Su libro fue publicado originalmente en 2014, pero recientemente fue traducido al español gracias a la edición de la Fundación para el Progreso. En esta entrevista con "El Líbero", el académico se refiere al socialismo y entrega su mirada sobre Chile.
Publicado el 15.07.2017
Comparte:

“(Gerald Allan) Cohen utiliza el experimento teórico de un camping socialista para argumentar que el socialismo es mejor que el capitalismo. Voy a seguir el estilo argumentativo de Cohen, aunque usando el Pueblo Imaginario del Club del Ratón Mickey para argumentar que el capitalismo es mejor que el socialismo”, advierte el académico estadounidense Jason Brennan (37) en su libro “Capitalismo, ¿por qué no?”, recientemente en español gracias a la edición realizada por la Fundación para el Progreso, que está a la venta en librerías por $11.900.

La publicación, que data de 2014, es una respuesta del profesor de estrategias, ética económica y políticas públicas de la Universidad de Georgetown, al libro que publicó Gerald Allan Cohen —considerado como uno de los grandes pensadores marxistas del último siglo— en 2009: “Socialismo, ¿por qué no?”. Brennan, quien es titulado en filosofía de la Universidad de Arizona, usa como hilo conductor la serie de dibujos animados de “La casa club de Mickey Mouse” para ejemplificar que en una sociedad utópica, donde funciona el libre mercado, el ser humano “logra ser persona y desarrollarse libremente”. Dicho en otras palabras empleadas por Brennan, logra ser “arquitecto de su vida”.

Brennan, quien ha escrito libros como “Against Democracy” y “The ethics of voting”, ha escrito más de 40 artículos publicados en varios medios internacionales, donde debate sobre la teoría democrática, los fundamentos morales de la sociedad, la ética del voto y el libre mercado, entre otros temas. Además, es un defensor del capitalismo, aunque asume en su publicación que es un sistema que tiene sus fallas. “La diferencia entre Cohen y yo, en esta ocasión, es que yo sé que es imperfecto”, escribe.

El filósofo experto en temas políticos también hace énfasis en que quizás una parte del funcionamiento o no de algunos sistemas, es la suerte. Y lo ejemplifica en el siguiente párrafo: “En 2013 la revista People declaró a la actriz Gwyneth Paltrow como la mujer más bonita del mundo. La belleza de Paltrow la ayudó a hacerse millonaria. Pero Paltrow es bonita, en gran medida, simplemente porque se ganó la lotería de la genética. Ella heredó buenos genes de sus padres buenosmozos. Claro, hizo ejercicio y comió comida sana, pero incluso con esa misma dieta y ejercicios, la mujer promedio jamás podrá verse como ella. Así, la mujer promedio no tuvo el más mínimo acceso a las oportunidades que Paltrow tuvo. Por lo tanto, gran parte de su éxito es suerte”

— ¿Cuándo lee el libro de Cohen y cuándo decide que debe escribir un libro para refutarlo? 

— Cohen tuvo la amabilidad de enviarme borradores de sus dos últimos libros antes de que fueran publicados. Argumentó que en una sociedad perfectamente justa, cada persona también sería perfectamente buena. Encontré ese argumento convincente, a diferencia de muchos de mis amigos e incluso de mi tutor de doctorado. Pero mi problema con Cohen era que no estaba jugando limpio. Es casi como si nunca se le hubiera ocurrido intentar imaginar lo que sería el capitalismo con gente perfectamente buena. Mi problema con Cohen no es que yo discuta su método para hacer filosofía. Más bien, mi problema es que él mismo no pudo emplear su propio método consistentemente y por eso decido hacer el libro.

— ¿Cómo y cuándo se dio cuenta de que Mickey Mouse podía resolver el debate entre capitalistas y socialistas?

— Me di cuenta en 2007 , más o menos, que los socialistas estaban haciendo un argumento falaz. Estaban comparando una forma ideal, imaginaria de socialismo, en la que imaginaban que todo el mundo era perfectamente virtuoso, a diferencia del capitalismo de la vida real, con todos sus defectos. La mayoría de los socialistas, al menos en el mundo de habla inglesa, admiten que el socialismo de la vida real ha tenido un desempeño peor que el del capitalismo de la vida real. Pero ellos todavía creían que tenían el terreno moral alto. Después, simplemente pasó, que alrededor de 2012 me puse a ver “La casa club de Mickey Mouse” con mi hijo, de un año en ese entonces, y ahí me di cuenta de que estaban retratando una utopía capitalista, un sistema capitalista que ningún socialista podría criticar. Fue una cuestión de suerte que me diera cuenta.

– En uno de sus libros, “Against Democracy”, usted menciona que las democracias no son competentes, ¿por qué lo considera así?
 Las democracias generalmente superan a otras formas de gobierno, pero se toman muchas decisiones malas. La razón es simple: la mayoría de los votantes son ignorantes, mal informados e irracionales acerca de la política. Actúan de esa manera porque se enfrentan a malos incentivos. Los votos individuales no importan, por lo que los votantes individuales no tienen incentivos para ser informados o para pensar de una manera racional. Como resultado, los votantes apoyan a partidos y candidatos malos que podemos demostrar que no apoyarían si estuvieran mejor informados.

— Tras los libros que ha publicado, varios críticos los han señalado por tener una mirada elitista. ¿Cuál es su respuesta?

— ¿Es elitista afirmar que alguien que no conoce de economía no debe tener una opinión firme sobre la política comercial? ¿Es elitista decir que alguien que no sabe de plomería no debe tener una opinión firme sobre la plomería? Nunca diríamos a alguien: “No importa si no sabes nada de cirugía, lo importante es que hagas tu corte”. Pero sí decimos: “No importa si no sabes nada sobre política o economía, es importante que votes”.

— Se dice que el capitalismo no se puede implementar en sociedades con altos niveles de desigualdad. ¿Qué considera usted?

— En general, existe una ligera correlación negativa entre el capitalismo y la desigualdad de las sociedades. Los socialistas sostienen que el capitalismo causa desigualdad, pero a largo plazo, los países capitalistas generalmente tienen y desarrollan coeficientes Gini más bajos.

— ¿Cuál es, para usted, el sistema económico que defiende Trump y cómo cree que afectará a Estados Unidos en el futuro? 

—  Trump defiende el mercantilismo, el mismo sistema que Adam Smith refutó en 1776. Los mercantilistas creen erróneamente que los países deben aspirar a la autosuficiencia económica, que las importaciones son malas, que las exportaciones son buenas y que la construcción del ejército es buena para la economía. Por ahora, las políticas favorecidas de Trump ayudarán a una pequeña minoría de estadounidenses en el mejor de los casos, pero perjudican a la gran mayoría de ellos.

— ¿Y cómo ve a Chile?

— Chile ha superado a otros países sudamericanos y tiene un mejor nivel de vida del que otros economistas lo compararían. Y está claro por qué: Chile adoptó una serie de reformas inteligentes, estabilizó y protegió la propiedad privada y abrió los mercados. Pinochet era una mala persona, sí, pero también podemos admitir que hizo algunas cosas buenas, incluso si hizo muchas cosas malas. Pero la cuestión ahora es si el Partido Socialista va a socavar todo y convertir a Chile en otro Brasil, Argentina o, peor aún, Venezuela. Espero que no.