El diario francés Le Monde entrevistó al ministro de Educación, en medio de su visita a París. Señaló que "la educación en Chile es la herencia más perversa de la dictadura". El periódico habla de “La hora de la verdad para Michelle Bachelet“, en relación a la reforma en esta materia.
Publicado el 08.11.2014
Comparte:

El  periódico francés  Le Monde ​ dedica hoy un artículo titulado “Chile, la hora de la verdad para Michelle Bachelet” donde aborda el desafío de la reforma educacional para la coalición gobernante y en el que aparece entrevistado el ministro Nicolás Eyzaguirre, en el marco de una visita de trabajo a París que culminó este viernes 7 de noviembre.
“La coalición chilena de centro izquierda, que está en el poder desde marzo, ¿resistirá la prueba de fuerza que supone la reforma a la educación?” se pregunta el influyente medio galo, quien hace ver las tensiones entre la izquierda y la Democracia Cristiana, que ha puesto en el tapete las inquietudes de la clase media. En este escenario, dice Le Monde, la popularidad de la presidenta comienza a erosionarse.
El periódico recuerda además, la primera manifestación de estudiantes de educación media en 2006 -la Revolución de los Pingüinos- que reclamaban una reforma de la “educación privatizada durante el régimen del general Pinochet”. Y sobre este punto, el ministro Nicolás Eyzaguirre aseguró al periódico que esa es la “herencia más perversa de la dictadura”. 
​Le Monde publica que después de 8 años en que el movimiento estudiantil chileno ha calado en la opinión pública e incluso ha elegido a representantes parlamentarios, sin embargo, al momento de llegar a hacer los cambios se levantaron las resistencias desde los padres, que salieron a las calles para oponerse a la reforma. Los padres temen que la nueva ley les quite beneficios y suponga cerrar 4 mil establecimientos, concluye el diario francés. “Es falso”, dice el Ministro Eyzaguirre. Además agrega que “una fase de transición de cinco años permite negociar un acuerdo y amortizar la inversión”.

 

Le Monde, en su edición de hoy sábado, dice que en  medio de este proceso de la reforma educacional fue la extrema izquierda la que desató la polémica pidiendo penas de prisión para los propietarios de establecimientos que hicieran ganancias. En las asociaciones de estudiantes los socialistas y comunistas son minoritarios, doblados en número por una izquierda más radical, explica. El ministro Eyzaguirre, a quien el periódico define como un ex comunista que se transformó en social demócrata, hace el punto que “los diputados que salieron del movimiento estudiantil aprobaron en un 98% la ley”.

El Medio francés alude a que la reforma supone mejorar el nivel de los profesores por la vía de un sistema de formación continua aún inexistente en el país. Sin embargo, los sindicatos del magisterio, donde los comunistas son mayoritrios, quieren que sus reivindicaciones históricas sean satisfechas antes de comprometerse más a fondo con la reforma. De hecho, consigna Le Monde, han estado en huelga. Sin embargo, el ministro aseguró que la amenaza principal viene de la derecha, dispuesta a “surfear” sobre el miedo de las familias para sacar beneficios: “ La reforma apunta a reducir las desigualdades y por lo tanto, aumentar la mixité social, pero el miedo atávico hacia alumnos diferentes paraliza a los padres”.

Aún así, el ministro Eyzaguirre, según Le Monde, espera convencer a parte de la derecha sobre la necesidad de mejorar la calidad de la educación: “Yo soy partidario de la economía de mercado, pero a la vez estoy convencido que no podemos dejar al mercado definir la formación de nuestros niños. La desigualdad de oportunidades opaca nuestras capacidades. Es como si el seleccionador de un equipo de fútbol estuviese condenado a elegir jugadores solamente dentro del 5% más rico de la población, perderíamos todo ”.

El periódico recuerda que Eyzaguirre fue ministro de Hacienda entre 2000 y 2006 y ex director del Fondo Monetario Internacional y en este contexto destaca que para él la educación no es sólo un tema de equidad sino que una necesidad económica: “Sin una juventud mejor calificada, no seremos capaces de ser competitivos ni de diversificar nuestras exportaciones. No tendremos un desarrollo durable y quedaremos atrapados en ese ingreso medio que no le permite a muchos países despegar”.

Finalmente, el ministro reconoce que “La reforma a las universidades será mucho más complicada”.

 

FOTO: AGENCIAUNO