En conversación con “El Líbero”, el diputado electo y presidente de la colectividad se refiere a los principales temas que impulsarán desde el Congreso y también a las luchas que darán sus ministros y subsecretarios en el próximo gobierno.
Publicado el 26.02.2018
Comparte:

Este 11 de marzo Evópoli se prepara para enfrentar su primer año como partido oficialista. Pero su debut es en grande, pues no sólo contará con dos ministros y cinco subsecretarios en el gobierno, sino que también con ocho parlamentarios en el Congreso, dos senadores y seis diputados.

En conversación con “El Líbero”, el presidente de la la colectividad, Francisco Undurraga, dice que “vamos a salir a la cancha a jugar con un equipo que está preparado”.

– ¿Cómo se proyecta este primer año?

– La verdad es que para nosotros es el inicio de una nueva etapa en la cual pretendemos transmitir y proyectar nuestras convicciones, que no solamente tienen que ver con cosas valóricas, sino que también con una promesa que planteamos al país cuando iniciamos este proyecto hace ya cinco años. Esa tiene que ver con oxigenar la política y con ser capaces de hacer una acción política que tenga componentes de justicia, de inclusión y de diversidad. Para esto, hoy tenemos ocho parlamentarios -dos senadores y seis diputados-, dos ministros y cinco subsecretarios. Estamos comenzando a darle una estructura más nacional y política al partido, por lo que es un desafío hacia adelante. Tenemos que ser capaces de hacer política de cara a la ciudadanía, para eso nos juntamos y generamos este proyecto, ahora estamos esperanzados en que podamos conectar con la gente no sólo como lo hicimos en la campaña, sino que también a través de la gestión que realicemos.

– Evópoli sale por primera vez a la cancha a jugar en todos los espacios….

– Vamos a salir a la cancha a jugar con un equipo que está preparado y que tiene un respaldo en votación, entendiendo además que pesamos lo que pesamos. Ahora, nos hemos venido preparando para nuestra gestión y acción política en estos cinco años como grupo. Primero lo hicimos como movimiento, con un centro de estudios, después fuimos el primer partido de centroderecha que se inscribió y que ha tenido un éxito electoral bastante importante. Por eso, yo creo que la ciudadanía debe estar tranquila porque nosotros vamos a ser los primeros y los más interesados en no perder la esencia de Evópoli que es estar conectado con la realidad nacional, con lo que la gente quiere, desea y siente.

– ¿Cuál debe ser el rol de los ministros y subsecretarios de Evópoli en este gobierno?

– El rol de ellos, y posteriormente si tenemos intendentes, gobernadores y seremis, es de apertura, no gestionar sólo bajo los paradigmas de la centroderecha, sino que gestionar abriendo la cancha, dándole posibilidades a la gente en cada una de las acciones y políticas públicas que ellos desarrollen. Pero además, que esas políticas tengan que ver con mejorarle las condiciones de vida a cada uno de los ciudadanos, con ser capaces de emparejar la cancha, de generar que las acciones políticas puedan darle las mismas oportunidades a todas y cada uno de las personas.

– ¿Tiene la misión también de “chasconear” a la derecha?

– En todas y cada una de las acciones electorales en las que hemos participado, hemos generado una apertura hacia mundos más diversos, distintos y menos tradicionales. Hemos llamado a gente que se siente representada con las ideas de la centroderecha, pero que no votaba por gente de centroderecha. En ese contexto, nosotros como partido más que chasconear lo que tenemos que buscar es generar la consecuencia de nuestros pilares básicos, o sea que en las políticas públicas estén los niños primero en la fila, que se visibilicen a los invisibles tradicionales de la sociedad chilena. Ahí están no sólo temas de inclusión en términos de minorías sexuales, sino que por sobre todo inclusión de gente que no ha podido acceder de la mejor forma posible a la educación, a desarrollarse económicamente, a ser capaces de ser parte y sentirse parte de esta sociedad.

– ¿Qué aspiración tiene para las intendencias y las gobernaciones?

