El médico Luis Castillo estuvo a cargo de Redes Asistenciales en el primer gobierno del Presidente Piñera. Hoy integra la comisión de Salud y explica parte de sus propuestas. Sobre la venta de medicamentos en supermercados dice que da “una señal de apertura y competitividad en el sector”.
Publicado el 24.06.2018
Comparte:

Tres semanas o un mes me parece un tiempo más que razonable e incluso bastante rápido“, explica Luis Castillo, ex subsecretario de Redes Asistenciales durante el primer gobierno del Presidente Sebastián Piñera, sobre las críticas que han surgido desde la oposición por la presentación del nuevo protocolo de la Ley de Aborto, y que fue uno de los argumentos utilizó el Frente Amplio para intentar acusar constitucionalmente al ministro Emilio Santelices.

Castillo participó como coordinador programático de salud de la campaña del Mandatario y actualmente integra el Centro Latinoamericano de Políticas Económicas y Sociales de la Universidad Católica (Clapes). Su tiempo lo divide entre los informes que elabora sobre políticas de salud pública, las clases que imparte en la Facultad de Medicina de la UC y las reuniones de la comisión presidencial de Salud que convocó La Moneda.

En conversación con “El Líbero”, el ex subsecretario aborda los primeros cien días del Gobierno en el área, explica los alcances de las propuestas de la comisión para disminuir los tiempos de las listas de espera y las indicaciones al proyecto de Ley de Fármacos II.

-¿Cómo fueron los primeros cien días del gobierno en salud?

-En términos globales han sido buenos. Se ha logrado poner en marcha la mesa nacional por un acuerdo para la Salud Digna, que ha funcionado bien. La instalación en regiones va a tomar otra velocidad a partir de las próximas semanas, de manera que pueda ser conducida por directores cuyo objetivo sea la puesta en marcha del programa de salud del Presidente Piñera. Espero que la velocidad y la instalación de los directores del servicio de salud, especialmente en las provincias, termine pronto.

-¿Por qué cree que se ha demorado la instalación?

Tuvo que ver por los trastornos administrativos o por las situaciones reglamentarias administrativas de la alta dirección pública. Ese fue el factor principal que retrasó el cambio de autoridades de primer nivel.

Propuestas sobre listas de espera evitarán que “gente que entra a un repositorio nacional no sepa cómo ni cuándo serán llamados”

-¿Cuál es el estado de avance de la comisión presidencial de Salud?

-Ha habido un muy buen ambiente de trabajo. Se está analizando un programa de cambio para la salud a nivel nacional. Hay propuestas muy interesantes, realistas, y va a terminar con muy buenas proposiciones para llevárselas al Presidente. Ha sido una buena instancia para confluir visiones en torno a un objetivo común, que es mejorar la salud de los chilenos.

-“El Líbero” adelantó algunas de las propuestas para solucionar el problema de las listas de espera, que es un problema de larga data, ¿son realizables?

-Se está cambiando el enfoque, analizando no solamente la metodología para bajar las listas de espera sino que también los cambios necesarios para que estas listas, que siempre van a existir, se acoten a un tiempo máximo por enfermedad y factores sociales, de manera que no suceda lo que pasa hoy: gente que entra a un repositorio nacional y no sabe cómo ni cuándo serán llamados.

Se está cambiando el enfoque, analizando no solamente la metodología para bajar las listas de espera sino que también los cambios necesarios para que se acoten a un tiempo máximo por enfermedad y factores sociales”.

-Se ha postulado una alianza público-privada para disminuir las listas de espera…

-Se propone que se le asegure a la población que, después de un período que se sobrepase el tiempo máximo de espera para la patología por la cual requiere ser atendido, esta solución pueda ser realizada en otro prestador público, o en su defecto, en uno privado. Se busca maximizar la capacidad de respuesta del sector público y privado.

Acusación contra ministro Santelices: “El ministro hizo la pega que se tenía que hacer: proteger las prestaciones obstetra ginecológicas de las mujeres”

-Este miércoles en la Cámara de Diputados no prosperó la acusación constitucional en contra del ministro de Salud, Emilio Santelices. ¿Cuál es su opinión al respecto?

-La acusación constitucional nunca tuvo un fundamento jurídico plausible tanto es así que se cayó en la cuestión previa. Estaba diseñada de una manera inadecuada, pero de todas formas estaba destinada a fracasar rotundamente en el Poder Legislativo porque no se justificaba. El ministro hizo la pega que se tenía que hacer: proteger las prestaciones obstetra ginecológicas de las mujeres.

-Se ha criticado que el Ejecutivo aún no da a conocer el nuevo reglamento por aborto.

-Estos son los tiempos absolutamente razonables. En general, la generación de un reglamento puede tomar varios meses, sobre todo en este tema en el que hay que equilibrar lo que ya ha publicado los informes de Contraloría y ajustarse estrictamente a ley. Tres semanas o un mes me parece un tiempo más que razonable e incluso bastante rápido para que pueda ser llevado a la Contraloría para que analice su legalidad.

Indicación a Ley de Fármacos II da “una señal de apertura y competitividad en el sector”

-El Gobierno realizó indicaciones al proyecto de Ley de Fármacos II. En entrevista con “El Líbero”, la ex directora del ISP, María Teresa Valenzuela, criticó que medicamentos que no requieren receta médica se puedan vender en supermercados. ¿Comparte esa postura?

-No. La venta de medicamentos sin receta médica en lugares que no sean farmacias mejora la accesibilidad a casi 70 comunas del país donde no existen estos locales, pero sí hay otros locales comerciales. Además, abre el mercado donde hay mayor concentración de farmacias. Estoy plenamente de acuerdo con que se haya repuesto esta indicación como una medida para que la población pueda acceder a estos medicamentos, pero también como una señal de apertura y competitividad en el sector que necesita urgentemente una mejoría del mercado. Eso sí, hay que regular para evitar que en la venta de estos medicamentos en supermercados se produzca una selección de fármacos genéricos de marca que vuelvan a poner en entredicho una medida que de suyo es muy buena.

Estoy plenamente de acuerdo con que se haya repuesto esta indicación como una medida para que la población pueda acceder a estos medicamentos, pero también como una señal de apertura y competitividad en el sector que necesita urgentemente una mejoría del mercado”.

-Se ha dicho que no existe la capacidad para fiscalizar a las farmacias, por lo que al aumentar la cantidad de locales que venden medicamentos, sería más difícil controlarlos…

-Todo esto se puede hacer en un plan progresivo porque tampoco se trata de partir de forma brusca con el cien por ciento. Hay que partir priorizando aquellas comunas en las que no hay farmacias. Hay que armar un plan para ejecutarlo en forma racional y real, teniendo presente que hay ciertas condiciones regulatorias que van a tener que ser asociadas. Debería haber un plan educacional que mejora la compresión por parte de la población que el libre consumo a destajo de estos medicamentos puede ser dañino.