coalición. ¿Ya es una decisión tomada ir a primera vuelta?

– Sí, creo que la opción de primera vuelta se vuelve más importante que nunca, porque lo que yo planteo es un debate de ideas, y ese debate tiene que ser de cara a todos los chilenos, no a un grupo dentro de Chile Vamos. En la situación actual de Chile, con un grado de incertidumbre política basada en la abstención -una distancia de la gente con la política- es clave que haya más personas que se presenten de nuestro sector a debatir ideas. La competencia en una primera vuelta genera más votación para nuestro sector y eso es algo que hoy día no se sabe apreciar bien, a mi juicio, desde Chile Vamos, donde quieren hacer una especie de primaria a la fuerza. Yo encuentro legítimo que se haga una primaria, pero esa primaria tendría que haber sido con características distintas, donde cada partido político hubiese defendido ciertas ideas y no se hubiese priorizado solamente una candidatura. Como eso no se va a dar, creo que la instancia para el debate de esas ideas es ir a primera vuelta.

– Manuel José Ossandón cambió de parecer. ¿Podría hacer usted lo mismo en los próximos meses?

– Yo no sé cuáles habrán sido las razones o motivos que pueda haber tenido él. Por un lado, juntar las firmas y por otro, volver a la primaria. He señalado que lo mío es un proyecto político que va más allá de las primarias y que es para plantear principios e ideas, que se han ido dejando de lado. Aquí la política se ha acostumbrado a darle respuestas solamente a la gente que está manifestándose en la calle, elaborar respuestas en base a lo que dicen las encuestas y creo que el debate tiene que ir mucho más allá; enfrentar ideas diciendo la verdad, lo que uno cree, lo que ha defendido siempre y no solamente acomodarse con respuestas políticamente correctas, por lo tanto yo no veo hoy día la posibilidad de ir a unas primarias que no están dentro de ese objetivo final.

– ¿Habría alguna condición para cambiar de opinión, si es que la UDI le ofreciera algo en específico?

– Creo que mientras esas primarias estén enfocadas solamente a nominar a Sebastián Piñera y con tres, de cuatro partidos, jugados por esa opción, las primarias tienen nombre y apellido, entonces no veo que haya una competencia real, porque la UDI ya definió que su candidato es Sebastián Piñera, más allá que se diga que van a levantar un candidato. La mayor parte de los líderes de RN, han señalado lo mismo y el PRI ha señalado lo mismo.

– Si eso cambiara, ¿habría alguna posibilidad?

– Es que lo que tendría que cambiar es que Sebastián Piñera en marzo dijera que no va de candidato.

– ¿En ese caso sí podría ir a primarias?

– Ahí cambiarían las condiciones, porque claramente los partidos políticos tendrían que levantar opciones identificadas con ciertos principios, ahí lo podría evaluar, pero no puedo dar una respuesta previa, ya que Sebastián Piñera dice que en marzo va a tomar una determinación. Uno también podría traspasarle la pregunta a él, por qué en marzo y no hoy día, pero por ahora mi decisión es llegar en las circunstancias que hoy día están planteadas las primarias, con Sebastián Piñera de candidato, a la primera vuelta electoral.

– La postulante a la presidencia de la UDI Jacqueline Van Rysselberghe dijo que es un tema de “voluntad y responsabilidad política”. ¿Qué le parece?

– Yo creo que la voluntad y la responsabilidad política tiene que ser mirando el panorama político completo, no solamente un debate dentro de Chile Vamos, donde muchos de los que están ahí -no es el caso de Jacqueline Van Rysselberghe- están más preocupados de cuidar sus puestos, que hablar de los temas de verdad. Entonces, en esa línea, hay situaciones que son también de responsabilidad política, como haberse abstenido en el tema del reajuste y de no levantar la voz frente a un paro ilegal al que hoy día nos tienen amarrados los funcionarios públicos. Yo separé los temas, creo que hay bastante nerviosismo en Chile Vamos, porque tampoco tienen certeza de lo que va a ocurrir, ni siquiera tienen la certeza de que Sebastián Piñera al final ratifique su postulación, entonces yo ahí lo que diría es que se cuiden los términos en que se refieren a las personas que pueden tener una postura clara y una visión política de lo que está ocurriendo en Chile, como la que yo planteo.

