Querellantes estiman que en breve se tomará declaración al abogado Levine Contreras, quien mencionó a “la señora” en correos en que se refirió a la reunión Luksic-Dávalos.
Publicado el 02.04.2015
Comparte:

El fiscal regional de Rancagua, Luis Toledo, tomó la decisión de ordenar una serie de diligencias para determinar la identidad de “la señora” mencionada en cuatro correos del abogado contratado por la empresa Caval, Javier Andrés Levine Contreras, en el contexto de la solicitud de reunión entre el dueño del Banco de Chile, Andrónico Luksic, con el hijo de la Presidenta Michelle Bachelet, Sebastián Dávalos y su nuera Natalia Compagnon.

La  decisión da cuenta de que el fiscal acogió la petición solicitada ayer por el abogado de Renovación Nacional querellante en la causa en contra de Caval, Eduardo Riquelme, quien pidió que “se despache una orden de investigar por Carabineros o la PDI”.

“Dado que este hecho, desde luego, se vincula con la investigación que se está llevando acerca de la operación de compra de los terrenos en Machalí, es necesario determinar si esos mails son verdaderos o falsos, y si son verdaderos se debe determinar la veracidad de la información contenida en ellos, y en particular la identidad de quien es referida bajo el concepto de “la señora”, señala la diligencia solicitada por Riquelme.

Para ello la policía deberá indagar la veracidad de los emails entre Levine y Sergio Bustos -empleado de Caval encargado de gestionar el crédito de $6.500 millones-, que se enviaron entre el 4 de noviembre –el mismo día que se pidió la reunión- y el 6 de noviembre –el día que se realizó-. También podrá pedir a las empresas dueñas de los servidores, Google y Hotmail, el respaldo de dichos emails, en caso de que hayan sido borrados o estén desaparecidos.

Citarán a declarar al abogado que mencionó a “la señora”

Una vez que se entregue el informe policial, los querellantes no descartan que se interrogue al abogado Levine para que identifique a “la señora” que mencionó cinco veces indistintamente como “SEÑORA” y “ELLA” en los cuatro correos.

Según consignó El Mercurio ayer,  fuentes cercanas al Banco de Chile desmintieron que cualquier nombre ajeno a los peticionarios haya sido invocado al solicitar la reunión. El encuentro –añadieron- fue solicitado por Sergio Bustos a la secretaria del vicepresidente del banco, a nombre de Sebastián Dávalos Bachelet.

Levine: “No tengo comentarios que hacer”

En los correos, Levine le pide a Sergio Bustos que se juegue “todas las cartas: Dile a la secretaria que la reunión con Andrónico la estás solicitando a nombre de la señora pero que en la reunión ELLA hablará con él por teléfono”. Y enfatiza: “Que le quede claro que es la SEÑORA la que necesita algo”.

En otro de los correos del mismo día que se solicitó la reunión, el 4 de noviembre, Levine le señala a Bustos que puede usar “como garantía” de los $100 millones que requerían el “llamado de la señora”.

Esta garantía era indispensable para entregarla al síndico de quiebras, Herman Chadwick, y mantener la opción preferente de compra de las 44 hectáreas en Machalí, que luego compró Caval y revendió en $9.500 millones al empresario de Rancagua Hugo Silva Martínez. El cheque en garantía dado por el Banco de Chile fue muy relevante, además, porque el que tenían anteriormente del Banco Santander había caducado.

Es decir, si Caval no hubiera conseguido la garantía del B. del Chile por $100 millones se caía en ese mismo momento el millonario negocio de la empresa de la nuera de la Presidenta Bachelet.

Al ser contactado por “El Líbero” para explicar el contenido de los mails, Javier Levine se limitó a repetir tres veces: “No tengo comentarios que hacer”.

El rol clave de Javier Levine en el negocio de Caval

JavierJavier Andrés Levine Contreras Andrés Levine Contreras, de 72 años, es abogado de la Universidad Católica y, entre otras causas, logró la inocencia de un ejecutivo ligado al grupo Vial, por la insolvencia en que cayó el Banco de Chile en 1983.

También representó a querellantes en el caso Inverraz, que involucró al empresario Francisco Javier Errázuriz, y defendió a miembros del Clan Mazza, investigados por presunto lavado de dinero de narcos colombianos.

Su llegada a Caval se produjo el 26 de agosto de 2013 cuando lo contactó Sergio Bustos, ante la inquietud de la empresa por el vencimiento de los plazos acordados con el síndico de quiebras.

Mauricio Valero le prometió pagarle 7.000 UF ($160 millones) si sacaba adelante el negocio –se desconoce si le han cancelado-, y él realizó su trabajo realizando diferentes trámites con las tasaciones de los terrenos, las negociaciones con el síndico y con el Banco de Chile.

Pero un día después de la reunión entre Luksic y Dávalos, el 7 de noviembre a las 12.04, Javier Levine le envía un correo a Bustos en que le dice que “no quiero que se minimice lo logrado hasta la fecha, especialmente ahora, cuando por razones que no logro entender, de pronto se me margina de toda información sobre un asunto que a todos (por diferentes motivos) nos interesa”.

El abogado añade que “se entiende contratado”, asegura, y agrega “como en su oportunidad se habló contigo y Victorino, no sólo para obtener la opción en forma factible para Caval, sino, además, para aportar mis esfuerzos para que el negocio saliera adelante, lo que creo haber demostrado”.

“Por último, te señalo que, por ser tú quien me contactaste, condicioné mis honorarios al resultado, sin cobrar monto inicial alguno por la obtención de la opción inicial, lo que cualquier otro profesional hubiese hecho”, concluye dicho correo electrónico de Levine.

Sergio Bustos anuncia publicación del libro “Mi verdad del caso Caval”

Praderas secas en el sector de CalbucoEl demandante en contra de Caval por el no pago de $200 millones en sueldos e indemnizaciones, Sergio Bustos, quien tendrá una audiencia clave este lunes en el Primer Juzgado Laboral de Santiago, también evitó referirse al contenido de los correos –aunque aseguró que son verdaderos-, pero adelantó a este medio que ya comenzó a escribir las primeras páginas de un libro para contar “la verdad” sobre este caso, que lleva dos meses en la agenda nacional.

El título preliminar es “Mi verdad del caso Caval”, y en él abordará todos los detalles aún inéditos del negocio realizado por la empresa de la nuera de la Presidenta. El período que abordará será desde que conoció a Victorino Arrepol, asesor comercial de la compañía, cuando le construyó un bunker para refugiarse ante el temor de que el mundo se acabaría el 21 de diciembre de 2012, hasta la actualidad, incluyendo todos los correos y gestiones realizadas.

Con este libro buscaré establecer la verdad, despejar los mitos y mentiras que se han dicho en este tiempo. Se sabrá en detalle todo lo que ha hecho esta empresa de señores importantes de este país. Soy un hombre honesto que hizo el trabajo que le pidieron y que ahora se niegan a reconocer. Lo que pido es justo y es que me paguen lo que me deben, que es sólo el 0,8% de los $2.500  millones que ganó Caval con la venta de los terrenos en Machalí”, señaló Sergio Bustos a este diario. 

Los correos de Caval por crédito de Banco de ChileFOTO: RENE MERIÑO/AGENCIA UNO