Si en 2013 sólo se derivaron $4.298 millones en personas en estado crítico desde el sistema público al privado, este año la cifra se disparó a $34.724 millones. Además, en el mismo período los traspasos de dineros desde Fonasa a las clínicas crecieron en 67%. El ex ministro Jaime Mañalich acusa falencias en la gestión.
Publicado el 22.12.2016
Comparte:

Una de las banderas que levantó la directora de Fonasa, Jeanette Vega, al asumir su cargo en 2014 fue que el gobierno anterior había aumentado la compra de días cama a clínicas privadas para pacientes críticos, apuntando sus dardos contra el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien había sido director de la clínica Las Condes.

“Nosotros no tenemos problemas en que haya compra privada, lo que nosotros decimos es que los precios que estamos pagando son muchísimo más altos que en el sector público (…) “La primera solución es abrir camas en el sector público, hay que hacer todos los esfuerzos. Eso es lo que corresponde hacer”, prometió Vega el 6 de mayo de 2014.

Sin embargo, durante sus casi tres años de gestión la derivación de pacientes de Fonasa a las clínicas privadas se disparó en 708%, y los recursos pagados a privados se incrementaron en 67%. Ello, porque si en 2013 sólo se pagaron $4.298 millones en atender pacientes en los recintos asistenciales privados, la cifra creció a $34.724 millones durante este año.  Fonasa pasó de pagar $117 mil millones hace tres años al sistema privado a $196 mil este año.

Esas cifras entregó la directora Vega ante la comisión investigadora de la Cámara de Diputados a raíz precisamente de los millonarios pagos a las clínicas privadas, que fueron lideradas por Las Condes, Indisa y Ensenada con $4.599 millones, $3.999 millones y $2.999 millones, respectivamente.

Jeanette Vega justificó los incrementos en las paralizaciones de funcionarios públicos en los hospitales, alertas sanitarias y cambio de licitación con un nuevo sistema de pago denominado GRD, entre otros.

Mañalich acusa problemas de gestión del Minsal

Para el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich, las razones apuntan directamente a una deficiente gestión de Fonasa y del Minsal.

Jaime Mañalich visita transplantada Paulina PachecoEl doctor explica que el terremoto de 2010 destruyó 4.500 camas de la red pública de hospitales, lo que obligó a derivar muchos pacientes a las clínicas privadas (8 mil en 2010, 11 mil  en 2011 y  19 mil en 2012), situación que se normalizó cuando en 2013 se recuperaron dichas camas con la construcción de hospitales, por lo que sólo se trasladó a 4 mil pacientes críticos.

“En la medida que se reconstruyó la infraestructura hospitalaria y se aumentó la eficiencia de gestión de hospitales públicos la compra de días camas disminuyó dramáticamente en 2013, pero de ahí en adelante se produjo un fuerte aumento pese a que no hubo ninguna epidemia ni terremoto en el país”, señala Mañalich a este diario.

pagos-de-fonasa-a-clinicasDurante sus cuatro años de gestión logró contener las paralizaciones en los hospitales públicos, mientras en los tres años de gobierno de la Presidenta Bachelet los establecimientos han estado paralizados durante un mes y medio, en promedio.

Las huelgas más emblemáticas fueron las del hospital Salvador y de la posta Central, pero durante la última negociación por el reajuste fiscal también paralizaron muchos hospitales del país. “El paro es contra el gobierno y no contra la gente”, dijo el presidente de la Confusam, Esteban Maturana, en medio de las protestas, que dejaron miles de personas sin ser atendidas.

El ex ministro Mañalich  señala que este gobierno prometió incorporar 3.600 nuevas camas al sistema público de salud por la construcción de nuevos hospitales, pero como están retrasados o paralizados en la Contraloría sólo se incrementará en apenas 800 camas, apenas el 22%.

Además, explica que los pacientes que se derivan al sector privado tienen el doble de gravedad que los que se quedan en los hospitales, y pese a ello tienen la misma tasa de letalidad. “Eso habla de la eficiencia”, asegura.

Ex director de Fonasa: “Fonasa no está priorizando la red pública de hospitales”

El ministro de Salud presenta el Presupuesto de Salud 2013Mikel Uriarte, ex director de Fonasa, plantea que el gran aumento en las compras de camas a privados no es bueno ni malo per sé, sin embargo, “da la impresión de que la unidad de camas críticas que trabajaba en coordinación con Fonasa no está priorizando la red pública de hospitales como era lo acostumbrado en el gobierno pasado, sino que está yendo directamente a distintos privados como lo hemos visto en el último tiempo”.

La ex autoridad también cuestiona que Fonasa no haya seguido informando en tiempo real las listas del AUGE en los hospitales como se hizo en forma permanente durante la anterior administración. “Falta transparencia, que es clave para la ciudadanía y para evaluar la gestión”, señala Uriarte.

Estos problemas de gestión en Fonasa se suman a los que ha tenido el Minsal con la construcción de hospitales. El mes pasado la Contraloría rechazó las adjudicaciones de los centros asistenciales Barros Luco, Linares, Ñuble y Las Higueras, en Talcahuano, por problemas de legalidad administrativa, una inversión detenida que supera los US$1.120 millones y casi dos millones de personas en la incertidumbre.