Trabajó en la Municipalidad de Futrono en 2005 y es fanático de la música. Si bien es independiente, tiene sangre radical en sus venas -descendiente de Enrique Mac Iver- y participó en los primeros cimientos de Evópoli. Hoy es el director Ejecutivo de la Fundación Avanza Chile y un hombre del círculo de hierro del ex Presidente.
Publicado el 02.04.2017
Comparte:

El 15 de diciembre de 2012 era un día especial para Gonzalo Blumel Mac Iver, en ese entonces jefe de la División de Estudios de la Secretaría General de la Presidencia en la administración de Sebastián Piñera. Junto a su grupo de música “Huellantu” haría una presentación para amigos, familia y compañeros de trabajo en una antigua casona en Ñuñoa.

WhatsApp Image 2017-03-31 at 12.15.37Inti Illimani, Víctor Jara, Víctor Heredia, Ángel Parra, Violeta Parra y Silvio Rodríguez cobrarían vida en la voz e instrumentos de este grupo de amigos que llevan diez años de historia y ya un par sin tocar juntos “oficialmente”, por lo que los ensayos fueron arduos.

Entre la vorágine que significa trabajar en La Moneda, Blumel se hacía el tiempo en la noche y los fines de semana para ensayar. Lo hizo durante un año, previo al recital. Era un momento importante (en la foto), tenía que salir todo bien. Vestido completamente de blanco sobre un escenario, tocó la guitarra, el charango y cantó éxitos como “Sambalando”, “El Carpintero”, “Cuando amanece el día”, “El Aparecido”, entre otros. La música lo apasiona y la procedente de América Latina lo cautiva desde el 2001.

WhatsApp Image 2017-03-31 at 12.15.39Es ingeniero civil de la Universidad Católica, hizo un máster en economía en la Universidad de Birmingham, Inglaterra. En mayo cumple 39 años, está casado desde el 16 de octubre de 2004 con la abogada Paulina Larrea y tiene tres hijos: Rosario, Gonzalo y Olivia. Llegó a trabajar al gobierno en marzo de 2010 como jefe de gabinete del ex ministro Cristián Larroulet y en 2014 salió como el Jefe de Asesores del Segundo Piso, cargo de suma confianza del Presidente. “Fue clave su capacidad de gestión para dar el salto”, dicen en su entorno.

Hoy es el Director Ejecutivo de la Fundación Avanza Chile y tiene un rol “preponderante” en la campaña presidencial que asumió Sebastián Piñera -hace algunos días- para regresar a La Moneda. Si bien Blumel en la actualidad es uno de los hombres del círculo de hierro del ex Mandatario, no lo conoció hasta comenzar a trabajar en La Moneda.

WhatsApp Image 2017-03-31 at 12.15.36No es militante de un partido político, pero fue simpatizante de Evópoli, y por sus venas corre sangre radical. Es hijo de Juan Enrique Blumel y Leonor Mac Iver, descendiente directa de Enrique Mac Iver, uno de los fundadores del Partido Radical. “Es el tatarabuelo de Gonzalo”, dice un miembro de su familia. Tiene tres hermanos, dos hombres y una mujer. Él es el tercero.

Nació en Talca, pero estudió en Santiago. Primero en el colegio particular subvencionado Inmaculada Concepción de Vitacura y luego en los SSCC Manquehue. Desde ese tiempo, su pasión por la música era evidente –dicen en su familia-, tocaba guitarra en reuniones familiares, en fogatas y posteriormente en un coro de una parroquia. Tanto así, que cuando estaba en la universidad fue paralelamente alumno de la Escuela Moderna de música, donde “perfeccionó” sus conocimientos con ese instrumento. “Es una persona que sale totalmente de los esquemas tradicionales que se asocian al sector político del que pertenece”, comentan sus cercanos.

