"Espero ser voz de los niños y especialmente de los adolescentes, por ejemplo aportar en el tema de la adopción o tuición a edad mayor", afirma la directora de la fundación Padre Semería Gioconda García, quien expuso este lunes en La Moneda. Además, dice que "la prioridad en Chile para prevenir y cortar la delincuencia son los niños, porque son el futuro de Chile".
Publicado el 02.04.2018
Comparte:

“Queremos hacer un trabajo donde todos puedan aportar”, dijo el Presidente Sebastián Piñera a la salida de la reunión de presentación de la Comisión de la Infancia este lunes en La Moneda, que fue presidida por los ministros Alfredo Moreno y Hernán Larraín.

Esta fue la primera de las comisiones para avanzar en los cinco grandes acuerdos nacionales convocados por el Mandatario en su discurso inaugural, y estuvo integrada por parlamentarios oficialistas, representantes de la oposición y por distintos expertos en el área de organizaciones civiles, quienes tendrán un plazo de 60 días para establecer propuestas y abordar el tema de la infancia.

Entre las personas que expusieron en la reunión y que formarán el futuro “equipo de trabajo” está Gioconda García Robseco, quien estuvo 12 años de su infancia viviendo en centros colaboradores del Sename, y quien ha trabajado 28 años como voluntaria en la Fundación Padre Semería, de la que es directora.

“Yo fui bien espontánea en mi declaración, dije que quería que se incorporaran nuevamente los voluntariados que había en los hogares de menores para ir a dar amor, porque eso es lo que está faltando”, dice ella en conversación con “El Líbero”. De hecho, fuentes integrantes de la comisión afirmaron a El Líbero que uno de los puntos mas emotivos de la reunión fue cuando Gioconda se refirió al tema de los niños, basada en su propia experiencia de cómo vivió en un organismo colaborador del Sename.

Si bien la directora de la fundación Padre Semería dice que en la reunión en cuestión no se habló mucho del tema de los adolescentes, ella cree que será de mucha ayuda, y espera aportar con nuevas ideas más adelante, así como “ser voz de los niños y especialmente de los adolescentes, por ejemplo para aportar en el tema de la adopción de niños mayores, o una especie de tuición asesorada para que los niños no se separen 100% de sus familias. También aportar para que hayan lugares especializados para niños con problemas psicológicos o psiquiátricos, y lugares especializados en delincuencia, pero con formación”, afirma ella.

Además, dice que la reunión fue positiva, porque cada miembro que la conforma expuso sus pensamientos y preocupaciones. “Creo que esto no es un tema do gobierno, lo que quiere hacer el Presidente, que me parece bastante bueno, es unir todos los partidos políticos y todos los pensamientos, incluso a mí, que no tengo las palabras ni todos los estudios que tienen estas personas, pero yo hablo desde los niños, desde mi experiencia, en la práctica. Espero no frustrarme y ver resultados positivos, porque hago esto por los niños de Chile, y la prioridad fundamental para prevenir y cortar la delincuencia son los niños, porque son el futuro del país”.

 

Así, en conversación con “El Líbero”, y a base de su propia experiencia, aborda las problemáticas del Sename y los centros que colaboran con éste; dice cuáles son su expectativas con respecto a la comisión y aborda la polémica de los miembros de la oposición que rechazaron la invitación.

-¿Qué la llevó a aceptar la invitación del Presidente?

Lo hago por los niños de Chile, es un tema que me sensibiliza, porque yo estuve 12 años en hogares de menores y estuve en buenos hogares, como la Protectora de la Infancia, Aldea María Reina, etc. Además me sensibiliza porque hice un curso en “Caritas Chile” para atención de los niños de hogares de menores, y en ese tiempo iba al centro de observación y diagnóstico, que después pasó a llamarse “Cread” y ahora se llama “Sename”, y ahí me impactó ver tantos niños encerrados que estaban en un proceso de transición, pero que a veces duraba bastante tiempo, donde llegaban niños menos de 14 años, a veces ya con delincuencia. Y ahí no había formación. Lo que me sensibilizó también fue el fundador del hogar Padre Semeria, él me dijo cuando yo tenía 12 años que quería hacer una fundación, y me dijo que en Chile no se estaban preocupando de los niños ni de los jóvenes y sobre todo de los adolescentes en riesgo, y me dijo que cuando yo fuera adulta si no se hacía algo iba a aumentar la delincuencia producto de lo que estaba pasando ya en esos momentos. Sus palabras repercutieron mucho en mí…

