"Longueira era un senador sumamente activo, de los que tenía opinión sólida en todas las materias, yo discrepé casi siempre con él. Pero no puedo dejar de reconocer que era un legislador serio, al igual que muchos que están de la derecha hoy en el Congreso", asegura el recién renunciado ex presidente de la DC.
Publicado el 08.04.2016
Comparte:

“Me estoy haciendo algunos chequeos médicos, hace cuatro años que no lo hacía, estaba con muchas cosas”, comenta entre risas el senador y ex presidente de la DC Jorge Pizarro minutos antes de iniciar una conversación con “El Líbero”. Pizarro renunció el sábado pasado durante la Junta Nacional  a la presidencia de la tienda, debido a las eventuales formalizaciones de sus hijos por el caso SQM.

Hoy, a casi una semana de su renuncia, el senador explica en profundidad su decisión, analiza cómo quedó el partido tras su partida y aborda los principales desafíos de la nueva presidenta de la tienda Carolina Goic. “Fue una decisión absolutamente política”, comenta.

Además, dice que durante el año anterior  fue criticado de manera infundada por varios dirigentes de la DC.”Cualquiera que tenía un proyecto personal creía que podía fortalecerlo, criticándome a mí en circunstancia que lo único que hacía era debilitar al partido. Y la razón política por la cual yo decido renunciar, es justamente porque no quiero que nadie use como excusa mi presencia para perjudicar las candidaturas del partido en todo el país”, afirma.

Pizarro entrega por primera vez su postura acerca de los últimos casos de financiamiento irregular de la política y de eventual cohecho. El senador respalda a Pablo Longueira y descarta cohecho en el Congreso.

-¿Cómo está la DC después de su renuncia?

-Yo la veo bien, y estoy muy tranquilo porque pudimos aprobar un voto político donde se reafirma toda la gestión que hicimos como mesa durante el año que estuvimos al mando. Segundo, las prioridades internas se trataron con unidad en el sentido de lo que va a ser el refichaje del partido, la forma en cómo vamos a enfrentar la campaña municipal, el configurar un equipo programático que le dé contenido a las propuestas del partido en las municipales, pero proyectándolo a lo parlamentario y presidencial, la relación con el gobierno, quedó claramente definido en que nuestro ámbito de acuerdos políticos está en la centro izquierda, el respaldo al gobierno fue algo categórico. Y me parece que reafirmar la aspiración de un liderazgo de la DC para un próximo gobierno es algo que había que hacer. Y lo otro que me dejó tranquilo, es que la mesa puede tener continuidad en la conducción y el espíritu de unidad que nosotros tanto pedimos en nuestra gestión se vio coronado con las decisiones de la Junta.

-Usted habló de una decisión política.

-Sí, absolutamente política. Ésas son las razones que le estoy dando. Y es producto de lo que recogimos en nuestras regiones del país, hicimos un trabajo fuerte de contacto con las bases. Y las bases partidarias comparten lo que estamos haciendo, a diferencia de lo que eran las voces de algunas dirigentes que no están sintonizados con lo que está pasando en cada una de las comunas.

-Usted habló de acusaciones infundadas, injustas en su contra durante el 2015. ¿A quiénes se refiere?

-No vale la pena referirse, todo el mundo las conoce. Cualquiera que tenía un proyecto personal creía que podía fortalecerlo, criticándome a mí en circunstancia que lo único que hacía era debilitar al partido. Y la razón política por la cual yo decido renunciar, es justamente porque no quiero que nadie use como excusa mi presencia para perjudicar las candidaturas del partido en todo el país.

Durante este último tiempo en la UDI ha habido una tormenta de temas judiciales y ahora, al parecer, viene un tiempo difícil para la DC con eventuales formalizaciones a Marcelo Rozas y al hijo del diputado Roberto León ¿Cómo ve el tema? ¿Se viene una tormenta para la DC?

-Aquí hay que tener la tranquilidad y la confianza de que las instituciones cumplan con su cometido. Lo importante es que se vayan aclarando los temas, mientras menos opinemos de eso mejor.

-Carolina Goic asumió la presidencia y deberá hacerse cargo de este tema, ¿cómo se debe llevar esta situación?

-Si hay cualquier situación, se responde personalmente, y si no, se aplica el código de ética y de conducta que nosotros definimos en la mesa.

-Pero Goic ha esbozado que incluso está dispuesta a pedir congelar militancia en algunos casos.

-El código de ética no lo aplica la mesa, lo aplica la comisión de ética y el tribunal y está claramente establecido en las situaciones que se puedan producir, no hay por qué poner más o menos dureza.

-En el caso de que sus hijos fueran formalizados, ¿estaría dispuesto a congelar su militancia?

-No me referiré más a ese tema, ya dije lo que tenía que decir.

-Goic también deberá hacerse cargo del tema presidencial y liderar este proceso, ¿cuáles son los liderazgos de la DC? ¿Jorge Burgos? A quién apoyará usted, ya no es presidente de partido.

-La mesa nacional tiene que darles garantías a todos quienes quieran participar, para transformarse en un posible abanderado presidencial. Se definirá después de las campañas municipales. Ahí veremos quiénes estarán mejor posicionados.

-¿Cómo quiénes?

-Ojalá tengamos hartos candidatos. Está Yasna Provoste, el ex intendente Huenchumilla, Claudio Orrego, tenemos dos ministras, Javiera Blanco y Ximena Rincón. El ministro Jorge Burgos, el senador Ignacio  Walker.

-Los políticos que fueron financiados por empresas y que legislaron y ejercieron la política en materias que afectan a dichos empresarios, ¿todos son sospechosos cohecho?

-Francamente no creo que antes o ahora haya existido cohecho en el Congreso en el proceso de formación de las leyes, en ninguno de los casos que han aparecido. Por lo menos lo que me ha tocado ver de cerca, siempre he visto un trabajo transparente de opiniones claras, y lo digo porque nosotros en el Congreso recibimos información de todos lados y propuestas de todos lados. Es cosa de ver la reforma laboral, hemos conocido todo tipo de opiniones, representando todo tipo de intereses. Para mí, no creo que exista esa posibilidad, no creo que exista.

-Y en ese sentido, ¿cuál es su impresión sobre la situación de Pablo Longueira y la ley del royalty?

-Yo no vi nada raro ni nada extraño en la tramitación de esos proyectos. Y al revés, Longueira era un senador sumamente activo, de los que tenía opinión sólida en todas las materias, yo discrepé casi siempre con él. Pero no puedo dejar de reconocer que era un legislador serio, al igual que muchos que están de la derecha hoy en el Congreso.

-¿Cree que hay una sospecha general indebida hacia los políticos?

-Así es, hay sospecha indebida. Lamentablemente estamos bajo esta situación. Y lo que hay que hacer para superarla todo lo que ha sido la agenda de probidad y transparencia. Por eso deben ser las instituciones que funcionen.

FOTO: AGENCIA UNO