Al servicio del país

WhatsApp Image 2017-03-31 at 20.11.57Una vez que terminó la universidad, se casó con Paulina y en busca de nuevos desafíos postuló al programa “Jóvenes al Servicio de Chile” de la Fundación Jaime Guzmán. Así, el año 2005, su vida familiar y política se comenzó a forjar en Futrono, en la región de Los Ríos. Asumió el cargo de secretario de planificación de la municipalidad. Hizo buenas “migas” con el alcalde -recién electo en esa época y con quien sigue en contacto hasta hoy- Jorge Tatter (en la foto junto a Blumel caminando por Futrono) y además por el mismo programa llegó a vivir a la zona Ignacio Guerrero, ingeniero comercial de la UC, quien ocupó el cargo de Administrador Municipal. Según Guerrero, pese a que él era jefe de Blumel, nunca “tuve que preocuparme de su área, era un muy buen gestor y desarrollador de proyectos. Pasamos a ser la Municipalidad de la región que más se ganó fondos del gobierno para hacer cosas en la zona”.

gonzaloblumelEn su familia dicen que siempre le gustó la política, pero en su paso por Futrono (en la foto) empezó a “entender” cómo funcionaba. “Le tocó relacionarse con intendentes, consejeros regionales, esa fue su gran escuela”, cuentan.

Pero, entre la lluvia y frío del sur, le faltaba algo. No encontró un profesor de guitarra en Futrono, pero sí en Valdivia, a aproximadamente 100 kilómetros. “Conoció a un profesor del conservatorio, entonces viajaba dos horas y media de ida y dos horas y media de vuelta en bus. O sea, estaba una hora en clases, y viajaba cinco. Lo hizo todos los sábados mientras estuvo allá”, cuenta un familiar.

Si bien la música es una de las cosas que realmente lo mueven, también es un “gran lector” y admirador de Mario Vargas Llosa. Entre sus lineamientos, según sus compañeros de Avanza Chile, está el principio de la “justicia”.

En septiembre de 2007, con su hija mayor Rosario con sólo un mes de vida, viajaron junto a Paulina a Inglaterra para hacer un máster. La aventura duraría un año. Un amigo dice que “su señora, la Paulina, es fundamental en todo lo que ha logrado Gonzalo, lo apoya en todas las decisiones que toma, ella es muy aperrada”.

LyD y el Gobierno

Cristián Larroulet es “su gran maestro, lo admira muchísimo”, cuentan sus amigos. Cuando Gonzalo llegó a Chile comenzó a trabajar en Libertad y Desarrollo, en el programa de Medio Ambiente, dirigido por Luisa Covarrubias. Larroulet era el director ejecutivo. Si bien no eran del mismo equipo, a Gonzalo le interesaba la política, entonces lo ayudó con la redacción del programa de gobierno de Piñera. Fue lo más cerca que estuvo de la campaña del 2009.

En marzo de 2010, el mismo Larroulet lo llamó para pedirle que asumiera como su jefe de gabinete en la Segpres. Cargo en el que estaría sólo cuatro meses, ya que para el ex ministro de la Segpres era “fundamental” formar una “especie de centro de estudios” o de “think tank” de “calidad” dentro del mismo gobierno. “Le pidió a Gonzalo que se hiciera cargo de la División de Estudios, él tenía un máster afuera y trabajaba en LyD: tenía experiencia”, comentan cercanos a ese gobierno.

GBlumelSegún sus compañeros de trabajo en ese tiempo sufrió la verdadera “metamorfosis” entre el ingeniero y el político. “Lo molestábamos porque él siempre decía que era técnico”, cuentan. Es por eso que formaron el grupo de Whatsapp “Politécnicos” que conformaban Isabel Plá y Claudio Alvarado, denominados los “políticos”, y Gonzalo Blumel, Andrés Sotomayor y Sebastián Soto, que eran los técnicos. Todos miembros del equipo de la Segpres.

El ingeniero, quien fue elegido en 2011 por El Mercurio entre los “100 jóvenes líderes”, ha dicho a sus cercanos que la experiencia que le dio ese cargo fue “extraordinaria”, dado que “desde la Segpres, y principalmente desde el departamento de Estudios, se pueden ver todos los temas del gobierno”. Sus compañeros de ese entonces lo describen como un “muy buen jefe, con gran capacidad de hacer equipos, y extremadamente exigente, le gustan las cosas bien hechas”. Uno de ellos comenta que “con él no hay espacio para las cosas chantas; es de la idea de que no hay que mirar desde las trincheras, si vamos a cuestionar algo, hay que hacerlo con argumentos, con datos que los respalden”.

