La nómina de secretarios de Estado que será presentada esta mañana podría dividirse en tres: un tercio ya trabajó con el Presidente electo, otro tercio tiene experiencia política por haber estado en el parlamento y un tercio final representa la "novedad".
Publicado el 23.01.2018
Comparte:

Si bien en los últimos días la prensa ha logrado filtrar alrededor de la mitad de los nombres que compondrán el gabinete del Presidente Sebastián Piñera, aún hay una cuota de misterio con respecto a la totalidad de la nómina que se presentará hoy a las 10 horas en el ex Congreso Nacional.

Una de las claves de la selección que hizo el Mandatario, de acuerdo a información obtenida por “El Líbero”, es que intentó apegarse a las aspiraciones de las colectividades que son parte de Chile Vamos, es por eso que un 70% de los nombres de los nuevos ministros viene de las nóminas entregadas por los partidos políticos hace semanas a Piñera.

Además que si se miran los nombres de los 23 ministros se puede separar en tres grupos bien marcados. Un tercio de los elegidos, serían personas que él ya conoce porque trabajaron en el gobierno anterior; un segundo tercio estaría conformado por personas ligadas al mundo político y con experiencia parlamentaria; y luego un último grupo de caras nuevas y que incluso podrían sorprender, ya que al menos algunos cumplirían el rol de “abrir” las fronteras de Chile Vamos.

Del primer grupo de personas que ya trabajaron con el Mandatario, sólo tres ministros de su primer mandato volverían a ocupar la misma cartera que encabezaron: Andrés Chadwick (Interior), Felipe Larraín (Hacienda) y Cecilia Pérez (Segegob).

En esta misma categoría habrá un par de movimientos de cartera, o sea personas que fueron ministros en la primera administración, pero que vuelven a ejercer otro cargo distinto. Ahí, suena el nombre del ex canciller Alfredo Moreno, que podría pasar a liderar el Ministerio de Desarrollo Social.

Pero además acá se podrían contar a subsecretarios del primero gobierno que ahora retornan como ministros, como podría ser el caso de Gloria Hutt (Transportes) y Lucas Palacios.

En el segundo grupo, conformado por personas con experiencia política o ex parlamentarios estarían Hernán Larraín (Justicia), Alberto Espina (Defensa), Felipe Ward (Bienes Nacionales), Cristián Monckeberg (Vivienda), Nicolás Monckeberg (Trabajo), Baldo Prokurika (Minería) y Marcela Cubillos.

A eso hay que sumar un tercer grupo de aquellas personas que son “caras nuevas” no sólo para la política, sino que también para el sector de Chile Vamos. En este último tercio, se pueden encontrar a personas de fuera del mundo político como José Ramón Valente en Economía, por ejemplo, o eventualmente Enrique Paris en Salud, Susana Jiménez en energía y Antonio Walker en Agricultura. 

Pero además hoy el Presidente podría anunciar nombres de personas que vienen de fuera de las fronteras de la coalición de centroderecha generando una gran sorpresa.

Si bien quienes conocen los nombres advierten que no se repetiría el “modelo Ravinet” -que una persona rompa con su partido para llegar al gobierno-, sí podrían participar en la administración de Piñera personas que amplíen Chile Vamos a otros sectores que no pertenecen hoy a la centroderecha.