En conversación con "El Líbero", el ex canciller se refiere a la llegada de José Miguel Insulza al equipo de defensa de Chile ante La Haya. Si bien valora su nombramiento, explica que la salida de Bulnes deja un vacío importante, que tendrá que ser llenado.
Publicado el 26.11.2015
Comparte:

“Su renuncia fue compleja”, afirma a “El Líbero” el ex canciller Hernán Felipe Errázuriz cuando se le pregunta por la renuncia del ex agente de Chile ante la Corte Internacional de la Haya, Felipe Bulnes, la cual se dio a a conocer públicamente el pasado lunes. Bulnes -quien fue reemplazado por el ex ministro y ex secretario general de la OEA, José Miguel Insulza– planteó al presentar su renuncia que se debían restablecer “cuanto antes” la “cohesión y unidad” en el equipo de defensa chileno.

En conversación con este medio, Hernán Felipe Errázuriz, se refiere a la salida de Bulnes y a la llegada de Insulza como nuevo agente. Si bien explica que ve de forma positiva el nombramiento del ex secretario general de la OEA, afirma que no comparte la renuncia de Bulnes.

“Creo que efectivamente él (Bulnes) se sintió cuestionado en el fallo que a él le tocó dirigir. Personalmente yo no le encuentro razón, porque uno en el servicio público tiene que estar abierto a la crítica”, dice, y agrega que “ciertamente que queda un vacío, el vacío de un litigante notable como es Felipe Bulnes, que tiene que ser llenado”.

Además, Errázuriz analiza el trabajo de la Cancillería durante el proceso del juicio ante La Haya. “La Cancillería tiene una infraestructura, relaciones diplomáticas en el exterior, acoge embajadas en Chile, Bolivia tiene una tercera parte del servicio exterior que nosotros tenemos, menos de la mitad de las embajadas que Chile tiene en el exterior, creo que hay una infraestructura disponible, pero eso necesita también una persona que complemente la dimensión estrictamente jurídica con la dimensión política”, afirma.

-¿Qué le parece la renuncia de Felipe Bulnes al equipo jurídico de La Haya? Usted afirmó que se “lo había tomado de forma muy personal”.

-La renuncia pudo haber sido complicada, pero se logró una muy buena salida con el nombramiento de José Miguel Insulza. Creo que él tiene una capacidad de comunicación, de dirección, un prestigio internacional, una habilidad política que va a permitir fortalecer la defensa chilena. La renuncia del agente Bulnes, naturalmente es una complicación, pero fue muy bien sorteada, positivamente.

-Pero al margen de la llegada de Insulza, ¿la renuncia de Bulnes fue compleja?

-Su renuncia fue compleja. Creo que efectivamente él se sintió cuestionado en el fallo que a él le tocó dirigir. Personalmente yo no le encuentro razón, porque uno en el servicio público tiene que estar abierto a la crítica, tiene que estar abierto al cambio de opiniones y su opinión, muy valiosa, y sus servicios excepcionales, porque efectivamente logró despejar la petición principal de Bolivia, que era terminar esta negociación con una cesión de soberanía y eso quedó eliminado.

-Insulza se ha destacado, mas bien, por su trayectoria política e internacional. ¿Será un agente político más que jurídico?

-José Miguel Insulza tiene un desempeño y una experiencia internacional que pocos o ningún chileno ha tenido en la época contemporánea, él es abogado. Ciertamente que queda un vacío, el vacío de un litigante notable como es Felipe Bulnes, que tiene que ser llenado. Y eso significará, me imagino, fortalecer el equipo que hoy día queda desprovisto de esta capacidad que tenía el agente Bulnes.

-¿De qué forma se fortalece el equipo?

-Habrá que buscar un litigante experto en derecho internacional para llenar ese vacío, y especialmente considerando que hay una parte importante del equipo que es especialista en derechos humanos. Como es el caso de Mónica Pinto y otros participantes. Entonces yo creo que hay que reequilibrar ese equipo con gente que tenga más experiencia y más desarrollo en el tema de derecho internacional público, propiamente tal.

-En ese sentido, ¿fue una pérdida que Bulnes haya dejado el equipo?

-Bueno, es un equipo muy amplio, que perfectamente eso se puede suplir. El déficit que se atribuía a todo esto era comunicacional, de diplomacia pública que se cubre perfectamente con José Miguel Insulza.

-Bulnes afirmó que existía falta de cohesión en el equipo chileno como una de las razones de su renuncia, ¿cuál es su impresión?

-Yo no participo de esa opinión. Esta ha sido una apreciación personal respetable, porque la sensibilidad del protagonista es la que más vale. Yo soy una persona que analiza externamente, pero creo que él tuvo todo el apoyo imaginable, y sin distinción de su opción política, de ubicación en la sociedad civil, de ex ministro, entonces ése punto no lo entiendo, pero él tiene una sensibilidad especial y así lo sintió, respetable.

-Durante este proceso han surgido una serie de críticas hacia la Cancillería debido al manejo comunicacional del juicio, ¿cómo lo ve usted? ¿Tiene responsabilidad la Cancillería?

-Aquí hay un punto que hay que señalarlo, la Cancillería tiene una infraestructura, relaciones diplomáticas en el exterior, acoge embajadas en Chile, Bolivia tiene una tercera parte del servicio exterior que nosotros tenemos, menos de la mitad de las embajadas que Chile tiene en el exterior, creo que hay una infraestructura disponible, pero eso necesita también una persona que complemente la dimensión estrictamente jurídica con la dimensión política. Sabemos que en todos los procesos hay una dimensión política, que en este caso, puede aprovecharse en los instrumentos de la Cancillería. Yo veo muy positivamente el nombramiento de José Miguel Insulza.

-En ese sentido, ¿cree que este juicio ha tomado una dimensión política más que jurídica?

-Obviamente ése ha sido el propósito de la demanda boliviana. Ha sido una demanda muy política, para crear una presión internacional fuerte que obligue a Chile a negociar. Ésa es, sin duda, una de las características de todo este proceso.

-¿Y eso es bueno o malo?

-Es inconveniente, pero es una realidad, y hay que asumirla.

-Ante este escenario, ¿cuál debería ser el rol y el énfasis que debe tener Insulza?

-Él tiene la prioridad esencialmente jurídica, de eso no tengo ninguna duda. Por eso hemos hablado de si es necesario fortalecer o no el equipo jurídico y abocarse a la contra memoria que debe estar lista me imagino yo en abril próximo, no tan lejos. Hay que traducirla, discutirla, prepararla.

 

FOTO: SOFOFA