Los otros democratacristianos de la Cámara Alta, Andrés Zaldívar, Patricio Waker, Jorge Pizarro y Manuel Antonio Matta, anunciaron antes sus posiciones y votaron en consecuencia.
Publicado el 23.07.2017
Comparte:

“Duro golpe al derecho a la vida da el Senado al aprobar proyecto de aborto, con complicidad de muchos DC que olvidaron humanismo cristiano”, escribió en su cuenta de Twitter el senador de la UDI Hernán Larraín.

Sus palabras dicen relación con el proyecto que busca despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales -riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación-, y que fue aprobado en el Senado. Pero los dardos apuntan principalmente a los senadores de la Democracia Cristiana, quienes fueron cruciales para que gobierno consiguiera un triunfo legislativo.

Para nadie era una novedad que el senador Patricio Walker votaría en contra de la causal de violación, ya que así lo había anunciado semanas antes. “Voy a votar en contra porque estoy convencido de que, más allá de la situación dolorosa de una mujer que fue violada, la verdad es que en su vientre hay un ser independiente”, dijo en Radio Cooperativa. Sus dichos se sumaron a los de Andrés Zaldívar, quien había sostenido que “no hay una manera de poder permitir la interrupción del embarazo porque hay una vida de por medio, ahí lo que hay que hacer es eliminar la responsabilidad penal”.

Pero sus posiciones coinciden con su actuar en el tiempo. El ahora presidente del Senado dijo en una entrevista con El Mercurio en 2013 que “si el día de mañana me dicen que tengo que votar a favor del aborto, no lo voy a hacer aunque sea el Presidente de la República quien me lo diga”. Lo mismo Patricio Walker; cuando era diputado en el año 2006, Marco Enríquez-Ominami presentó un proyecto que permitía a las mujeres intervenir el embarazo en las 12 semanas desde la concepción. “Tenemos la esperanza que los diputados que presentaron ese proyecto sean los únicos que lo aprueben, porque de lo contrario nosotros pediremos revisar nuestra permanencia en la Concertación”.

Zaldívar y Patricio Walker no votaron la primera causal (riesgo de vida de la madre); Zaldívar aprobó la segunda (inviabilidad fetal) y Walker la rechazó; y ambos votaron en contra de la tercera (violación).

Si bien la Nueva Mayoría no contaba con esos votos, había incertidumbre sobre qué pasaría con los otros parlamentarios DC en la votación. Jorge Pizarro había dicho en 2015 a Emol que “estamos dispuestos a este debate” y en la DC sostenían que el senador votaría a favor de las tres causales, tal como ocurrió.

En el caso de  Manuel Antonio Matta, quien durante la tramitación en general se abstuvo frente a la idea de legislar, también había incertidumbre. Lo cierto es que el parlamentario se ausentó y, manteniendo su línea, no votó.

La voltereta de Carolina Goic e Ignacio Walker

La mayor duda estaba puesta en los senadores Ignacio Walker y Carolina Goic. El primero había sido completamente hermético en cuanto a su posición sobre la tercera causal y la senadora en los últimos días no se había referido al punto.

Lo cierto es que sí lo habían hecho en años anteriores y sus posturas no eran coincidentes. El senador Walker dijo en febrero de 2015 a La Tercera que “creo que hay que sincerar los términos del debate, hay que llamar las cosas por su nombre, y quiero ser claro en esta materia: el proyecto de ley del gobierno, más que despenalizar la interrupción del embarazo en tres casos, lo que hace es legalizar el aborto en tres casos” y en enero de este año, en entrevista con 24 horas, señaló “no estamos discutiendo sobre legalizar el aborto. Si así fuera, yo votaría en contra, y casi la totalidad de los senadores DC también”. En definitiva aprobó las tres causales.

Lo mismo la senadora Goic, quien el 31 de mayo de 2014 en Emol sostuvo que “en el caso de peligro de la vida de la madre eso está resuelto, si tenemos que establecerlo en la ley, cuando producto de querer salvar a la vida de la madre se pone término al embarazo. Incluso hay un proyecto de senadores DC en esa línea. En el caso de inviabilidad fetal también es razonable dar el espacio para la decisión, con todos los resguardos médicos. No así en el caso de violación, ahí sí hay una vida y tenemos que buscar formas de protegerla y asumirla”. Pese a que en ese entonces no apoyaba la tercera causal, esta semana votó a favor de las tres causales en discusión. La senadora dijo que “no soy partidaria del aborto, pero creo que aquí hay tres causales a las que no nos podemos negar. Mi foco es que les demos la mano a las mujeres que en estas tres causales las enfrentan solas y con el temor de la pena”. 

La tercera causal del proyecto de ley que dice relación con la violación se aprobó con 18 votos a favor y 16 en contra. La mínima diferencia hizo que los focos se pusieran en la DC, ya que sus votos finalmente fueron fundamentales a la hora de que el proyecto haya sido aprobado. El hecho de que el senadores Walker y Goic votaran a favor permitió que el gobierno de la Nueva Mayoría pudiera pasar el proyecto al tercer trámite legislativo.