En conversación con "El Líbero" , el senador analiza en profundidad las declaraciones del ex Presidente y explica el por qué de sus dichos. Además, sostiene que el ex Mandatario debe adelantar su decisión a enero de 2017.
Publicado el 31.07.2016
Comparte:

“Esta es la peor crisis política e institucional que ha tenido Chile”, afirmó el pasado jueves el ex Presidente Ricardo Lagos en La Tercera. Las declaraciones del ex Mandatario generaron un fuerte debate tanto en el oficialismo como en la oposición.

En conversación con “El Líbero” , el senador PPD Felipe Harboe, quien es uno de los mayores representantes de la corriente interna denominada “laguismo” y quien fue subsecretario del Interior durante la administración de Lagos, analiza en profundidad estas declaraciones.

Harboe afirma compartir el diagnóstico que realiza el ex Presidente sobre la situación del país y explica, a su juicio, cuál es el objetivo de Lagos con estas declaraciones.

“Es evidente que estamos en una crisis del sistema político chileno, que es parte de una crisis más global (…) mi percepción es que además tenemos un problema, como la política se siente acorralada, producto de estos cuestionamientos recientes, hay algunos políticos que han optado por enarbolar banderas populares y no banderas correctas para el país, que sean realmente adecuadas”, afirma el senador, y agrega que “él siente que tiene un deber con el país, pero tiene conciencia de que no es el minuto de levantar candidaturas”.

– ¿Comparte las declaraciones del ex Presidente Lagos? 

-Es evidente que estamos en una crisis del sistema político chileno, que es parte de una crisis más global. Lo complejo de la situación de hoy no tiene que ver sólo con la política. Los tres pilares que eran el sustento de la democracia en los 90, la Iglesia, la política y el mercado, hoy día se encuentran en una profunda crisis. Por tanto, requiere que cada una de las instituciones hagan los ajustes necesarios para adecuarse a estos nuevos tiempos. Sumado a ellos, la irrupción de la tecnología como elemento de horizontalidad de las relaciones ha cambiado completamente la forma de relacionarse de los ciudadanos. Esto abre un espacio de cuestionamientos hacia la conducta u opinión de un determinado representante. A eso hay que sumarle también, que los ciudadanos están exigiendo una transformación del pacto social y eso es un problema, una condición que también exige que la política y nosotros entendamos que tengamos que hacer adecuaciones importantes.

-¿Cuáles?

-Mi percepción es que además, tenemos un problema, como la política se siente acorralada, producto de estos cuestionamientos recientes, hay algunos políticos que han optado por enarbolar banderas populares y no banderas correctas para el país, que sean realmente adecuadas. Y eso está generando que desde dentro de la política surjan intentos por desmarcarse de los políticos o bien por enarbolar banderas que saquen un aplauso fácil. Hoy día está de moda ser más popular, cuestionarlo todo, y eso es un problema cuando algunos políticos carentes de visión de futuro toman esa banderas de manera irresponsable para sacar el aplauso fácil, para intentar desmarcarse de la clase política y creen que con eso se van a salvar.

-¿Cómo quiénes?

-Un ejemplo, lo que le pasó al senador Navarro. Alejandro Navarro habla de los políticos en tercera persona, de las malas prácticas, de que todo es malo, y la reacción que tuvo en la marcha -convocada por el movimiento “No +AFP”- fue negativa, porque los ciudadanos ante el descrédito que existe de las instituciones políticas, entienden que al final no se salva nadie. Y esa crisis es a la que se refiere Lagos.

-¿Cuál es su diagnóstico? 

-Es un cambio. Si es negativo o no, dependerá de la capacidad que tengamos de adecuarnos y cambiar. Aquellos que quieren mantener todo tal como está, están bastante perdidos. Hay que hacer cambios importantes, lo relevante es que esos cambios sean socialmente correctos, inclusivos, y políticamente viables, porque la política sin técnica es populismo, y la técnica sin política es academia. Se requiere un equilibrio y ahí es un cuando se requiere un liderazgo que tenga la capacidad de pensar el país en los próximos 30 años.

-En ese sentido, ¿cuál fue el objetivo de Lagos con esas declaraciones?

-Yo creo que él se siente con una responsabilidad con el país. Él lo que ha planteado, es que esta crisis es muy profunda y que necesitamos de una vez por todas, no seguir auto destruyéndonos en el país, sino que hacer los cambios que haya que hacer, pero con una mirada de futuro. ¿Por qué lo dice ahora? Porque probablemente se da cuenta de que ya estamos llegando a un minuto en el cual lo que se ha instalado en la sociedad es la desconfianza. Está bien cuestionar, pero no con este nivel de beligerancia que hay hoy día.

-¿Estas declaraciones evidencian su interés presidencial?

-Es  evidente que el ex Presidente Lagos al plantear su visión está dando a conocer a la ciudadanía cuál es su visión sobre el momento actual y lo que debiera ser el camino futuro. Y ahí pueden haber todo tipo de interpretaciones. Él siente que tiene un deber con el país, pero tiene conciencia de que no es el minuto de levantar candidaturas, porque hoy día, mas bien, hay que concentrarse en recuperar dos elementos básicos: la confianza  institucionales y el crecimiento económico. Está intentando plantear un camino de futuro.

-¿Cómo están los apoyos a Lagos en el PPD?

-Me imagino que Lagos es el líder natural del PPD. Él va a enfrentar siempre la oposición interna de un grupo con Guido Girardi y otros, porque nunca han sido de su simpatía. Pero mi percepción es que hay un apoyo mayoritario al ex Presidente Lagos. Todo esto tiene que pasar primero por su voluntad de declarar su aspiración de manera explícita, que eso lo haría en marzo, según ha dicho él, pero yo creo que eso es muy tarde. Pero en segundo lugar, va a pasar también por cuál va a ser la visión programática, porque también es importante mostrar hacia donde va el rumbo. Más allá del nombre, es hacia donde vamos.

-¿Cuándo debiese anunciar su decisión?

-Yo creo que enero es una buena fecha, no creo que antes. Siempre después de las municipales. Hay que ver cuál es el escenario. Si alguien quiere ser candidato presidencial, hay que tener en cuenta también si hay gobernabilidad de seguir con las actuales coaliciones. ¿Será bueno seguir con las actuales alianzas políticas o habrá una reconfiguración del mapa?

“El gobierno tiene que tener mayor destreza política, para poder aunar posiciones y elegir aquellos que dentro del Parlamento tiene mayores niveles de lealtad para poder terminar bien el gobierno”

-¿Cómo ve la proyección de la Nueva Mayoría?

-En algún minuto hay que sincerar nuestras diferencias. Tenemos diferencias muy importantes, y algunos puntos de encuentro. Quizás, más que una alianza política, un pacto electoral podría ser una alternativa o bien, en algún minuto, sincerar posiciones y hacer una gran coalición de centroizquierda.

-¿Cómo ve un eventual cambio de gabinete en el corto plazo?

-Primero, es natural a medida que se acercan las elecciones, que el poder que ostenta el gobierno se va desplazando hacia los partidos y comienza más a ser noticia el futuro que el presente. Lo que sí es importante es que el gobierno tenga dos elementos fundamentales. Primero, no soltar el timón del gobierno hasta el final. Y creo que Bachelet no lo soltará, navegamos en aguas turbulentas y necesitamos mucha firmeza. Y en segundo lugar, el gobierno tiene que tener mayor destreza política, para poder aunar posiciones y elegir aquellos que dentro del Parlamento tiene mayores niveles de lealtad para poder terminar bien el gobierno.

FOTO: AGENCIA UNO