La propuesta fue confeccionada por la sobrina del dueño original de los predios que compró la empresa de la nuera de Bachelet.
Publicado el 28.02.2015
Comparte:

El fuerte crecimiento habitacional e inmobiliario que tuvo la comuna de Machalí entre el Censo de 2002 y 2012 llevó a la municipalidad a estudiar cambiar el uso de suelo agrícola para permitir la construcción de viviendas, servicios y comercios en el sector Nogales, en la Carretera del Cobre.

El primer paso del municipio para proponer la modificación del Plan Regulador Intercomunal de Rancagua -que deciden la Seremi de Vivienda y Urbanismo de la Región de O’Higgins y el Consejo Regional-, fue encargarle el estudio a la arquitecta Cynthia Ross Wierner.

La profesional fue contratada el 1 de agosto de 2012, y realizó el “estudio de capacidad vial de la modificación al Plan Regulador Intercomunal de Rancagua, sector cruce Nogales, Machalí”, donde propuso que las 44 hectáreas de los predios agrícolas San Diego, Santa Cecilia y Santa Elena, fueran cambiadas a uso de suelo urbano, permitiendo la construcción de viviendas con una densidad de 80 habitantes por hectárea.

El área beneficiada iba desde el cruce de la avenida Monseñor Escrivá de Balaguer con la Carretera del Cobre hacia el sur, justo donde están las 44 hectáreas que adquirió Caval, la empresa de Natalia Compagnon, nuera de la Presidenta Bachelet.

“Su área de influencia directa será el sector sur poniente de la comuna y su área de influencia indirecta es la conexión con Rancagua. Se pone énfasis en su carácter de beneficio local”, argumenta el estudio municipal, que fue aprobado por el Concejo Municipal de Machalí por seis votos a cero el 29 de octubre de 2012, y luego enviado a la Seremi de Vivienda y Urbanismo para su posterior tramitación, que hasta hoy no se aprueba.

La sobrina arquitecta hizo estudio que benefició al tío que vendió a Caval

“Se incorporan 173 hectáreas al área urbana, con usos que permiten darle una mixtura territorial a la zona”, concluye el estudio,  que también pide incorporar dos vías troncales a la red vial para “mejorar la calidad de vida del sector, estableciendo nuevas conectividades, mejorando a su vez, el flujo conflictivo de la carretera del cobre y permitiendo el desarrollo estanca del sector”.

Sin embargo, lo que nadie supo en la municipalidad en ese entonces, y que lo denunció ayer el alcalde de Machalí, José Miguel Urrutia Celis, es que la profesional era sobrina de Patricio Wiesner del Solar, dueño de los predios que compró Caval en enero de 2014.

El alcalde entregó los antecedentes a la Fiscalía de Rancagua que investiga eventuales delitos de uso de información privilegiada y tráfico de influencia, entre otros, para “seguir contribuyendo de manera voluntaria al esclarecimiento del caso Caval, ya que situaciones como estas enlodan la labor del municipio. Es mi obligación como autoridad comunal informar de aquellos que mal utilicen información que influya indebidamente en el uso de suelos de nuestra comuna”.

Una investigación del municipio reveló que la arquitecta Ross también realizó estudios de mercado “que beneficiarían a los potenciales vendedores y compradores de los predios”.

Estudio disparó al doble precio de terrenos

En mayo de 2013, pocos meses después de concluido dicho estudio, la cuestionada empresa comenzó la búsqueda de créditos comerciales con los bancos para adquirir los terrenos, consiguiendo finalmente en diciembre de ese año el préstamo de $6.500 millones del Banco de Chile.

La propuesta de cambio de uso de suelo, de rural a urbano, hecha por la arquitecta municipal beneficiaba directamente a su tío, quien para evitar la quiebra debía vender los tres predios que tenía en su poder. Con la modificación que su sobrina propuso -y que aceptó el municipio-, los precios de las 44 hectáreas se dispararon al doble. Si con uso rural esos terrenos podían venderse a 0,3 UF el metro cuadrado, con el cambio a urbano el monto ascendió a 0,6 UF, cifra por la que se terminó vendiendo a Caval.

El hecho también significaba una buena opción de negocio para la empresa de la nuera de la Presidenta. Porque si bien pagó 0,6 UF por metro cuadrado, una vez que se concretara el cambio de uso de suelo a urbano podía cobrar hasta cuatro veces ese valor.

De hecho, Caval contaba con una promesa de compra de la empresa Aguas Sustentables en la que ésta se comprometía a pagar $27.000 millones si es que la modificación del uso de suelo se hacía efectiva. Como no fue así, la empresa de Natalia Compagnon revendió los predios al empresario Hugo Silva Martínez, quien pagó una cifra inferior, pero que igual le significó a Caval embolsarse una ganancia de $2.500 millones.

Correos entre funcionario de la municipalidad y socio de Caval

Otro antecedente relevante que denunció el alcalde  son los correos electrónicos entre el entonces director de Obras Municipales con el socio y representante de la empresa Caval Ltda, Mauricio Valero, donde se entregaba información sobre la propuesta de modificación al Plan Regulador Intercomunal de Rancagua. Datos que beneficiarían a los compradores de los predios Santa Cecilia y San Diego, especialmente, debido a que Santa Elena ya se encontraba en el sector urbano del actual Plan Regulador Comunal de Machalí desde el 2007.

Respecto a esta situación, el alcalde Urrutia lamentó profundamente que “estos antecedentes que eran requeridos para proponer una imagen urbana del sector Nogales, Carretera del Cobre y Santa Emilia, hayan sido usados indebidamente por funcionarios municipales. Situación que afecta la transparencia de la función pública y, a la vez, que compromete tanto el desarrollo inmobiliario y a la gestión de desarrollo comunal que tanto propiciamos. Por lo mismo, realizaremos un sumario y tomaremos sanciones ejemplificadoras a aquellos funcionarios municipales que resulten implicados  en este tema”.