Y tengo harta esperanza, aunque primero me dio susto que viniera el Presidente, porque espero que de aquí en adelante esto no sea algo político, espero que se trabaje por el bien de los niños mas allá del gobierno de turno. El Presidente de la República tiene las mejores intenciones y creo mucho en el ministro Moreno, y sé que buscan el bien de los niños, pero me da susto que venga otro tipo de gobierno y echen a perder lo bueno que hay. Así que me dio susto pero luego acepté, porque nunca había visto que viniera un Presidente a una fundación, que se preocupara tan de cerca de los niños y de lo que está pasando. La verdad es que era necesario que se hiciera, porque hay muchos problemas, hay desorden, y ha habido experimentos de gente, a veces sin experiencia, con los niños en riesgo social o vulnerados.

-¿Cuáles son sus expectativas del trabajo de la Comisión de Infancia?

Espero que se mejoren las cosas. Creo que antes las cosas estaban bien, no había tanta delincuencia, se destinaban bastantes recursos a los centros de apoyo a los niños, como a la Protectora de la Infancia, Aldea María Reina, Laurita Vicuña, Fundación Mi Casa… etc. Entonces, primero espero que en algunos aspectos las fundaciones colaboradoras del Sename recuperen lo que ya tenían y, que en otros aspectos se modifiquen. Tenemos niños con problemas psiquiátricos, con problemas de conducta, ahora nos han llegado con problemas de drogas, cuando nunca habíamos tenido ese tipo de problemas. Ellos deberían estar en una institución más capacitada, con más psiquiatras y con formación valórica, porque en todos estos recintos, como el centro de Pudahuel y San Joaquín, les daban casa, techo, comida pero no les daban formación valórica, entonces no hay un cambio en sus mentes. Además, debería fortalecerse también el tema de la adopción, cambiar los tiempos, pero examinar bien a las familias. Tengo tanto en mi corazón, tanto que decir. Le doy gracias a Dios, porque realmente siento un verdadero interés por ayudar a los niños. Yo le creo a este gobierno.

-¿Qué les diría a los miembros de la oposición que decidieron no aceptar la invitación de ser parte de Comisión de la Infancia?

Les diría que no anden buscando las cinco patas al gato para tratar de derribar el propósito que tiene el Presidente o el ministro Alfredo Moreno de buscar el bien de los niños. Que se fijen más bien en los niños de Chile, que son el futuro de Chile. Todo lo que ha pasado, los problemas y rencores políticos han repercutido sobre los niños, porque se han descuidado y yo quiero que no se mezclen las cosas y que se preocupen realmente de estos niños abandonados que son parte del país. El Estado debería ser como una madre para los niños, madre y padre, y de repente se llenan la boca hablando pero no tienen idea lo que pasa adentro de la institución.

-¿Por dónde cree que pasa la solución al problema del Sename?

Lamentablemente no todos los que están ahí presentes creen en Dios. La primera solución es pedirle a Dios. En segundo lugar creo que tienen que poner a gente con más experiencia en los centros, hay gente que tiene buenos currículums, pero que no se han formado en temas de niños, de adolescencia. No han tenido esa formación. También deberían aumentar los voluntariados, pero con gente que tenga experiencia. Fomentar la adopción, incluso en niños más grandes, porque hay niños de mi hogar que me piden que les busque a alguien que los adopte. También mejorar y privatizar instituciones que colaboran y protegen a los niños de Chile.

– ¿Considera que la privatización de algunos centros podría ser una solución?

Las Fundaciones privadas de acogida a la infancia funcionan bastante mejor que las estatales, porque son fundaciones que pueden dar mucho ejemplo y guiar las políticas a seguir. Privatizar el Sename podría ser y apoyar mucho más a estas instituciones. Fondos, ayuda en todo sentido. Si el Estado ha fracasado, hay que mirar a quienes lo han hecho bien y apoyarlos, porque buscan ayudar desinteresadamente a la infancia desprotegida, con amor, generosidad ,con vocación de servicio… Los niños necesitan familia. Si la propia les defraudó y no pudo protegerlos se necesita crear lugares donde el amor, el respeto y la esperanza sean prioridad. Donde puedan ir a crecer seguros, resguardados…. Tratarlos como niños, adolescentes y jóvenes con dignidad de Hijos. Ellos no sobran, son un desafío para la sociedad.

También se necesita apoyar más a las familias para que puedan criar a sus hijos. Un matrimonio con hijos debe tener más puntos y más ayuda.Buscar volver a la estabilidad …familia es la base de la sociedad.