Arturo Fermandois logró que el TC fallara que la gratuidad que quiere darle el gobierno sólo a algunos estudiantes es una "discriminación arbitraria", lo que es un duro golpe para una de las reformas emblemáticas del gobierno de Bachelet.
Publicado el 11.12.2015
Comparte:

En un histórico fallo, el Tribunal Constitucional declaró que  la gratuidad que quiere entregar el próximo año el Gobierno a algunos estudiantes de educación superior es una “discriminación arbitraria”, lo que asestó un duro golpe a una de las emblemáticas reformas de la Presidenta Michelle Bachelet.

En cuanto a los denominados ‘requisitos de elegibilidad’ para que accedan a la gratuidad los estudiantes matriculados en las universidades privadas que no pertenecen al Consejo de Rectores, institutos profesionales y centros de formación técnica, “el tribunal acordó acoger la pretensión de inconstitucionalidad por 6 votos a 4 y por 7 votos a 3 en uno de ellos (triestamentalidad), en función de la alegación de discriminación arbitraria formulada por los requirentes”.

El secretario del TC, Rodrigo Pica, explicó que esos requisitos se refieren a que “se elimina de la glosa algunos de los requisitos para que dichas instituciones (universidades que no están en el Cruch, CFT e institutos profesionales) accedan al régimen de gratuidad”.

En cambio, respecto de  la “solicitud de inconstitucionalidad fundada en que este asunto no podría ser abordado en la ley de presupuestos, el tribunal rechazó la pretensión de inconstitucionalidad en empate de votos, con el voto dirimente del Presidente del Tribunal”.

Tras conocer la noticia, la Presidenta Bachelet convocó a una reunión de emergencia en La Moneda, a la que asistió el ministro de Hacienda y la ministra de Educación. Posteriormente la Mandataria señaló que el gobierno presentará a la brevedad fórmulas adecuadas para que los alumnos que deben postular a fin de mes a las universidades tengan claridad sobre la situación que enfrentarán.

Para abordar este fallo, “El Líbero” conversó con el abogado que representó a los parlamentarios de la oposición que presentaron el recurso, Arturo Fermandois.

-¿Qué falló, en el fondo, el Tribunal Constitucional?

-Falló que las glosas incorporadas a la gratuidad infringen la Constitución en la parte de la elegibilidad de las instituciones que recibían los beneficios para los alumnos. No conocemos el detalle en el texto pero así se pidió y así se falló en una votación de seis votos contra cuatro.

¿Significa que el gobierno no puede discriminar a los alumnos según el tipo de institución académica?

-No sabemos bien pero lo probable es que el TC sostenga que so pretexto de requisitos de elegibilidad de las instituciones, llámese acreditación, organización jurídica, no se puede discriminar a los estudiantes con igual vulnerabilidad. Lo  probable es que ese sea el razonamiento del fallo.

-¿Qué se decidió sobre utilizar la glosa presupuestaria?

-El tribunal rechazó el argumento de la inconstitucionalidad de forma, en torno a que la ley de presupuesto no es el vehículo para introducir una reforma de este tipo, pero la rechazó en empate de votos con dirimencia del presidente. Es decir, estamos en una zona que sigue siendo conflictiva.

-¿Qué puede hacer y qué no el Gobierno con este fallo?

-El gobierno, que tiene los fondos aprobados, debe recurrir a los instrumentos legales y administrativos que tenga disponible para distribuir este dinero con los criterios de selección y asignación más prolijos que los que contenía la controvertida glosa.