Los hospitales de Curicó, Marga Marga y San Antonio sobrepasaron hasta en 50%, en algunos casos, el precio de las bases de licitación, e igual se les adjudicó –o está en proceso de ello- a la compañía española OHL, que es dirigida en Chile por el cuñado del ex Presidente Lagos.
Publicado el 16.11.2016
Comparte:

En su última cuenta pública del 21 de mayo, la Presidenta Michelle Bachelet admitió que su plan de construir 20 hospitales, dejar otros 20 en construcción y otros 20 en estudio durante esta administración está con problemas. La Mandataria detalló que en los próximos meses se iniciaría la construcción de un conjunto de 23 centros asistenciales, y mencionó los ejemplos de los hospitales de Marga Marga y Curicó, entre otros.

Los US$180 millones por sobre el presupuesto asignado

Sin embargo, el retraso no es el único problema que está presentando el Ministerio de Salud (Minsal) para sacar adelante el programa hospitalario, ya que los dos centros asistenciales que mencionó la Presidenta, más un tercero en San Antonio, se han adjudicado o están en proceso de adjudicación con sobreprecios de más de $102 mil millones (US$180 millones), según denuncia a este medio el ex subsecretario de Redes Asistenciales del gobierno anterior, Luis Castillo.

En los tres recintos la empresa involucrada es la misma, la española y multinacional OHL, que está representada en nuestro país por Roberto Durán de la Fuente, hermano de Luisa Durán, cónyuge del ex Presidente Ricardo Lagos.

Las últimas licitaciones hospitalarias públicamente difundidas han terminado con adjudicaciones a un precio mucho mayor que el ofertado, sobrepasando por lejos el presupuesto asignado y legislativamente aprobado”, afirma  la ex autoridad de Salud.

La inédita adjudicación a la sexta empresa más cara

Castillo detalla que el hospital de Curicó el Minsal lo licitó por $129 mil millones y terminó adjudicándolo en septiembre pasado a OHL por $204 mil millones, es decir, por $79 mil millones más.

El mes pasado, en San Antonio se adjudicó a la misma empresa española por $5 mil millones más que los $75 mil millones que ofreció Dragados, la compañía más barata. Por ello, Besalco impugnó la licitación alegando que no se les ha notificado dicha adjudicación ni se ha hecho pública, como establece la ley, y no cuenta con los cálculos de capacidad económica y de obras en ejecución sin tener en cuenta el IVA, carencia de profesionales exigidos en las bases y prevencionistas con menor experiencia que la requerida.

El hospital Marga Marga, de la Región de Valparaíso, el Ministerio de Salud quiere adjudicarlo a OHL por $22 mil millones más que el menor oferente, lo que fue rechazado por el Ministerio de Desarrollo Social, que pide que se relicite la obra.

adjudicaciones-hospitalesEsa situación del Marga Marga es inédita en las licitaciones de los últimos seis años y 10 hospitales adjudicados, en que en el 80% de los casos se seleccionó al oferente más económico y sólo en dos oportunidades al segundo en la lista.

En los hospitales de Copiapó, Puerto Montt, Calama, Rancagua, Los Ángeles, Pitrufquén, Lautaro y Exequiel González Cortes se adjudicó siempre a la empresa más económica, y sólo en los hospitales de Penco Lirquén y de Talca se entregó la construcción a la segunda constructora con el menor precio.

Ex subsecretario: “Da la impresión que este modelo responde mucho más a presiones de autoridades que a un verdadero y transparente proceso licitatorio”

luis-castilloPara el doctor Luis Castillolo vergonzoso son las bases de licitación, donde el precio no manda, sino otros atributos, probablemente relacionados con profesionales y experiencias que no marcan diferencias como para pagar el sobreprecio, muchos de ellos interrelacionados”.

A su juicio, todo ello ha generado cuestionamientos severos desde diferentes sectores, y ha significado un procedimiento donde tras la licitación se ajustan los presupuestos del Minsal a la oferta más económica (habitualmente sobre el 10% del valor inicial del presupuesto) argumentando premisas de seguridad, trayectoria y servicios que sobrepasan los mismos presupuestos elaborados por los técnicos del ministerio y corroboradas por los técnicos del ministerio de Desarrollo Social.

El actual decano de Medicina de la Universidad San Sebastián agrega que dicho modelo y doctrina se replica en varias licitaciones que tras esta figura logran adjudicaciones notablemente más caras que el presupuesto original, con marcado efecto sistémico que a todas luces ha significado pagar por metro cuadrado una cifra significativamente superior a todos los cálculos originales.

“Da la impresión que este modelo responde mucho más a presiones de autoridades que a un verdadero y transparente proceso licitatorio gubernamental, donde declarar desierta una licitación y volver a repetir el proceso está absolutamente prescrito para un número de hospitales nacionales, colisionando con el lex artis especialmente cuando no hay fundamentos para el incremento desmedido de los precios”, acusa el doctor Castillo.

El decano califica de “lamentable” que el Ministerio de Salud no realice relicitaciones cuando haya sobrecostos por sobre el 10%, ya que se “presta para interpretaciones, no se aclaran las causas de dichos valores y se desalinean con el mercado inmobiliario nacional”.

“Este modelo y doctrina quiebra la igualdad para los oferentes, crea la sensación objetiva que los presupuestos oficiales son referenciales, y produce el hecho objetivo que las autoridades están disponibles para financiar más las ofertas en forma absolutamente discrecional, especialmente cuando no existen argumentos sólidos para sustentar un incremento de precios fuera de toda racionalidad para favorecer a ciertas compañías”, afirma el ex subsecretario.

A su juicio, las licitaciones hospitalarias deben producir igualdad de oportunidades, priorizar la trasparencia ante todos y ser especialmente riguroso en el momento de las asignaciones presupuestarias.

Los hospitales de Curicó y San Antonio

En septiembre pasado OHL se adjudicó la construcción del hospital de Curicó, que sufrió importantes daños tras el terremoto del 27F.

El nuevo recinto hospitalario estaría emplazado en una superficie de 102.930 metros cuadrados y contaría con 400 camas, además de 8 boxes de urgencia, 5 salas integrales de parto, 27 boxes de procedimientos y 52 consultas de especialistas clínicos. El hospital, que también contará con un helipuerto y 800 lugares de estacionamiento, estaría listo en cuatro años más.

El diseño del nuevo Hospital Claudio Vicuña, en San Antonio, contempla la construcción de un edificio de 57 mil 285 metros cuadrados, con tres pisos subterráneos y tres sobre el terreno natural, un zócalo y un helipuerto. En síntesis, el nuevo establecimiento será cuatro veces más grande que el actual recinto.

Además de la construcción de un nuevo edificio el proyecto contempla la adquisición de equipamiento médico de última generación y modernos sistemas de información, para así asegurar una atención oportuna y de calidad a los usuarios de la provincia de San Antonio.

OHL ha levantado más de 150 proyectos hospitalarios en distintos países, desde España a Irak, pasando por Portugal, Panamá, Costa Rica, Norteamérica, Argentina o Venezuela, entre otros.