En la Cámara, el jefe de la cartera señaló que había heredado una "pesada mochila". Su antecesora, Carmen Castillo, refuta los argumentos y explica algunas cifras, como las listas de espera. "Aumentaron porque pusimos más especialistas que diagnosticaron todo lo que estaba oculto", dice a "El Líbero".
Publicado el 04.05.2018
Comparte:

Durante la interpelación del miércoles, el ministro de Salud, Emilio Santelices, no solo defendió el cambio al protocolo de la ley de aborto sobre la objeción de conciencia, sino que aprovechó la oportunidad para referirse a otros temas como la crisis en la salud pública. Con gráficos en mano, señaló: “Tenemos que hacernos cargo de la pesada mochila que hemos recibido” y se refirió a problemas con respecto a listas de espera, déficit presupuestario y el aumento en el contagio de VIH.

En conversación con “El Líbero”, la ex ministra  de Salud, Carmen Castillo, responde a estas declaraciones y se refiere a la evaluación que está haciendo Renovación Nacional para impulsar una interpelación en su contra, por las campaña de prevención del Sida y licencias médicas impagas.

-¿Cómo responde a las acusaciones del ministro Santelices, quien habló de una crisis en la salud pública heredada de la administración anterior?

-Más que una crisis que pudiera atribuirse a un gobierno, es un tema que tiene que ver con muchos más componentes. La crisis es por el envejecimiento en la población, y porque toda la medicina es más cara.  Aparecen nuevos tratamientos que son de altísimo costo, como para el cáncer, para enfermedades raras, que obligan a tener una mirada diferente. Sería muy egoísta señalar que un gobierno es quien produjo esa situación. 

-¿Y qué opina con respecto a los gráficos del ministro, que mostraban un récord de déficit financiero en los hospitales, de 625 mil millones de pesos?

-No es esa cifra, es menos. Pero sí es efectivo que es un alto valor que no se había visto antes. ¿Por qué es tan importante que exista una deuda? Porque los hospitales no pueden decir “hasta aquí llegué y dejo de atender”, debe seguir atendiendo. Y uno lo hace muchas veces a costa de deudas y buscando, por supuesto, las mejores alternativas. Hubo un estudio que hizo el Banco Mundial en 2016, para ver si éramos o no eficientes como sistema. De la deuda salió que el 85% era estructural y que el 15% era por problemas de gestión, situación que nos pone a la altura mejor incluso que países desarrollados. El Banco Mundial reconoció que trabajábamos en forma muy eficiente teniendo tan pocos medios económicos. 

¿Por qué es tan importante que exista una deuda? Porque los hospitales no pueden decir “hasta aquí llegué y dejo de atender”, debe seguir atendiendo”.

-Pero usted, en 2015, se refirió a la deuda de los hospitales y pidió en esa época un aumento de presupuesto a Hacienda…

-En general, en todos los gobiernos, no solo en el de la Presidenta Bachelet, ha sido necesario inyectar fondos adicionales para cubrir las deudas. Porque, lamentablemente el sistema no está dando cuenta de todas las necesidades en salud de la población. Por distintas razones, por la cantidad de profesionales, por las camas disponibles… Entonces tienes que hacer todo mucho más eficiente. 

Aumentaron las listas de espera porque pusimos más especialistas que diagnosticaron todo lo que estaba oculto”

-El ministro Santelices dijo que las listas de espera para una cirugía no AUGE creció un 47% entre 2014 y 2017. Es un problema que usted misma tuvo que enfrentar y en 2016  les dio un ultimátum a los hospitales con mayor espera. ¿Que pasó finalmente con esta advertencia y con esas cifras?

-Aumentó la lista porque pusimos más especialistas, que diagnosticaron todo lo que estaba oculto. Antes no existían esas posibilidades. Entonces, transparentamos una lista de espera, que quedó la cifra exacta. En algún momento dijeron “se acabó la lista de espera AUGE”, pero nunca se acabará, siempre va a haber nuevas. No puede nunca terminar, porque siempre aparece un nuevo enfermo, una nueva hernia, una nueva vesícula… Entonces, lo que dijo el doctor Santelices es efectivo, vamos aumentando porque estamos envejeciendo, estamos teniendo cada vez más problemas de salud. No es una novedad. En cuanto a los porcentajes tengo diferencias, pero a la población le preocupa más si fuimos o no eficientes. Yo, así como vemos, fuimos eficientes. Pero con un rigor de trabajo absolutamente responsable y transparente, nunca escondimos ninguna cifra. 

“No hubo mal uso de los fondos, ni mucho menos”

-La Nueva Mayoría ahora analiza una posible acusación constitucional contra el ministro de Salud. ¿Usted está de acuerdo que se realice?

-Son facultades que tiene el Congreso, no me pronunciaría. Yo casi tuve una acusación constitucional, pero finalmente se desestimó.

-Por su parte, RN está evaluando interpelarla a usted como ex ministra, por el aumento del VIH y el no pago de licencias médicas. ¿Cómo responde a esto?

-Esperen la información concreta que existe con respecto a la materia. Se trabajó, existen datos que pueden aclarar la inquietud de muchos de ellos. No hubo mal uso de los fondos ni mucho menos, ni desviación de fondos como están insinuando algunos diputados.

-¿Y cuál cree que fue el problema del alza de contagios por VIH?

-En una comisión de Salud nos pidieron que lo explicáramos. En el tema del VIH, la sociedad, en general, relajó la situación de cuidarse. Cuando tuvimos la encuesta nacional de salud, respecto al uso del preservativo, vimos que existe una relajación de muchos de los jóvenes en la actividad sexual. Entonces, hay un tema social. 

En el tema del VIH, la sociedad, en general, relajó la situación de cuidarse”.

-¿No hace algún tipo de mea culpa con respecto al tema del VIH? ¿Que faltaron campañas para evitar el alza?

-Las campañas se hicieron. Muchas veces tuvimos que repetirlas para que la gente se sensibilizara. El ideal es hacer durante todo el período. Pero en el tema del VIH debiera haber esfuerzos permanentes con distintos ministerios y distintas miradas. Como el Ministerio de Educación con educación sexual, el Ministerio de la Mujer con apoyo en la educación sexual y a la afectividad.

-¿Cuál es el mea culpa que debe haber en temas de salud? ¿ Cree que quedó algo al debe en su gestión?

-Siempre queda algo al debe, pero no le llamo mea culpa. Lo que sí, si hubiera podido, habría hecho una reforma en la Salud, donde lo público y lo privado debieran compartir temas en común. Como, por ejemplo, los transplantes, los medicamentos de alto costo, las enfermedades poco frecuentes, que en este momento significan un gasto enorme para las personas. También la atención pre hospitalaria y la prevención y promoción.