– En la UDI preocupa que levante una lista parlamentaria paralela a la de Chile Vamos con candidatos descolgados…

– Yo lo que le he señalado a las personas de la UDI que me han consultado de manera personal, porque a pesar de que me hacen muchos llamados por los medios de prensa ningún dirigente formalmente me ha solicitado una reunión para hacerme algún planteamiento. Sí me lo han hecho por los medios de prensa, como Hernán Larraín, que se refirió a mí como llanero solitario y yo le digo que se les olvidó que el llanero solitario era el bueno y que defendía causas justas. No me han hecho un planteamiento y en privado las personas que me lo han planteado, les he dicho que no voy a hacer nada que dañe a la centro derecha chilena en las próximas elecciones. Eso va en la línea de que si hay algún candidato independiente que yo vaya a apoyar, va a ser en lugares en donde no genere una perdida de escaños parlamentarios para la centro derecha, y si eso se da en ciertos distritos, mientras no se produzca un daño objetivo a la centro derecha no tienen de qué preocuparse.

– Hernán Larraín, entonces, no se ha comunicado con usted…

– No, sólo me ha mandado recados por los medios, no me ha llamado.

– ¿Cuál es la razón democrática para no ir a primarias?

– La razón más democrática es que la gente en todo Chile se pueda pronunciar, no solamente un sector, las primarias van a congregar cuánta gente, 1 millón o 1 millón y medio de un universo electoral de más de 10 millones, entonces qué más democrático que eso. Hay gente que dice que se pone en riesgo el triunfo de la centro derecha, yo les diría que miren la historia de las elecciones, qué más competencia, genera más votos y que, en algunos casos, se podría dar que se necesite una competencia más fuerte dentro de la centro derecha para que más gente vaya a votar, si con un 35% de votación, es decir un 65% de abstención, el riesgos para la derecha también es muy alto.

– ¿Cómo pretende financiar su campaña? Ir a primera vuelta tiene más costos…

– Lo primero es decir que va a haber campaña presidencial cuando tenga las firmas, y si las consigo, significa que tengo una capacidad de movilizar personas, incluso más allá de los partidos políticos, porque si uno ve los procesos de inscripción o reinscripción de estos, ninguno ha llegado a juntar 35 mil firmas o más. Como yo creo que junto esa cantidad de firmas, mi capacidad de movilizar voluntarios va a ser mucho mayor que  la de cualquier partido político actualmente vigente y ese es el principal capital que puede tener una candidatura independiente: personas jugadas por un ideal, por un proyecto político. Lo anterior es mucho más fuerte que una campaña en la franja televisiva. Lo otro es que hoy día las redes sociales tienen un impacto bastante más grande de la que tenían antiguamente, entonces todo lo que son las campañas digitales adquieren una importancia mucho más trascendente que en ocasiones anteriores. Entonces es una campaña distinta a la que nosotros estamos acostumbrados, con las palomas y fotos; esta va a ser una campaña mucho más virtual.

– En lo concreto…

– Es lo mismo que tengo hoy día, cien notarías abiertas a lo largo de Chile, encargados de cada notaria que son personas voluntarias, que van día por medio a las notarias, retiran las firmas, convocan a la gente a votar, las “firmatones” las organizan las personas en sus casas, entonces hoy día no requiero -más adelante quizás puede ser que sí- gente que esté al cien por ciento. Incluso para el programa de gobierno tengo a muchas personas en distintas áreas, medio ambiente, salud, educación, seguridad ciudadana, recreación, deporte y agricultura, gente que está elaborando ciertas lineas de trabajo y creo que la campaña va a ser mucho más ciudadana de lo que algunos creen, esto ya no es como las viejas estructuras gigantes que movilizan gente, es muy distinto. Yo tengo esa capacidad de movilizar gente por un proyecto que los partido han ido perdiendo. No tengo dimensionado el monto de la campaña, porque estamos basando nuestra forma de actuar en el tema de las convicciones y del voluntariado.

