En conversación con "El Líbero", el senador PS e integrante de la comisión de Educación, analiza el paro de profesores que cumplirá un mes, además de la actitud del Partido Comunista, ya que el presidente del Colegio de Profesores es militante de ese partido.
Publicado el 27.06.2015
Comparte:

El pasado jueves los senadores de la comisión de Educación del Senado -integrada por Andrés Allamand (RN), Ignacio Walker (DC), Ena von Baer (UDI), Fulvio Rossi (PS) y Jaime Quintana (PPD)– emitieron una declaración pública donde llamaron a los profesores a deponer el paro que cumplirá un mes.

Tras la declaración los parlamentarios fijaron  una reunión con el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, para analizar la paralización que se ha mantenido debido al desacuerdo del gremio con el proyecto de Carrera Docente que sigue su trámite en la Cámara Baja.

Ante este escenario, Rossi en conversación con “El Líbero”, se refiere a esta situación y profundiza en la declaración conjunta publicada el jueves. Sin embargo, es uno de los primeros senadores de la Nueva Mayoría en advertir que el Partido Comunista (PC) “tiene una responsabilidad como partido de gobierno a la hora de tomar decisiones políticas”.

Esto, en el contexto de que el presidente del Colegio de Profesores, Jaime Gajardo, milita en el PC y en el marco de las declaraciones del presidente del PC, Guillermo Teillier, en El Mercurio, donde afirmó que el “PC está en la calle y en La Moneda”.

Para Rossi, Jaime Gajardo está en una situación compleja debido a que es “comunista, pero dirigente sindical”, pero afirma que esa situación no debe impedir que el PC apoye las iniciativas del Gobierno. Además, hace un llamado a Teillier a votar el proyecto.

“El Partido Comunista  tiene que respaldar al Gobierno y votar el proyecto. Ha habido un espacio suficiente para el diálogo, lo que corresponde hoy es deliberar. Los parlamentarios no pueden abdicar de su responsabilidad, ya se generaron espacios de diálogo, se han escuchado a diferentes agrupaciones, hoy lo que corresponde es deliberar”, explica.

-La comisión de Educación de la cual usted es parte emitió una declaración pública acerca del paro indefinido de los profesores y llamaron a deponerlo. ¿Cuál es su diagnóstico del panorama actual?

-El diagnóstico es que hay una polarización muy grande y cuando hay mucha polarización empieza a haber un debate que se basa en caricaturas y no abordamos los temas de fondo, que son este proyecto tan importante para mejorar la calidad de la educación. Desde esa perspectiva hay además, un colegio de profesores bastante dividido y lamento que pese a todas las instancias de diálogo que se han generado en la Cámara no se pueda avanzar, esto  significa avanzar en el proyecto y también deponer el paro.

-¿Cuáles son las principales consecuencias de esta situación?

-El paro al final del día logra el objetivo contrario a lo que buscamos, que es fortalecer la educación pública. Entonces es difícil por un lado plantear en el discurso fortalecer la educación pública y en la práctica asumir conductas que debilitan la educación pública. Yo siento que aquí hay una distorsión en el debate público de lo que es el proyecto. Este es un proyecto cuyos objetivos son compartidos en general por la mayoría de las organizaciones que se dedican al tema de la educación. De hecho, el Plan Maestro contó con el respaldo del Colegio de Profesores. Por eso, entiendo que hay una división en el Colegio, pero eso no puede parar la tramitación de un proyecto tan necesario y someter a nuestros niños al daño de que no estén yendo a clases.

-En ese sentido, usted habla de una división del Colegio de Profesores. El presidente del organismo es Jaime Gajardo, quien milita en el PC. ¿Cómo ha visto la actitud del PC en esta situación?

-La situación de Gajardo es compleja, es comunista pero es dirigente sindical. Yo entiendo que el PC está respaldando el proyecto. Yo he visto actualmente  declaraciones de la misma Camila Vallejo en orden a terminar la tramitación del proyecto y también entiendo que Jaime Gajardo está tironeado y vive una situación de gran tensión al interior del gremio. Lo importante es que el Gobierno asuma la conducción y tramite el proyecto y podamos votarlo y llevarlo al Senado. Se han dicho muchas cosas que no son ciertas,  éste es un proyecto que mejora las condiciones laborales, tanto del punto de vista de las remuneraciones de los profesores, como del punto de vista también de darle más horas no lectivas. También pone un énfasis en el perfeccionamiento y la capacitación continua de los profesores y en la formación inicial con nuevas exigencias y una carrera bastante coherente, uno podría afinar algunas cosas, como acortar los plazos para que un profesor llegue a ser experto, aumentar los incentivos para que los profesores talentosos vayan a zonas vulnerables, pero eso no se resuelve eliminando las pocas evaluaciones y exigencias que existen.

Usted dice que la situación de Gajardo es compleja porque por un lado es comunista y por el otro dirigente sindical. Pero la semana pasada el presidente del PC, Guillermo Teillier, afirmó en una entrevista que el PC estaba con un pie en la calle y el otro en La Moneda. ¿Es así efectivamente?

-Prefiero entender que el PC está escuchando la voz de la ciudadanía, pero también entiendo que tiene una responsabilidad como partido de gobierno a la hora de tomar decisiones políticas. Ése punto me parece central.

-¿Se habrá perdido entonces la capacidad de negociar con el PC? ¿No será el fin del mito de que el PC puede controlar la calle?

No es fácil para un partido y muchas veces para nosotros los socialistas, tener dirigentes, pero ellos tienen que entender que el rol del Gobierno es sacar adelante este proyecto y asumir que es un buen proyecto.

-¿Qué debiese hacer entonces el PC y su presidente?

-El Partido Comunista  tiene que respaldar al Gobierno y ponerse a votar el proyecto. Ha habido un espacio suficiente para el diálogo, lo que corresponde hoy es deliberar. Los parlamentarios no pueden abdicar de su responsabilidad, ya se generaron espacios de diálogo, se han escuchado a diferentes agrupaciones y hoy lo que corresponde es deliberar.

-Ayer se reunieron con el ministro Eyzaguirre, quien ha afirmado el Gobierno “no cederá”  en su postura. ¿Cómo evalúa la actitud del Gobierno al respecto? ¿Ha faltado “mano dura” o mayor diálogo?

 – No se trata de mano dura. El Gobierno asumió su responsabilidad, ya hubo espacio para el diálogo, hubo un trabajo pre legislativo importante que se reconoció por parte del Colegio de Profesores, ahora lo que corresponde es que legislemos. El Gobierno ya lo dijo claramente.

 

FOTO: AGENCIA UNO