En la Alianza evalúan recurrir al Tribunal Constitucional debido a que el texto del Ejecutivo modifica el Código Sanitario, cuando a juicio de la oposición se trata de una materia regulada por la Constitución.
Publicado el 03.02.2015
Comparte:

Cuando el sábado la Presidenta Michelle Bachelet anunció desde La Moneda los alcances que tendría el proyecto que despenaliza el aborto bajo tres causales –inviabilidad del feto, riesgo de vida de la madre y violación-, reaparecieron las divisiones que han existido históricamente en la Democracia Cristiana respecto de los temas valóricos. Si bien en su declaración de principios se apunta a la defensa de la vida, son varios los parlamentarios DC que estarían por aprobar el texto del Ejecutivo sin ningún reparo.

En conversación con “El Líbero”, el diputado Gabriel Silber señala que “hay una mayoría importante que vamos a respaldar el proyecto de la Presidenta. De los 21 diputados, aproximadamente 15 vamos a respaldar las tres causales planteadas por el Ejecutivo para la interrupción voluntaria del embarazo. El resto, lo hará con algunos matices y reparos respecto de algunas causales”.

Por su parte, el diputado Víctor Torres -quien se manifiesta a favor de las tres causales propuestas por el gobierno-, reconoce que hay división en la bancada pero señala que debe haber “respeto por las distintas posturas que existen dentro del partido” y confía en que tras el debate que se dará en el Congreso “la mayoría de la DC terminará respaldando el proyecto”.

Otras fuentes de la colectividad señalan que entre los parlamentarios que estarían en contra de alguna de las causales –mayormente la que hace referencia al aborto en caso de violación- se encontrarían los diputados Pablo Lorenzini, Fuad Chahín, Sergio Espejo, Jorge Sabag, Matías Walker, Marcelo Chávez e Iván Flores.

Por ejemplo, Lorenzini sostiene que “el tema que nos complica es el del aborto por violación, porque cómo determinas si es violación o no, el tema de los plazos y cuándo se hace la denuncia. Varios pensamos que si el feto está con vida expectable y es una guagua normal producto de violación, la pueden dar a la familia o en adopción. Este tema nos complica a algunos diputados y senadores y no tenemos una posición abierta”.

Estas mismas dudas existen también entre los senadores del partido. El jefe de comité, Jorge Pizarro, ha dicho que aún no tiene una decisión tomada y opiniones en el mismo sentido ha planteado el presidente de la colectividad, el senador Ignacio Walker.

Sin embargo, aún con los votos en contra de diputados de la DC y la Alianza –algunos, como el diputado Marcelo Schilling, también aventuran que podría haber sufragios adversos dentro del Partido Socialista: “Acá conviven marxistas y cristianos, no podemos imponer una opinión, este es un problema de fe”- el proyecto contaría con el respaldo necesario de la Nueva Mayoría para aprobarse pues, al ser ingresado como una modificación al Código Sanitario y de adecuación al Código Penal, sólo necesita mayoría simple, es decir 61 votos. El oficialismo hoy es capaz de reunir 71 sufragios, que llegarían a 64 si se restan siete demócrata-cristianos, cifra suficiente para convertir en ley la despenalización del aborto. Esto, sin considerar que diputados del movimiento Amplitud, como Karla Rubilar, podrían apoyar las tres causales del proyecto del Ejecutivo.

Alianza evalúa ir al TC

Justamente por el hecho de que el texto fue ingresado como una ley simple que modifica el Código Sanitario, y no como una reforma a la Constitución –lo que requeriría para su aprobación un quórum más alto de votos-, en la Alianza ya analizan la idea de recurrir al Tribunal Constitucional (TC).

“Más allá del cálculo que tengan los parlamentarios de la DC, que no tengo dudas que una vez más harán la vista gorda a sus principios, acá hay un tema de fondo que tiene que ver con lo que establece la Constitución. Si se quiere poner término a la vida del que está por nacer, eso tiene que ir con una modificación a la Constitución, por lo que una de las cosas que vamos a estudiar, una vez que retomemos el trabajo legislativo, va a ser precisamente un requerimiento al TC si es que el gobierno persevera en ese texto y no en una modificación constitucional”, señala el diputado de la UDI Arturo Squella.

En caso de concretarse, el requerimiento al TC apuntaría al artículo 19° número 1 de la Constitución, que asegura “el derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de la persona” y la protección de la vida “del que está por nacer”.

 

FOTO: MATIAS DELACROIX/AGENCIAUNO