Hacía ocho años que dicho ministerio no contrataba los servicios de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, organismo internacional que recibió $39 millones por realizar informes mensuales de coyuntura política y de la agenda de descentralización que impulsó el ex secretario de Estado.
Publicado el 06.04.2016
Comparte:

La reforma más importante hecha en materia de descentralización desde que se hizo el proceso de regionalización en dictadura”. Así anunciaba el 21 de agosto de 2014 el entonces ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, el ambicioso proyecto del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet en materia de regionalización.

En efecto, la Mandataria organizó una comisión asesora presidencial que redactó una extensa “Propuesta de Política de Estado y Agenda para la Descentralización y el Desarrollo Territorial de Chile”, que permitiría ir hacia “un país desarrollado y justo”.

El millonario contrato de Interior con Flacso, entidad donde trabaja Peñailillo

Un año después, esa agenda de descentralización fue el argumento utilizado por el Ministerio del Interior para contratar por vía directa (sin licitación pública) a la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) por $39 millones, pagados en seis cuotas mensuales entre junio y noviembre de 2015 (Ver contratos del Ministerio del Interior a Flacso).

La disponibilidad presupuestaria la validó el jefe del departamento de Finanzas de Interior, Óscar Pérez, mediante el certificado número 117 del 2 de julio de 2015.

La resolución exenta 3.163 de “asesoría jurídica y legislativa en diversos temas” la firmó el 29 de mayo de 2015 el subsecretario  Mahmud Aleuy, apenas 18 días después de que fuera removido el ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, quien sería contratado cinco meses después por dicho centro de estudios como “investigador sobre los desafíos de Chile para los próximos días”.

Aleuy autorizó la contratación de Flacso para realizar “servicios personales especializados consistentes en la elaboración de informes sobre materias jurídicas propias de control constitucional, así como legislativas y que tienen por objeto colaborar con el cumplimiento del programa de Gobierno 2014-2018”.

El trato directo se justificó en que “no es posible la provisión del servicio” por personal de Interior “por no poseer la experiencia necesaria, puesto que para la elaboración de los trabajos requeridos es necesario contar con una especial preparación en materias propias de derecho parlamentario y constitucional aplicable al caso concreto”.

Los servicios puntuales entregados por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales fueron asesorías en descentralización, “construcción de capacidades de gobiernos locales”, e informes bimensuales y mensuales sobre la coyuntura política nacional y latinoamericana.

La primera adjudicación a Flacso en ocho años

Dicha adjudicación al centro de estudios, además, fue la primera que realizó el Ministerio del Interior desde 2007 -también en el Gobierno de Bachelet-, cuando pagó $24 millones.

Los servicios de Flacso en ese entonces fueron por informes de avance del diseño metodológico de evaluación intermedia de la política nacional de seguridad ciudadana, talleres de actualización de política exterior y gobierno (ver infografía).

Los vínculos de Flacso con la Nueva Mayoría

angel flisfischLa llegada del ex ministro a Flacso no causó extrañeza, ya que su director es Ángel Flisfich, histórico dirigente del PPD que fue subsecretario de Relaciones Exteriores del primer gobierno de Bachelet, mientras Peñailillo era el jefe de gabinete de la Mandataria. Flisfich también fue subsecretario de Aviación y la Marina, embajador en Singapur y secretario pro témpore de Unasur en los gobiernos de la Concertación.

Según versiones de prensa, en el arribo de Peñailillo a Flacso tuvo mucho que ver el ex ministro Enrique Correa, quien lo asesoró comunicacional y políticamente cuando el ex ministro del Interior declaró como imputado en el caso SQM, y se publicaron testimonios de que él habría ejercido presiones sobre el Servicio de Impuestos Internos para impedir que no se investigara a dicha empresa. Correa, además, es integrante del Consejo Académico de Flacso.

En una columna publicada en enero pasado en La Segunda, el crítico de arte Justo Pastor Mellado dijo que Flacso “fue convertida por Correa en retaguardia para la recuperación de ‘combatientes cansados’. La construcción intelectual de las redes de influencia forma parte del trabajo ‘abierto’ de Correa, mientras que la producción de disponibilidad a través de instituciones destinadas a la compensación instala un trabajo ‘hacia adentro’, que genera compromisos y lealtades de área chica”.

Peñailillo declaró como imputado debido a los trabajos que realizó para Asesorías y Negocios (AyN), la empresa de Giorgio Martelli –recaudador de la Nueva Mayoría–, que a su vez emitió facturas a SQM Salar, filial de la compañía. Martelli pagó honorarios a 23 personas que trabajaron en el comando de Bachelet.

contratos de Interior a Flacso