La directora del Centro de Libre Competencia, María Elina Cruz, afirma que la delación compensada es la única forma de detectar los carteles, y que no se debe castigar a quien la utilice porque incentiva a otras compañías a utilizar ese mecanismo.
Publicado el 30.10.2015
Comparte:

La Fiscalía Nacional Económica (FNE) presentó este martes ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) un requerimiento contra CMPC Tissue y SCA Chile por haber creado y participado de un cartel para asignarse cuotas de mercado y fijar precios de venta de productos de la categoría de papeles tissue.

En su acusación, que fue acogida a tramitación por el TDLC, la Fiscalía plantea que ambas firmas celebraron y ejecutaron acuerdos que les permitieron mantener operativo este cartel a partir del año 2000 y al menos hasta diciembre de 2011, “afectando el mercado nacional de comercialización mayorista de papel higiénico, toallas de papel, servilletas, pañuelos desechables y faciales en el canal de venta masivo”.

Las empresas acusadas ante el TDLC representan cerca de 90% del mercado de papeles tissue en el canal masivo, y sus ventas anuales suman cerca de US$ 400 millones.

María Elina Cruz, centro libre competencia UCPara profundizar en este tema y analizar las diversas aristas, “El Líbero” conversó con María Elina Cruz,  directora del Centro de Libre Competencia de la Universidad Católica, doctora en economía de la University of Bristol, Inglaterra, y profesora de derecho económico, comercial y tributario de la UC.

-¿Cuál es la primera mirada que hace Ud. de este caso?

-Es un éxito para la libre competencia en Chile que la CMPC se haya delatado. Entregaron las pruebas, está funcionando la delación compensada y es una fantástica señal porque la mejor forma de detectar las colusiones es a través de ese sistema de delación. Esta primera reacción de la opinión pública de que no les cobren multas es completamente errada. Qué bueno que no les cobren multas, porque la única forma de detectar colusiones es con la delación compensada. Tenemos que depender de este mecanismo, y al que no le gusta no entiende de libre competencia, porque estos acuerdos siempre son ocultos.

-¿Cuál es el proceso que sigue?

-Ahora debería haber un juicio rápido en el Tribunal de Libre Competencia, que tiene que respetar lo que ya concedió la Fiscalía Nacional Económica, que es la delación compensada. Por tanto, no habrá multa, y eso aplicará el tribunal. Va a establecer que hubo colusión, cómo se hizo, va a recabar más antecedentes pero como ya se entregó toda la prueba, dudo que haya mucha discusión porque hay dos empresas coludidas y confesas. No creo que sea largo. Espero que la Corte Suprema ratifique y no diga que no le parece, porque ahí quiebra el sistema.

-¿Cómo así?

-Como la Corte Suprema no está entrenada en libre competencia y temas económicos, sería una lástima que no aceptara la sentencia del tribunal de que no haya multa para el prime delator. A veces los tribunales pueden fallar un poco más político y decir que es injusto. Si ocurriera eso nos iría mal, porque el objetivo en el país es detectar y desarmar las colusiones.

-¿CMPC confesó porque estaba toda la evidencia o cree que la Fiscalía no tenía antecedentes suficientes para acusarlos?

-La Fiscalía abre muchas investigaciones. Creo que CMPC confesó por las razones que se usan habitualmente, y es porque le generó desconfianza con quiénes estaban coludidos. No tengo ninguna información para suponer que fue la investigación de la Fiscalía, porque no tenía cómo pesquisar los hechos.

-¿Las colusiones son una práctica generalizada en las empresas chilenas?

-Ocurre en todas las sociedades que tienen libre mercado. No es una colusión escandalosa desde el punto de vista del daño. En todos los países del mundo hay colusiones. La forma de ocultarla es un poco fuerte. Los antecedentes son fuertes. La última colusión en EE.UU. fue para fijar el tipo de cambio euro-dólar por los bancos de inversión que usaban un chat con códigos. Es más sofisticado. Acá se juntaban en las bombas, hacen supuestos partes de matrimonio, tiran el computador al río. Hay muchos que no se han delatado porque hay mucho riesgo de delatarse. No tengo más que pensar que la persona que se delata sabe muy bien lo que hace.

-¿Hay alguna sanción penal?

-No existe el delito para la colusión. El delito que se usó para farmacias es muy difícil de configurar y tiene muy bajas penas. Es muy inútil y mediático lo que hizo la Fiscalía en ese caso y muy poco serio jurídicamente. La parte penal viene en el proyecto de ley que se discute en el Congreso, que es 10 años de cárcel, más que el homicidio. Ahora, en teoría, no hay pena de cárcel. Pero como tiene tanto dolo e intención puede que el Ministerio Público quiera demandar por alguna figura penal que encuentre precedente.

-¿Cuáles serían esos eventuales delitos?

-No sé. Pero delitos económicos hay muchos que se pueden configurar. Las sanciones varían mucho. En otros países, el que se confiesa se exime de la multa y la cárcel. De lo que nunca te eximes es de la indemnización a los consumidores.

-¿Qué opciones judiciales tienen quienes se consideren perjudicados por la colusión?

-Las demandas colectivas no son procedentes procesalmente para la libre competencia y en muchos otros casos. Por eso hay un proyecto de ley  de consumidores en el Congreso, a la que le quitaron la urgencia, que fortalece las acciones colectivas porque ahora no se pueden utilizar. Las que hace el Sernac son improcedentes desde el punto de vista procesal. En este caso, aunque existiera demanda colectiva, cómo se va a determinar el daño. Hay una cadena antes del consumidor, que está comprando al por mayor, que son el supermercado, farmacia o mayorista.  Si compró a mayor precio no se sabe cuánto de eso traspasó al consumidor final, a qué precio. A lo mejor rebajó su margen y mantuvo el precio, o traspasó todo al consumidor. Es muy difícil establecer cuál es el daño al consumidor,  al supermercado, a la farmacia o al mayorista. Cómo se mide ese daño. Si el supermercado quiso cortar su margen él se quedó con el perjuicio y no el consumidor final.

-¿Si la empresa que se delata primero no recibe multa, qué sanción recibe?

-No hay ninguna sanción, sin perjuicio de las responsabilidades al gobierno corporativo que puedan caer, al directorio, y la indemnización de los consumidores. No hay multas a la delación compensada no porque sea injusto porque si no nunca pesquisaríamos carteles en Chile ni en ninguna parte del mundo. No es un invento chileno.

-El juicio a la opinión pública siempre está presente. ¿Cómo lo mira Ud.?

-Lo encuentro peligroso para el proyecto de ley en este momento, porque todos quieren ver a estas personas castigadas, y con razón, pero me da susto que los parlamentarios digan que la delación compensada se extienda a la cárcel. Si hacen eso nadie se va a delatar. Si nadie se delata nunca vamos a detectar carteles en Chile.