La fundación PROhumana publicó el pasado jueves un estudio en el que revela que hay un interés por parte de las empresas como L’Oréal, Aguas Andinas, Mall Plaza, Grupo Ultramar, Parque Arauco, Codelco, Entel, Paris y Nestlé por establecer mayores vínculos con las personas externas a las compañías y en la importancia de generar un rol de cambio en el espacio que ocupan.
Publicado el 04.06.2017
Comparte:

Las empresas deben ayudar en el desarrollo local, involucrarse más con las comunidades y entablar una relación que no sea sólo transaccional. Esas son algunas de las conclusiones a las que llegaron 47 líderes empresariales que participaron en unas mesa de trabajo organizada por la fundación PROhumana el 16 de octubre del año pasado bajo el nombre “Desmitificando el temor a las Comunidades”. Y sus resultados y evaluaciones se presentaron el pasado jueves en una actividad realizada en el Hotel Sheraton.

Junto a un panel conformado por Clara Budnik, Directora Ejecutiva de Fundación Democracia y Desarrollo; David Noe,Videpresidente de Asuntos y Sustentabilidad de Transelec; Hernán Orellana, Director Ejecutivo del Centro I+D de Telefónica Chile; Iván Chamorro, Gerente de Asuntos Públicos y Responsabilidad Corporativa de Arauco y Leonardo Moreno, Director Ejecutivo de Fundación Superación de la Pobreza, se comentaron los resultados. La conversación fue moderada por Soledad Teixidó, Presidenta Ejecutiva de PROhumana.

La razón por la que PROhumana empezó a realizar este estudio, fue porque Texeidó en conversaciones con empresarios durante la realización del prestigioso Ranking de Sustentabilidad Empresarial se dio cuenta que era un tema que las empresas buscaban resolver. Debido a que, como destaca el documento que pueden revisar pinchado aquí, entre los líderes de diversas compañías existe la tendencia a pensar que vincularse con la comunidad es difícil y muchas veces es vista como un problema. Los motivos que fueron identificados: históricos y culturales, relacionados con el crecimiento del negocio, posturas de soberbia, desinterés y falta de conexión emocinal. “Es un tema importante de abordar porque las empresas son pueden ser sólo actores, porque tienen que asumir un rol de cambio”, consideró Texeidó.

Entre las empresas que formaron parte del estudio realizado en octubre están: , L’Oréal, Aguas Andinas, Mall Plaza, Grupo Ultramar, Parque Arauco, Codelco, Entel, Paris y Nestlé. Un representante (o más) de cada compañía fue parte de un grupo de discusión de no más de 14 personas dirigido por una moderadora, en el que no se discutía sobre el tema más de 90 minutos.   La información se analizó con la técnica de análisis de discurso y de contenido.

Entre los principales problemas destacadss por PROhumana es que la relación con las comunidades se ha vuelto cada vez más intensa, lo cual ha impulsado a las empresas a tener una gestión más defensiva en su relación con ellas. A esto se suma el hecho de que la toma de decisiones al interior de las empresas ha empezado a guiarse por el miedo a la comunidad. Pero tras los resultados el pasado jueves, la intención de los empresarios que participaron, hay interés en cambiar esa dinámica.

“Con muchas comunidades los hemos hecho mal y ahora es una mochila bastante pesada, porque el paradigma está cambiando, no es llegar a la comunidad y decirles hola y chao. La comunidad empieza a expandirse no sólo de una forma directa, sino a través del territorio (…) Lo estábamos haciendo mal porque éramos las propias empresas las que establecíamos una dinámica transaccional, por eso que las comunidades nos demandaban. Ahora la relación es distinta”, consideró David Noe el pasado jueves.

En tanto, la consideración de Clara Budnik fue distinta. “Tenemos que cambiar el lenguaje, porque empresa y comunidad son lo mismo, es una docotomía la diferencia y el temor (…) Hay que trabajar los vínculos”, dijo. En la misma línea Leonardo Moreno manifestó que “el concepto que tenemos de comunidad está elaborado desde el nosotros (la empresa) y estamos equivocados, porque hay que construirlo a partir de otras visiones”. Por ello, Iván Chamorro destacó que una forma de avanzar en este sentido es incentivar las colaboración “Es la clave, es necesario que trabajemos en red, porque es necesario reforzar la relación con los vecinos y comunidad pues existe un gran impacto de estas relaciones en la propia compañía”.