– Las mismas que tuvimos para ministros y subsecretarios, vale decir que las personas que se escojan -que evidentemente nos gustaría que fueran Evópoli-, sean parte del proyecto colectivo. Nosotros no nacemos a la política como un proyecto individual, sino que entendemos la política como un proyecto colectivo, y en ese contexto es que formamos parte de Chile Vamos. Fuimos activos partícipes de la coalición y trabajamos bien el programa de gobierno de Sebastián Piñera, por eso creemos importante que quienes se nombren sean capaces de traspasar la realidad del día a día de cada uno de los ciudadanos de Chile. Si son de Evópoli indudablemente que nosotros nos sentiremos triplemente satisfechos, pero si no lo son, lo importante acá es la gestión,  cómo nosotros somos coherentes como coalición para poder efectivamente cumplir con la narración que se planteó durante la campaña. Nosotros como Evópoli no creemos en la repartija de cargos, y eso es lo más difícil de ser gobierno, pensamos en la responsabilidad política que nosotros como partido tenemos para que efectivamente se plasme en la realidad las promesas que le hemos ido generado a la población en general. Creo que ahí haremos la diferencia.

– ¿Es La Araucanía una intendencia que le gustaría tener a Evópoli?

– Más allá de la Araucanía, o la que nos toque dirigir, lo importante para nosotros es transformar en la globalidad la vida de los ciudadanos.

– Al llegar al gobierno, Sebastián Piñera deberá enfrentar distintos asuntos que quedarán abiertos de la administración de Michelle Bachelet, como la Operación Huracán ¿puede complicar esto la instalación del gobierno?

– Creo que la Operación Huracán demuestra lo que nosotros hemos venido diciendo en relación a la mala forma de gobernar que ha tenido el gobierno de Michelle Bachelet, y es un reflejo más de por qué la gente finalmente votó por Chile Vamos, por Sebastián Piñera. Es un asunto complejo, evidentemente delicado, porque deja en un muy mal pie todo nuestro sistema judicial. Ahora, nosotros vamos a tener que afrontarlo, pero cuando nosotros quisimos juntarnos como coalición, no como un pacto electoral, sabíamos que íbamos a tener muchas dificultades y estamos preparados para afrontarlas.

– Evópoli debuta este 2018 con una bancada parlamentaria. ¿Dónde deben estar los énfasis?

– Los énfasis en el Congreso sin lugar a dudas tienen que estar en cosas que a nosotros nos han distinguido y nos han premiado con votación. Eso tiene que ver por sobre todo que en cada uno de las acciones políticas que nosotros tengamos que definir a través de leyes, tienen que estar contemplados la inclusión, los niños y la modernización del Estado. Tenemos que hacer grandes esfuerzos para que a través de nuestros cuatro parlamentarios que fueron electos en La Araucanía gestar paz en esa región, que es lo que la gente de esa zona quiere. Nosotros queremos justicia para este país, queremos inclusión social y diversidad. Por eso, el Parlamento y nuestra acción tiene que ser dialogante no solamente con nuestro propio sector, sino que por sobre todo tiene que generar apertura, puentes de comunicación y desarrollo con lo que va a ser la oposición.

– ¿Cuáles serán sus luchas dentro del Congreso? ¿Qué temas pondrá sobre la mesa como nuevo diputado?

– Son bajadas de estos grandes pilares de Evópoli indudablemente, por eso soy militante y presidente del partido. Ahora, el mundo de la discapacidad para mí es uno muy relevante que debe ser incluido. Hay más de 2 millones de personas que sufren algún grado de discapacidad, que somos parte de este país y que tenemos que ser activamente parte del mismo. Por eso yo voy a trabajar mucho la inclusión en el mundo de la discapacidad, en educación y en el mundo económico; que tiene que ver no solamente con tener acceso al trabajo, sino que potenciar las microempresas de personas con discapacidad. El mundo económico es muy importante y relevante porque es transformador de la realidad, el mundo académico y de la educación, también transforma a la gente, y aquellos que tienen discapacidades no solamente tienen el derecho, sino también el deber de acceder a la máxima capacidad para poder educarse de la mejor forma posible para poder desarrollar cada uno de sus potencialidades. Yo creo que voy a desarrollar un trabajo en ese sentido, en términos de la inclusión en la discapacidad, pero sin olvidarme que la inclusión es mucho más que aquello.