Pero todo no era trabajo. Según cuentan a este medio, Blumel se preocupaba de generar instancias para conocer a sus compañeros fuera del trabajo. “Nos seguimos juntando hasta hoy, nos hicimos amigos de verdad”, dicen. Incluso, se acuerdan que en algunas “escasas” oportunidades fue junto a Cristián Larroulet a jugar squash cerca de La Moneda. “Lo hacían de madrugada, en una cancha a tres cuadras de la oficina, no sé si les resultó muchas veces”, dicen. Entre ellos había una relación de cercanía y confianza, añaden.

Línea directa con el Presidente

Su trabajo en la Segpres hizo que Piñera pusiera los ojos en él. La División de Estudios era la encargada de hacer informes para el Mandatario sobre “temas estratégicos relevantes, de naturaleza social, económica y política”. Gonzalo estaba a cargo de la coordinación de estos, es por eso que comenzó a tener línea directa con Piñera. Pero además, a fines del 2010, comenzó a participar en los comités de comunicaciones de La Moneda, para entregar información sobre los temas legislativos. En esas instancias –lideradas por el Presidente Piñera y que se realizaba los jueves-, también iban personeros de la Segegob y del segundo piso. Ahí, cuentan sus cercanos, el Presidente “se dio cuenta de sus capacidades”.

 

Entonces, en marzo de 2013, tras la salida de María Luisa Brahm como jefa de asesores del segundo piso –para asumir como ministra del Tribunal Constitucional-, el Mandatario le ofreció el cargo a Blumel. “Él no se lo esperaba”, dicen en su familia. Sin embargo, el abogado Sebastián Soto, comenta a “El Líbero” que “no fue una sorpresa, yo creo que para quienes trabajábamos en la Segpres, la llegada de Gonzalo al segundo piso fue un paso natural para una persona como él; en el sentido de que había trabajado con el Presidente y conocía su estilo, también sabía muchos de los temas que veía el segundo piso”.

En una columna que escribió el mismo Blumel el año 2013, previo a terminar el Gobierno, en el portal Chile B, dice que “tuve la oportunidad de ser testigo de la amplia obra liderada por el Presidente Piñera en las ya tradicionales reuniones bilaterales, que podían ocupar varias tardes de la semana, y en las cuales se revisaban exhaustivamente junto a los ministros sectoriales las distintas iniciativas impulsadas por el Gobierno”.

Eso sí, mientras trabajaba en la administración de Piñera, pasó algunas “rabias”, cuentan sus amigos. Nunca dejó de ir a los conciertos de sus cantantes preferidos, muchos de ellos de centro- izquierda. “El 2012, Manuel García leyó una carta en el Festival de Viña del Mar dirigida a Sebastián Piñera donde alude a los problemas de Dichato y Cabildo; a los niños mapuches y a las movilizaciones estudiantiles; Gonzalo llegó a la oficina muy enojado (ríe); imagínate, fanático del tipo y él con un rol importante en el Gobierno. Finalmente se le pasó, sigue escuchando sus canciones, lo admira mucho en la música”, señala un amigo.

También lo describen como una persona “muy humilde, que sabe escuchar, es por eso que logra que quienes estén a su alrededor consideren su opinión”. Sus ex compañeros de trabajo creen que por eso “tenía –y tiene- mucha cercanía con el Presidente, por su calidad humana y nivel de conocimiento; además es muy bueno para los números y el Presidente también. Eso los afiató muy bien en el trabajo en conjunto”. Es más, cuentan una anécdota: “Gonzalo a todas las reuniones iba con calculadora, porque si no el Presidente le hacía bullying. Al principio llevaba su Iphone porque efectivamente este tiene calculadora, pero al Presidente le gustaba la HP, como buen ingeniero. Gonzalo la llevaba”.

