El académico de la UC y escritor afirma que los gobiernos de la región con “fuerte acento neo marxista, post marxista, han perdido mucha fuerza”, pero advierte que pueden renacer en el mediano plazo. Como nuevos líderazgos de otro signo visualiza a Macri y Piñera.
Publicado el 31.12.2017
Comparte:

Hace pocos años, Sudamérica hacía noticia por tener presidentas mujeres socialistas en Brasil, Argentina y Chile con Dilma Rousseff, Cristina Fernández y Michelle Bachelet, respectivamente; pero con la derrota de ésta última Mandataria se configura un nuevo rumbo político en la región.

La llegada de Mauricio Macri, de Michel Temer y ahora de Sebastián Piñera configuran un trío de liderazgos de centro-derecha, que podrían reencauzar las relaciones regionales, en que el chavismo ha perdido la fuerza de antaño debido a la profunda crisis política, social y económica que enfrenta el régimen de Nicolás Maduro.

Este nuevo escenario en la región es analizado para “El Líbero” por el historiador Joaquín Fermandois, profesor del Instituto de Historia de la Universidad Católica de Chile, autor de numerosos libros y uno de los intelectuales públicos más influyentes en Chile.

-¿Ve un cambio de tendencia política en América Latina?

-Evidentemente, en los últimos tres años se ha debilitado el neopopulismo, que fue todo un fenómeno latinoamericano y de la Europa del sur del mediterráneo (Grecia, España y algo en Italia), pero no en el resto del mundo, algo curioso. Tiene un fuerte acento neo marxista, post marxista, no sabría bien como clasificarlo. Ha perdido mucha fuerza, pero conociendo la historia latinoamericana es algo que puede renacer. Es una especie de hidra de mil cabezas. Va a volver en algún momento en el futuro. Eso no quita que Evo Morales va a seguir en Bolivia, que el régimen de Maduro continúe por años, pero la irradiación ideológica, el magnetismo se perdió, y que sea una nueva fórmula tampoco. Es una dictadura de un sistema. En Nicaragua seguirá Daniel Ortega, pero el magnetismo que en algún momento dio orientación en la política… eso se fue por un tiempo, no es para siempre.

-Raúl Castro dice que dejará la presidencia en abril. ¿Cambiará algo en Cuba?

-Ese cuento no lo creo. Él seguirá con el poder. Hay un tema de la edad, que crea límites al ser humano. A lo mejor Raúl está recogiendo esa realidad. En esos regímenes comunistas los que mandan son el partido y las Fuerzas Armadas, y él se mantendrá a cargo de los dos. Además, el liderazgo de ese régimen lo ha tenido una familia y él seguirá representándola, como la tradición de los Trujillo y Somoza. En Nicaragua el Presidente es Ortega  y su mujer es la vicepresidenta. No es algo extraño. En Zimbabue le pararon el carro a la mujer del Presidente. Es África pero hay alguna analogía.

Fermandois: “En esos regímenes comunistas los que mandan son el partido y las Fuerzas Armadas, y Raúl Castro se mantendrá a cargo de los dos”

– Bachelet volverá a La Habana en enero a reunirse con Raúl Castro. ¿A qué se debe esa visita?

-Es un mensaje ideológico, de que su corazón está allá. Sus razones están en otra parte, pero su corazón está en Cuba y también con el régimen de la RDA. A lo mejor las convicciones que ella formula de manera expresa cuando le preguntan qué piensa en política no va a pensar como esos regímenes, pero tiene un corazón, parte de sus sentimientos está en eso. Nunca ha condenado el muro de Berlín. Tiene una lealtad hacia ese sistema. Es parte de un recuerdo, no de un proyecto.

– ¿Cómo incidirá en la región la llegada de Piñera a La Moneda?

– Creo que será algo positivo, siempre que proyecte más allá de una fórmula económica. La idea de una convergencia de una economía de mercado de acuerdo a las realidades, y una afirmación de más democracia. El gobierno anterior de Piñera tuvo que enfrentar una situación de posible aislamiento pero lo manejó bien, aunque no proyectó una idea política. En estos momentos en América Latina, si bien el neopopulismo está en retirada, tiene un vacío que lo podría llenar Argentina si Macri fuera reelecto, pero también es un gobierno que no tiene un gran mensaje político. Los historiadores somos reacios a creer que las cosas cambian de la noche a la mañana. Esto se ha producido fundamentalmente por la crisis en Brasil. Creo que fue un grave error de la política brasileña haber destituido a Dilma Rousseff. No necesitaban hacerlo. Fue un grave error porque debilitó a todos y creó un vacío de poder que no ha sido llenado. Maduro tiene suerte que haya pasado eso, porque Brasil no ha creado un liderazgo en A. Latina.

Fermandois: “En estos momentos en América Latina, si bien el neopopulismo está en retirada, tiene un vacío que lo podría llenar Argentina si Macri fuera reelecto”

– ¿Con Piñera Chile podría convertirse en un referente en la región?

-Sí, creo que la gente quiere a Chile. La idea del modelo chileno está más debilitada, pero en general se le mira con cierta aprobación, y los juicios sobre Chile están permeados sobre cómo se aprecian las reformas económicas de fines de los 80 y 90′. Quienes condenan todo como neoliberalismo no les gusta el caso de chileno, pero una parte de América Latina lo aprueba. En ese sentido, Chile sigue siendo un punto de referencia. La elección de Piñera fue seguida con mucha atención en el continente, más que la primera elección de 2010, porque en este contexto, el cambio de Chile, que había tenido protestas y movilizaciones importantes, llamó la atención que haya retornado al camino de la democracia del 90 hasta ahora.

Fermandois: ” Chile sigue siendo un punto de referencia. La elección de Piñera fue seguida con mucha atención en el continente”

– ¿Si el neopopulismo está en retirada temporal, qué nuevas tendencias políticas ve en los próximos años? 

-Los sistemas democráticos tienen que lograr una cierta consolidación, ya sean de centro izquierda o centro-derecha. Deben mantener un cierto camino que combinen lo social y económico, que haya cierta estabilidad. Ese es el juego que vendrá ahora. ¿Qué pasará en Brasil si Lula es presidente de nuevo, tomará un curso más radical o  asumirá esta nueva tendencia? Es algo importante que definirá lo que viene.

Fermandois: “Qué pasará en Brasil si Lula es presidente de nuevo, tomará un curso más radical o  asumirá esta nueva tendencia? Es algo importante que definirá lo que viene”

 

– ¿Por qué está en retirada el neopopulismo?

-Son fórmulas basadas en mucha ficción, de que hay un capital que daría respuesta a la necesidad de los pueblos y que está escondido, y que ellos lo van a sacar, castigar a los culpables y harán un gran reparto. Eso siempre es limitado. El populismo descansa en una cierta movilización de los partidarios y una polarización, porque eso los fortalece, pero eso funciona por un tiempo. El caso de Venezuela hace tiempo se agotó y ahora pasaron a ser una dictadura. Se va a mantener aunque el país se siga cayendo a pedazos.

– ¿A quiénes visualiza como los próximos líderes regionales?

-Macri si se afirma y es reelecto será una de las figuras. Piñera en segundo lugar.  Si Argentina se consolida tiene más peso que Chile. En América Latina resultan los liderazgos cooperativos y asociativos, una cierta convergencia.