Según Jorge Kirszenbaum, ex presidente de la DAIA, el fiscal Nisman “no era un hombre con características suicidas”.
Publicado el 21.01.2015
Comparte:

“Del perfil que yo conocí de él, no se me ocurre pensar que podría haberse suicidado”. Así de claro contesta el abogado Jorge Kirszenbaum, al teléfono desde Buenos Aires, al ser consultado por la extraña muerte del fiscal Alberto Nisman, quien era el encargado de la investigación del atentado a la AMIA en 1994 y que fue encontrado sin vida en la madrugada del lunes, a pocas horas de exponer ante el Congreso de Argentina una línea de investigación que supuestamente involucraría a la Presidenta Cristina Fernández.

Kirszenbaum, quien ejerció entre 2003 y 2007 como presidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), comenta en entrevista con “El Líbero” sus impresiones del caso, las declaraciones de la Mandataria y relata el clima que se está viviendo en el país vecino.

– Pocos días después de acusar a la Presidenta de estar encubriendo las espaldas de Irán por el atentado de la AMIA, el fiscal Alberto Nisman aparece muerto en su departamento. ¿Cuál es la lectura que hace usted, como ex presidente de la DAIA, de este episodio?

– Esto ha causado una profunda conmoción en la sociedad argentina, muy profunda en las instituciones, en la democracia y en la comunidad judía en particular ya que es el fiscal que venía investigando todo lo inherente al atentado de la AMIA. La pregunta es cómo se murió. Eso causa una conmoción muy profunda porque en el escenario de la muerte existe la apariencia de un suicidio, pero tanto la familia como allegados comentan que no habría ninguna intención suicida en su perfil. Incluso, hoy (ayer) la fiscalía sostuvo que no se encontraron rastros de pólvora en las manos, lo que es un dato muy importante, pero más aún, un pariente muy cercano al fiscal me comentó que en el escenario de la tragedia se encontró una nota que el fiscal le habría dirigido a su empleada doméstica donde le indicaría las compras de comida para el día siguiente. Quien da esas indicaciones, no tiene intención de suicidarse. Toda esa documentación yo la hice llegar a los estamentos comunitarios y al mismo tiempo a la prensa y creo que ya está en manos de la fiscalía.

– El fiscal había señalado hace unos días que de esta investigación podía salir muerto… ¿Cree que acá pudo haber terceras personas involucradas?

– Todas las hipótesis están abiertas, absolutamente todas. Lo que puedo decirle es que la diputada Patricia Bullrich también había escuchado de parte del fiscal Nisman que estaba amenazado, y ella lo expresó públicamente, que cuando él había recibido las amenazas se las comunicó a algunos legisladores.

– Usted conocía al fiscal. ¿Le calza la tesis del suicidio con su perfil?

– Del perfil que yo conocí de él, no se me ocurre pensar que podría haberse suicidado. De todas maneras no puedo afirmar nada, pero sus características psicológicas me inducen a pensar que no era un hombre con características suicidas.

– ¿Qué opinión le merece la carta publicada en Facebook por la Presidenta Cristina Fernández donde adhiere de forma velada a la tesis del suicidio?

– Esa es la hipótesis que maneja y que sugiere el gobierno. La carta de la Presidenta es una carta de muchas carillas donde gran parte de ella es autoreferencial, donde comenta las circunstancias de su vida respecto de cómo se enteró del atentado a la AMIA, de cuál fue su gestión pública y hace algunas sugerencias relativas a que esto perfectamente podría ser un suicidio. Ella puede conjeturar como todos los argentinos o como todo el mundo, pero todavía no está determinado judicialmente con exactitud cuáles fueron las circunstancias de la muerte del fiscal.

– Pero en ese sentido, ¿es responsable que la máxima autoridad del país hable de suicidio tan pronto, cuando la investigación aún no determina las causas?

– A mí me parece que la máxima autoridad del país tiene que tener un poco de prudencia en la insinuación de las hipótesis, porque hay que dar justamente lugar a la justicia, más aún cuando uno ocupa un lugar tan relevante en la vida de los argentinos.

– Cristina Fernández también dice que su gobierno es el que más ha hecho por el esclarecimiento del caso de la AMIA. ¿A su juicio es así? ¿Qué opinión le merece el memorándum de entendimiento entre Argentina e Irán?

– Yo no estoy para nada de acuerdo. Creo que hubo algunos momentos del gobierno donde hubo esfuerzos muy importantes y valiosos para llevar adelante toda la investigación, pero en los gobiernos que precedieron ocurrió lo mismo.

– ¿Qué señal debiera dar el gobierno para seguir el caso de la AMIA?

– Nosotros creemos que la investigación que se hizo en la Argentina es legítima, es válida y yo estoy en desacuerdo con aquellos que dicen que no hay nada. Yo creo que está prácticamente todo y faltan muy pocos detalles para conocer la verdad absoluta. Sabemos la causa, quienes fueron los que organizaron el atentado, los que lo ejecutaron y los que lo financiaron, que era el gobierno de Irán. Contó con colaboración local, pero el fuerte es apuntar al terrorismo internacional (…). La vía judicial es el cauce más adecuado para la investigación, sabemos quiénes son los responsables, pero creo que es muy difícil que se los traiga a comparecer ante la justicia Argentina.

– ¿Usted comparte la tesis de Nisman de que la Presidenta podría estar involucrada en el encubrimiento de los iraníes?

– Yo no puedo ser tan imprudente de compartir esa tesis porque no tengo los elementos. Lo que sí, hay grandes interrogantes acerca de porqué se realizó el pacto con Irán, cosa de la que aún no tenemos respuestas.

– ¿Qué le parece la reacción que ha habido en Argentina tras la muerte de Nisman? Acá se ha visto por televisión a miles de personas reunidas en la Plaza de Mayo. ¿Cuál es el ambiente que se respira allá?

– Es un tema que se habla en los grandes círculos jurídicos y en los pequeños comercios de venta de golosinas. Toda la sociedad argentina está conmocionada por este acontecimiento, y la comunidad judía está haciendo lo que debe hacer: solicitar que se investigue todo y que se haga justicia.

– ¿Cómo se calma esta conmoción del pueblo argentino?

– Acá el gobierno tiene que hacer un esfuerzo muy grande para que esto se investigue muy rápidamente y ojalá que esta acusación de Nisman no sea cierta.