Luis Bates destaca la labor de la comisión creada en 2003 y advierte que el término de la reserva que propone el Gobierno produce un conflicto entre el interés general de investigar infracciones a los derechos humanos y los intereses de las víctimas.
Publicado el 16.09.2017
Comparte:

La comisión Valech sobre prisión política y tortura creada en 2003 por el entonces Presidente Ricardo Lagos volvió a la palestra el pasado 11 de septiembre cuando la Presidenta Michelle Bachelet patrocinó un proyecto del diputado comunista Hugo Gutiérrez que le quitaba al informe final su condición de reserva.

La Mandataria justificó la decisión en que se requiere “avanzar en procesos que pueden estar detenidos y contribuir concretamente a la consecución de verdad, justicia y reparación” para las víctimas y sus familiares.

El proyecto de Gutiérrez busca limitar el secreto original de 50 años para la información reunida en los testimonios de 28.459 personas por la comisión, y que sólo se podría dar a conocer en 2053.

Tras el anuncio de Bachelet, Lagos mostró reparos diciendo que “muchos no habrían declarado si hubiesen sabido que tendrían que exponer las humillaciones”.

Pero el diputado del PC acusó al ex Presidente Lagos de “faltar a la verdad, porque el secreto es con posterioridad al testimonio de las víctimas, cuando se presentaron a declarar no había secreto ni nadie declaró pensando que su declaración sería reservada”.

Luis Bates sobre acusación de impunidad de Teillier: “Jamás se ha hecho eso con la intención de impunidad”

A la polémica se sumó el presidente del PC, Guillermo Teillier, quien afirmó que el “velo de silencio” en torno a la comisión Valech “sí ha ayudado a la impunidad”. “Si hubieran tratos (en la comisión) que ayuden para la verdad y tantas cosas que no se conocen, sobre todo el paradero de los detenidos desaparecidos, ello ha ayudado a la impunidad”.

Sin embargo, en conversación con este medio, Luis Bates, ex ministro de Justicia de Ricardo Lagos  mientras se desarrolló dicha comisión, asegura que “jamás se ha hecho eso con la intención de impunidad, evidentemente. Hubo un interés superior, en su momento, en que esta materia se mantuviera reservada, no porque se quería  mantener la impunidad de los hechos”.

El abogado aclara que no conoce los fundamentos del proyecto de ley que busca terminar con la reserva de los testimonios, pero estima que pueden “tener por objeto obtener nuevos antecedentes que vayan en la dirección de investigar nuevos hechos, aclarar nuevas situaciones, a partir de las declaraciones que se hayan formulado en el informe Valech. Puede haber una razón para decir ‘mire, queremos que se investiguen todas las infracciones a los derechos humanos, que no quede nada oculto, y necesitamos tener a la vista lo que han dicho las personas’”.

Bates aclara que si esa fuera la fundamentación, “habría que equilibrarlo con los derechos de las partes involucradas, de las víctimas o  los testigos que declararon”, ya que se produce un conflicto de interés.

El ex ministro reitera que “entre el interés general de investigar infracciones a los derechos humanos que pudieron haberse cometido, hay intereses de las personas involucradas, las víctimas. Es importante ponderar su intereses”.