El gobierno tuvo información suficiente para actuar cinco días antes de que finalmente decretara el viernes 20 de enero Estado de Catástrofe en la Región de O´Higgins. El domingo anterior, ya había 37 focos activos en siete regiones del país.
Publicado el 05.02.2017
Comparte:

Cinco días pasaron desde que la Onemi declarara por primera vez “alerta temprana” por incendios forestales, hasta que el gobierno se decidiera a decretar Estado de Catástrofe. Durante esas  cinco jornadas ocurrieron varios acontecimientos que quizás se pudieron amilanar, si es que el Ejecutivo hubiese adelantado su decisión de declarar el estado de excepción en las regiones de O’Higgins y El Maule.

El primer llamado de alerta de la ONEMI

El domingo 15 de enero la Oficina Nacional de Emergencias declaró “alerta temprana preventiva” para la región de O’Higgins por incendios forestales. El informe de la ONEMI señalaba que “por ola de calor entre las regiones de Valparaíso y Biobío, entre los días jueves 19 y sábado 21 de enero, se registrarán temperaturas máximas por sobre el umbral mensual, y un bajo contenido de humedad en los sectores de valle y pre cordillera”.

En forma paralela los incendios también ocurrían en la región del Maule,  producto de lo cual la ONEMI ese domingo también declaró alerta roja para la comuna de Vichuquén. El informe señalaba que ese incendio en particular presentaba “un comportamiento conflictivo, dado las altas temperaturas y el viento que genera nuevos focos, lo que dificulta su control”. Mientras tanto, en la Conaf se informaba que existían 37 focos, entre las regiones de Coquimbo y La Araucanía.

Los noticiarios de televisión del domingo 15 de enero titulaban que buena parte del país se encontraba en alerta por los incendios forestales y esa misma tarde ocurría el primer acontecimiento que daría inicio a la catástrofe: se informaba de la muerte de tres brigadistas de la Conaf, precisamente en la comuna Vichuquén y a través de twitter la Presidenta Bachelet lamentaba el fallecimiento y enviaba condolencias a sus familias.

Las estadísticas de Conaf comenzaban a exhibir cifras alarmantes para el período 2016-2017: un incremento de 1.116% de hectáreas consumidas por el fuego, en relación al rango 2015-2016. Y a las medidas preventivas de las regiones de O’Higgins y El Maule, se sumaba que el lunes 16 la ONEMI declaraba Alerta Temprana Preventiva para la Región Metropolitana y el martes 17 Alerta Roja para la comuna de Hualañé, por un incendio que hasta ese día había consumido mil 100 hectáreas. Además, la alerta temprana preventiva para la región de O’Higgins se actualizó el jueves 19 y el viernes 20 de enero se declaró Alerta Roja en toda la región. Sólo en la comuna de Pumanque se habían quemado 20 mil hectáreas hasta ese día.

Y mientras se comenzaban a extinguir los bosques del sur, recién durante la tarde del jueves 19 de enero la presidenta Michelle Bachelet se reunía con el ministro de Agricultura, Carlos Furche, y con el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, para monitorear por primera vez la emergencia. Sin embargo, las alertas de la Onemi y de Conaf aún no eran suficientes para declarar Estado de Catástofe.

La celeridad en Valparaíso y la lentitud en el sur del país

El domingo 12 de abril de 2014, un día después del incendio forestal que azotó Valparaíso, el gobierno decretó rápidamente Estado de Catástrofe en la ciudad debido a la magnitud del siniestro. Casi tres años después, la reacción del Ejecutivo frente a una tragedia de peores magnitudes era muy distinta. Tuvieron que pasar cinco días para que finalmente la tarde del viernes 20 enero el Gobierno declarara el estado de excepción en la región de O’Higgins y en dos comunas del Maule (Vichuquen y Cauquenes). Durante toda esa semana los incendios aumentaron de 37 a 48 en cinco días y ya eran 16 las alertas rojas en distintas zonas. Sólo esa noche el gobierno convoca por primera vez al Comité Nacional de Operaciones de Emergencia, para el día sábado.

Hasta ese día, ni la Presidenta Bachelet ni los ministros se referían públicamente a los incendios. Sólo el director de la Onemi, Ricardo Toro, señalaba que se estaban realizando las coordinaciones con el ministerio de RR.EE. para “solicitar apoyo internacional a los gobiernos de México, EE.UU, Argentina, Canadá, Brasil, Uruguay y Perú”. En ningún momento se refirió al avión SuperTanker, que a esa altura ya había sido ofrecido de manera gratuita.

Presidenta Bachelet: “En las últimas horas esto creció muy fuertemente”

El sábado 21 de enero, en medio de la recepción a la visita oficial del presidente francés Francois Hollande, por primera vez la Presidenta Bachelet enfrentó las críticas sobre una supuesta tardanza en decretar Estado de Catástrofe. Esa mañana la mandataria le restó importancia a los cuestionamientos señalando que “en las últimas horas esto creció muy fuertemente y por lo tanto nosotros igual estábamos trabajando con todos los medios. Casi al mismo tiempo, el subsecretario Aleuy reconocía en la Onemi algo que horas antes al parecer La Monda desconocía: “Estamos enfrentando el mayor desastre forestal de este país”. Y contrario a la templanza de Bachelet, Aleuy avivaba el fuego frente a las críticas: “Sabemos que este es un año electoral, pero eso no justifica que un ex Presidente, ex ministros y parlamentarios hagan afirmaciones que son falsas y tendenciosas. Y que el único objetivo que tienen, es sacar dividendos miserables”.

Recién el domingo 22 de enero entra en acción el ministro de Agricultura Carlos Furche, anunciando que estaba en vuelo un avión desde España y que el próximo miércoles desde Perú arribaría un helicóptero, además de brigadistas desde México. Mientras tanto, gracias a la medida del Estado de Catástrofe en O’Higgins y El Maule, mil 200 efectivos del Ejército llegaban a ambas regiones a apoyar a los Bomberos.

La Presidenta Bachelet debía viajar a República Dominicana para participar en la Cumbre de la Celac, pero sólo horas antes de emprender rumbo al Caribe, decide quedarse en Santiago. El martes 24 de enero, 10 días de que se inicia “el mayor desastre forestal de este país”, como señaló el subsecretario Aleuy, la mandataria viaja por primera vez a la que hasta ese minuto era la comuna más afectada: Pumanque.

600 mil hectáreas han resultado quemadas, según informó este viernes la Conaf y hasta antes de haberse decretado Estado de Catástrofe, la cifra ya era por sobre las 178 mil,  39 mil hectáreas sólo en la región del Maule y 61 mil en O’Higgins.