– Ahora, para que esto sea real, tiene que conseguir las firmas… ¿Cuál es su estrategia para lograrlo?

– Nos pusimos un plazo para reunir las firmas hasta abril, me quedan seis meses para concretarlo. Tenemos las 1o0 notarias a lo largo de todo Chile, personas que se están activando en esas comunas, en grupos que son bastante interactivos, estamos haciendo eventos en casas que les han denominado “firmatones”, hemos realizado actividades en la calle -que las organizan las mismas personas que me están ayudando localmente, se consiguen la participación de un notario- y también la gente ha ido a las distintas notarías a firmar estos patrocinios.

– ¿Qué pasa si no lo consigue, va a ir a la reelección como diputado?

– Tomé la determinación que no voy a ir a la reelección, ni como diputado, ni al Senado, y eso me da una libertad muy grande, porque no dependo de nada. Tengo una convicción total de que esto es lo que hay que hacer.

– Dónde cree usted que está su base de apoyo…

– Está mucho en las personas -no puedo identificar un grupo- que creen que hay que decir la verdad, que hay que terminar con las respuestas políticamente correctas, que defienden ciertos principios esenciales como el derecho a la vida, la familia en base a un hombre y a una mujer, el derecho de propiedad, la libertad, el entendimiento, el mérito. Ahí está mi fortaleza, no he cambiado mi discurso desde que soy parlamentario, siempre he tenido una línea y creo que eso es lo que le falta a la política hoy día, y es lo que veo en las personas que han ido votando por mí, que son de un amplio espectro.

– ¿A quién le gustaría enfrentar de la Nueva Mayoría?

– Ojalá a Jorge Burgos, a Mariana Aylwin, alguien que vuelva a ponerle algo de cordura a este país. Creo que volver a tener una especie de Michelle Bachelet 2.0 reflejada en Alejandro Guillier le haría mal al país, porque estaríamos debatiendo sobre más populismo, entonces ojalá se levanten candidaturas más coherentes entre el discurso y la acción.

Inversión de Bancard en empresa peruana

– ¿Qué le parece la información divulgada sobre la inversión del grupo Bancard, propiedad del ex Presidente Sebastián Piñera, en la empresa peruana Exalmar S.A. ?

– Es parte del viejo ciclo de la política, y eso afecta a los ex presidentes, porque van a tener que dar más cuenta de situaciones que pueden haberles tocado vivir a cada uno, tanto a Ricardo Lagos, de quien uno podría decir el Transantiago, el Puente del Chacao, el MopGate, obviamente va a tener que dar explicaciones; y en este otro tema, he señalado que es parte del viejo ciclo, porque los políticos lo que quieren es más cámara, el gobierno se da cuenta que está por el suelo, los que ejercen los roles representativos de la Nueva Mayoría ya no se sacan ninguna foto con Michelle Bachelet, entonces tienen que encontrar algo que les dé cámara y Sebastián Piñera les da cámara a todos ellos, para bien o para mal, les da cámara y eso tiene que terminar también.  Más allá de lo que digan un par de diputados o alguien, Sebastián Piñera dio una respuesta, hasta hoy, porque uno no sabe el curso que puedan tomar las cosas, que a mí me parece satisfactoria. Algunos levantan la voz diciendo que hay una traición a la patria, y yo creo que hoy día los políticos deberían salir a la calle, ir a los consultorios, a los jardines infantiles, porque ése es el problema real de los chilenos, no lo de Sebastián Piñera. Lo del ex Presidente se va a resolver igual, sea en una elección, en los tribunales o en alguna parte, pero hoy día hay personas que no tienen solución a sus problemas en el día a día.