El anuncio fue informado ayer a las bancadas de los partidos de la Nueva Mayoría. En el oficialismo recalcan que el Ejecutivo pretende continuar dialogando para alcanzar una postura común frente a las reformas.
Publicado el 16.07.2015
Comparte:

“No estoy seguro de que el cónclave sea el  lunes 20 de julio o la próxima semana”, les dijo el pasado martes el ministro vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, a algunos diputados de la bancada del PPD en un encuentro informal en los pasillos del Congreso. Minutos más tarde, el titular de la Segegob comentó la misma información con otros parlamentarios de las bancadas del oficialismo.

Y es que influyentes fuentes de la Nueva Mayoría confirmaron a “El Líbero” que el Gobierno  decidió ayer postergar el cónclave oficialista contemplado para este lunes 20 de julio. “No hay ninguna señal de que el encuentro vaya a ser el próximo lunes”, afirman senadores del PPD. Hasta ayer en la mañana, eran sólo especulaciones y el Ejecutivo sólo evaluaba esta posibilidad, sin embargo, horas más tarde optaron por aplazarlo.

La decisión fue adoptada ayer pasadas las dos de la tarde e informada a las bancadas de los partidos del oficialismo minutos después. De hecho,  durante el almuerzo de los diputados del PS en el Congreso, el jefe de bancada, Manuel Monsalve, informó que el Gobierno había decidido postergar el cónclave hasta nuevo aviso. Monsalve habría informado esta decisión por encargo de los ministros del comité político, en acuerdo adoptado con los presidentes de los partidos de la Nueva Mayoría.

“A la bancada socialista se le informó por medio de su jefe de bancada que el Gobierno iba a diferir el cónclave por algunos días para procesar de mejor manera los cambios del programa de gobierno, y la bancada acogió esta información y va a proceder a algunas reuniones bilaterales con la DC y el PC para ir tratando el tema del nuevo escenario y el itinerario para los ajutes”, afirmó a “El Líbero”, el diputado del PS, Juan Luis Castro.

Fue la primera semana de julio en que los presidentes de los partidos del oficialismo plantearon a los ministros del comité político realizar un encuentro amplio con el gabinete, con el objetivo de fijar una postura común frente a las reformas. Esto, debido al debate que se generó con respecto a “priorizar” ciertos aspectos del programa ante el escenario económico poco favorable expuesto por el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés.

En este discusión, surgieron dos bloques al interior de la Nueva Mayoría: “realistas” versus “ideológicos”. Los que compartían una visión más “realista” (DC, PS y PR) apostaban por ajustar algunos aspectos y reformas del programa, mientras que los “ideológicos” defendían la idea de cumplir el programa en su totalidad (PC, MAS y PPD).

En medio de este debate, el Gobierno anunció hace una semana que se inclinará por una postura más apegada a la realidad, definida por la Presidenta Michelle Bachelet como “realismo sin renuncia”, en que aplicarán ajustes y gradualidad a reformas del programa de gobierno.

La decisión del Ejecutivo no dejó a todos contentos y generó la división de otros dos nuevos ejes al interior del oficialismo. Sectores de la DC, el PS y “disidentes” del PPD apoyan la postura del gobierno de morigerar el programa. El Partido Comunista y el sector “girardista” del PPD mantienen una posición menos proclive a “renunciar” a la carta de navegación original.

Sin embargo, desde el PPD recalcan que durante estos días el partido estaría totalmente “alineado” en su postura y apuestan por defender a como dé lugar la gratuidad de la educación superior, de manera  que esperan que el Ejecutivo sincere el tipo de gradualidad que implementarán en la reforma educacional.

La razones del aplazamiento: la fuerte división interna

En el oficialismo explican que el PC “está muy duro en su posición” y el ambiente en el PPD está “muy díficil”, con respecto a la postura adoptada por el Gobierno. Desde el PPD explican que aún falta afinar varios detalles, que están de acuerdo “con los titulares”, pero que falta que el Ejecutivo defina y sincere dónde se pondrán los mayores acentos, para qué hay presupuesto fiscal y para que no. “Hay que sincerar la gradualidad”, dicen desde la directiva del partido. En tanto, el PC anunció que iniciará un proceso de reflexión y de debate interno sobre los ajustes del programa y con respecto a su rol en la Nueva Mayoría.

Ante este escenario, es que el Gobierno teme que se desate una “guerra interna” ad portas del cónclave, por lo que continuaría el diálogo con las bancadas con el objetivo de adoptar una postura común y realizar el encuentro con sólo una postura, que es la del “realismo sin renuncia”.

La idea es que los ministros del comité político inicien un nuevo proceso de conversación y negociación con los partidos para llegar al cónclave con una hoja de ruta más consensuada y con la mayor unidad posible. En el oficialismo explican que sin consenso, ninguna de las reformas tiene sustento real. Por esto es que La Moneda se tomaría todo el tiempo necesario para lograr este objetivo.

De hecho, durante los próximos días se espera que las directivas de los partidos de la Nueva Mayoría sostengan encuentros bilaterales con los ministros políticos.

La molestia del PDD y el PS por nombramiento de intendentes: otro factor para aplazar el cónclave

Desde el oficialismo explican que existe otro factor que ha desatado la molestia en partidos como el PPD y el PS, que habría influido también en el aplazamiento del cónclave: el nombramiento de los nuevos intendentes. Fuentes de la Nueva Mayoría, afirman que existió poco diálogo con el Gobierno a la hora de realizar el anuncio de las autoridades, lo que aumentó la tensión en el oficialismo.

“El tema de los intendentes no ayudó mucho, habíamos pedido que en este procedimiento se escuchara a los partidos, pero no fue así, no cambió el esquema, por eso hay molestia. Fue un error innecesario”, comentan influyentes senadores oficialistas. Además, desde la Nueva Mayoría dicen que existe una apreciación de que el Ejecutivo sólo habría conversado con la DC para los nombramientos.

 

FOTO: AGENCIA UNO