Claudio Fuentes afirma que la entidad asesora de la Presidenta propuso que los parlamentarios tengan dedicación exclusiva a su labor. El documento se entregó al país antes del cambio de gabinete. Al propio ministro de la Secretaría General de la Presidencia le corresponde tramitar la agenda de probidad inspirada en la comisión Engel.
Publicado el 06.06.2015
Comparte:

Claudio Fuentes, director de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales y ex integrante de la “comisión Engel” sobre probidad y financiamiento político, analiza para “El Líbero”  la situación que afecta al ministro Secretario General de la Presidencia (Segpres), Jorge Insunza, quien realizó millonarias asesorías a empresas mineras el año pasado mientras era diputado y miembro de la comisión de Minería.

La autoridad subió a su sitio web siete de las decenas de informes semanales de tres páginas, que su empresa realizó y que compró por $2.000.000 Antofagasta Minerals. Además, entre 1997 y el año pasado tuvo contratos con 10 ministerios y empresas públicas y varias compañías privadas. Sólo a Codelco le facturó US$300 mil.

-¿Cuál es su opinión sobre las asesorías que realizó el ministro Insunza?

-Un principio general que creo es necesario debatir, es que como resultado del consejo asesor presidencial propusimos la necesidad de que los parlamentarios tuviesen dedicación exclusiva, que hoy no existe. Hoy sólo tienen inhabilidad de realizar contratos con el estado, pero pueden tener sociedades y contratos con el sector privado, participar en bufete, asesorar a empresas. Lo que sugerimos es que sea regulado para evitar conflictos de interés. Creo que el caso de Insunza y de otros parlamentarios plantea el dilema de eventuales conflictos de interés asociado a participación en estas empresas. Es fundamental regularlo y, a mi juicio, parece ser que no está todavía considerado en la agenda de probidad del Gobierno.

-¿Qué significaría la exclusividad de los parlamentarios que propone la comisión Engel?

-Que al momento de asumir deben desvincularse de todo tipo de sociedades, porque el sueldo que tienen es suficiente y se plantea el tema del conflicto de interés. Por lo tanto, lo del ministro Insunza parece estar dentro del marco legal. Ahora, dicho eso, es necesario regularlo. El segundo tema tiene que ver con eventuales conflictos de interés que hubiesen surgido entre el ser legislador, miembro de una comisión de Minería y estar dándole asesoría a una empresa minera. Ahí creo que se produce un conflicto de interés, que hoy en la legislación chilena no está regulado, todas las inhabilidades son voluntarias, y se plantea la necesidad de establecer una regulación para los conflictos de interés.

-Entonces, ¿el hecho de que él fuera miembro de la comisión de Minería y asesor de una empresa minera, sería conflicto de interés?

-Eventualmente sí. Hay que ver qué tipo de votaciones tuvo, analizar si hubo algún tipo de tema que afectaba a alguna minera en particular y donde él hubiera tenido una votación, pero eso habría que analizarlo, qué temas se debatieron, si se inhabilitó. No tengo esa información.

-¿La restricción debería incluir a la familia directa?

-Lo que propuso la comisión fue que la declaración de intereses y patrimonio se extendiese a familiares directos, cónyuges e hijos, para que fuese transparente saber si la señora de un parlamentario tiene algún vínculo con una empresa.

-¿Cómo le afecta este caso al ministro que debe impulsar la agenda de probidad?

-Creo que más que el rol que pueda cumplir en la agenda, que no dependerá toda de él, es importante en esta coyuntura que aclare lo más pronto posible qué tipo de comportamiento tuvo, si hubo conflicto de interés asociado a eventuales decisiones en la minería y que pudieron haber tenido relación con lo que se discutió en el Congreso. Más allá de transparencia total, parece que todo está dentro del marco legal. Lo que pasa es que una cosa es el marco legal y otra lo que hoy día la sociedad está esperando con un estándar muy superior.

-En este caso, ¿el ministro cumpliría con ese estándar ético superior, más allá de que sea legal?

-Si él muestra con transparencia que no hubo ningún conflicto de interés, que él puso en sus votaciones respecto de las empresas que asesoraba, creo que no habría problema. Sin embargo, es fundamental para este gobierno regular en forma estricta este tipo de conflicto.

-¿Qué ruido político le puede generar al gobierno?

-Evidentemente le está generando un ruido político porque se suponía que las nuevas autoridades iban a estar sin ningún tipo de problemas, y aparece esta situación que es inconveniente para un nuevo gabinete que se está instalando.

-¿Falló el chequeo de información previa?

-Creo que hay que ser cuidadoso. A lo mejor se chequearon los datos y se llegó a la conclusión de que no había conflicto de interés. A mi juicio creo que ese análisis de datos debió haber ocurrido, y tenemos que esperar la respuesta del gobierno para ver si efectivamente no hubo ningún tipo de vulneración al conflicto de interés.

-¿Cómo sale el gobierno de esta crisis política?

-Con mucha transparencia,  con una declaración muy firme respecto de su actuación como parlamentario, las votaciones que hizo  y de que no hubo un beneficio de una empresa particular, en este caso Antofagasta Minerals, respecto de su actuación como parlamentario. Eso tiene que quedar totalmente transparentado.

– ¿Qué opina sobre las asesorías que hizo a Codelco?

-Hay que ser muy cuidadoso, porque si no era parlamentario e hizo informes no debería ser cuestionado. Lo importante es que toda esa actividades que se hicieron sean transparentes.