La ministra Delpiano admitió que la universidad fundada y administrada por dirigentes comunistas no es viable financieramente y que estudian traspasar a sus 400 alumnos a la Casa de Bello, idea que es cuestionada por las insalvables diferencias académicas entre ambos planteles. "Es una solución simplista al problema que es bastante más doloroso y complejo", afirma Luis Riveros.
Publicado el 07.12.2016
Comparte:

Tras tres años de agonía en la “UTI”, el Ministerio de Educación finalmente anunció que le quitará el “respirador mecánico” a la Universidad Arcis y la dejará morir porque simplemente no es viable económicamente.

“No es sustentable en el tiempo. Hay que poner un administrador no temporal, sino de cierre”, admitió la ministra Adriana Delpiano, quien agregó que la casa de estudios administrada hasta enero de 2014 por dirigentes del Partido Comunista, tiene millonarias deudas con los trabajadores y los proveedores.

“La jefa de Educación Superior está estudiando este aspecto y próximamente daremos a conocer cómo termina”, señaló Delpiano y adelantó que están analizando que los cerca de 400 estudiantes que aún quedan en el plantel “puedan terminar todos sus estudios probablemente con la Universidad de Chile”, aunque aclaró que el título académico se entregará a nombre de la Universidad Arcis.

El rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, dijo que están “disponibles” ya que “ayudarían a buscar una solución, y así garantizar el derecho a la educación que tienen los estudiantes. La Universidad de Chile nunca ha estado en contra de ser parte de las soluciones y, si en este caso nosotros podemos ayudar, vamos a ayudar (…) sin lugar a dudas que aquí y en otros momentos en lo que podamos ayudar lo vamos a hacer”.

El rector también confirmó que están interesados en comprar la sede Huérfanos de la U. Arcis, para albergar al Instituto de Asuntos Públicos, cuyos estudiantes acusan desde hace tiempo problemas de infraestructura. “Nosotros necesitábamos una sede para los estudiantes del INAP y ese edificio sería muy adecuado para ese fin, y eso obviamente es así”, dijo el rector, aunque aclaró que “la compra la define el que vende, y en este caso la gente que tiene que opinar es, primero, la comunidad (de la U. Arcis), luego el administrador y el propio ministerio”.

Al debate entra el ex rector de la casa de Andrés Bello, Luis Riveros, quien tiene fundadas discrepancias sobre la iniciativa.

-¿Qué le parece la idea de recibir a los estudiantes de la U. Arcis?

-Como dijo la ministra Delpiano, no es sostenible la situación de una universidad que no tiene un proyecto académico. Me parece que lo mejor es cerrarla. Ahora, creo que el destino de esos estudiantes debe ser abierto. No puede decirse que se pasarán a todos a la Universidad de Chile, porque en mi opinión eso le crea un problema a la Universidad de Chile, y también es muy injusto con los estudiantes, que merecen la oportunidad de poder elegir. Me da la impresión que por el tipo de carrera que imparte la U. Arcis debe haber otras instituciones que estarían dispuestas a acogerla. Esta decisión súper central, de que se dispone de aquí para allá me parece que no es bueno, a pesar de que creo que la universidad tiene que cerrar cuanto antes mejor, porque si no es prolongar una situación insostenible hace bastante tiempo.

Luis Riveros: “No puede decirse que se pasarán a todos a la Universidad de Chile, porque en mi opinión eso le crea un problema a la Universidad de Chile, y también es muy injusto con los estudiantes, que merecen la oportunidad de poder elegir”

– ¿Por qué sería inconveniente para la U. de Chile recibir a los alumnos de la Arcis?

-Porque la universidad de Chile tiene sus estándares académicos, y eso debe cuidarlo. Me parece que eso deteriora los estándares académicos de la U. de Chile, debe haber un sistema un poco más flexible.

– ¿Los estudiantes de la Arcis tendrían que hacer una nivelación académica?

-Claro. La Universidad de Chile tiene ciertos estándares académicos que debe cuidar, y no se trata de insertar estudiantes que quedaron botados en segundo, tercer año o más en las respectivas carreras. Crea un problema al interior de la U. de Chile porque es un tema que debe ser consultado por cada facultad. No es llegar y decir metamos a estos 400 alumnos. Es una solución simplista al problema que es bastante más doloroso y complejo.

– ¿Quién asumirá ese costo?

-Supongo que lo tendrá que pagar el Ministerio de Educación porque hay una situación muy parecida a la Universidad del Mar, en que los responsables de esta situación económica y académica están fuera, ya no están, ahora hay un administrador, que es una especie de representante del Estado, que es el que se hace cargo. Creo que es muy débil la institucionalidad para resolver este tipo de problemas que puede ser cada vez más frecuentes.

Luis Riveros: “Crea un problema al interior de la U. de Chile porque es un tema que debe ser consultado por cada facultad. No es llegar y decir metamos a estos 400 alumnos. Es una solución simplista al problema que es bastante más doloroso y complejo”

-¿Cuál es su opinión sobre los que estuvieron a cargo de la Arcis, muchos dirigentes del Partido Comunista?

-La U. Arcis fue un proyecto académico diseñado sin consideración por la gestión. Durante un tiempo hicieron empeño pero esa universidad se hizo insostenible con las reglas vigentes, con los problemas de estudiantes que no eran capaces de pagar. Eso se fue haciendo más complicado porque no se podía acceder a mecanismos de mercado, y si el estudiante no pagaba no pagaba no más. Eso fue arrastrando una crisis que llevó a no pagarle a los profesores y proveedores. Me parece que el proyecto se hizo insostenible porque tenía una mirada de universidad pública pero sin financiamiento público.

-El PC impulsa una reforma integral a la educación superior pero fracasó en la gestión de una universidad. ¿Cómo ve eso Ud.?

-Eso se traduce en el típico dicho de que otra cosa es con guitarra. Ellos teorizan mucho y dicen lo que hay que hacer, sin mucha atención de dónde y cómo se emplean los recursos, pero en el minuto que tienen que ponerlo en práctica muestran que simplemente no han tenido mucha consecuencia.

Luis Riveros: “Ellos (el PC) teorizan mucho y dicen lo que hay que hacer, sin mucha atención de dónde y cómo se emplean los recursos, pero en el minuto que tienen que ponerlo en práctica muestran que simplemente no han tenido mucha consecuencia”