Blumel ha reconocido a sus cercanos que uno de los desafíos más grandes en ese tiempo al mando del segundo piso fue “lograr generar una buena armonía en el funcionamiento del gobierno; ya que todos los ministerios y servicios tienen intereses distintos y agendas contrapuestas, entonces el rol del segundo piso era facilitar la concreción de las prioridades presidenciales y que todo fuera armónico”.

En sus últimos días en La Moneda, en diciembre de 2013, el ex Presidente lo llamó por teléfono y lo invitó a participar como director ejecutivo de la Fundación Avanza Chile. Él aceptó inmediatamente.

Avanza Chile y la campaña

foto_0000000420170322072101Hoy, su pelo está casi completamente blanco. No era así cuando entró al Gobierno. Un amigo dice entre risas que no sabe si “fue producto del curso natural de la vida, o el trabajo hizo que se le adelantaran las canas”. En cualquiera de los dos casos, agrega, las “canas” demuestran experiencia y “eso es lo que ha ganado Gonzalo en este tiempo”. Uno de sus compañeros de trabajo en Avanza Chile añade que “no me atrevería a decir que es un político, pero es una persona que ha aprendido mucho de cómo se hace la política. El ex subsecretario Claudio Alvarado, quien trabajó con Blumel en la Segpres, reafirma la tesis y sostiene que “es un tipo al que le gusta escuchar y que la experiencia en el gobierno, en la primera línea de la política, hizo justamente que incorpore la mirada política en sus decisiones”. Pero justamente esto –comenta otro de sus compañeros- es lo que le ha permitido tener una muy buena relación con los partidos, sobre todo con los del sector, y con los nuevos “intelectuales” ligados a la centro-derecha. “Él es de la idea de que se le dé densidad al debate y a las ideas de centro-derecha; de que se le dé otra mirada, no le gustan los sectarismos; es por eso que se ha hecho muy cercano a tipos que hoy están en los centros de estudios, porque los considera fundamentales”, comentan.

C8CCaRCWsAABT2XJustamente su “transversalidad” es una de las características que el ex Presidente y ahora candidato presidencial valora mucho de él. “Es de las personas que el Presidente Piñera escucha, le interesa su opinión”, comentan desde Avanza Chile a “El Líbero”, pero además “tienen una relación profesional, de mucho respeto; pero también de mucho afecto”. Aseguran que es un “admirador de Sebastián Piñera y de su trayectoria” y que no sólo tiene una buena llegada con el Presidente, sino que también con todo su círculo cercano, como “Cecilia Morel y sus hijos; además por supuesto de Andrés Chadwick y Cecilia Pérez”.

En este momento, Blumel está coordinando los ejes programáticos de la campaña presidencial -en la foto aparece con la comisión de educación de la campaña-,  lo que ha llevado a que algunos comparen el rol que está asumiendo con el que en su momento –en la campaña del 2009- , tuvo su “mentor”, Cristián Larroulet. Sin embargo, amigos de él que se lo han dicho a modo de broma cuentan que no le gusta que se haga el contraste. “Para él Cristián es tremendo, es como su padrino en todo esto, no se compararía jamás con él” y por otra parte, el es un admirador de lo que hizo ese equipo el 2009, ya que piensa que son “el único grupo de centro-derecha que ha ganado una elección presidencial en Chile”, dice un amigo.

En tanto, Cristián Larroulet dice a “El Líbero” que “Gonzalo es una gran persona, de gran capacidad técnica, pero además con una sensibilidad social muy profunda, gran conductor de equipos y que ha hecho un muy buen trabajo en la dirección ejecutiva de la Fundación Avanza Chile”. Y agrega que “por sus dotes de liderazgo, tolerancia y conocimiento en políticas públicas será fundamental en esta campaña”.

Hace alrededor de un año se compró una guitarra eléctrica. Si bien cuentan en su familia que es un nuevo “desafío”, la que más le gusta es la de “madera”; aún así le ha servido para distraerse. Entre la música, los libros y su familia, Gonzalo Blumel pasa su tiempo libre.

Muchos se preguntan, si en la eventualidad de que el ex Presidente Piñera gane la elección, qué rol ocupará. Al ser consultado por sus amigos, él sólo responde: “soy un soldado de la causa”

Crédito foto: Chile B y Diario El Ranco.