Fabio Vio, embajador durante seis años en Lima (2008-2016), estima que cualquiera de los dos candidatos buscarán mejorar las relaciones y la integración económica, y aventura un incierto resultado en segunda vuelta.
Publicado el 12.04.2016
Comparte:

Las elecciones presidenciales de este domingo en Perú volvieron a poner en primer lugar a Keiko Fujimori (39,55%), -la hija mayor del ex presidente Alberto Fujimori- y  Pedro Pablo Kuczynski (22,11%), ex ministro de Estado, quien fue tercero en las pasadas elecciones de 2011, quedó segundo.

Los dos candidatos de centro-derecha comienzan ahora una férrea pelea por conseguir los votos del electorado de centro e izquierda que quedó sin representante, de cara a la segunda vuelta que se realizará en junio.

Para analizar el escenario peruano y las implicancias en las relaciones con nuestro país, “El Líbero” conversa con Fabio Vio, embajador en Perú entre 2008 y 2014, y  quienes conoce muy bien a ambos candidatos, con los que se ha reunido más de una vez en su residencia diplomática en Lima.

-¿Cuál es su mirada de la primera vuelta en que pasaron Fujimori y PPK?

-Como premisa esencial, los dos candidatos son dos personas respetables. Evidentemente van a llevar al Perú por un modelo democrático y de desarrollo social que está muy de acuerdo con la economía social de mercado, y con lo que ha pasado en Perú en los últimos años. No habrá interrupción en ese sentido y eso es positivo para el Perú. Verónika Mendoza tenía un discurso de cambiar el modelo y eso era mirado con riesgo. El modelo que partió con Alejandro Toledo siguió con Alán García en su segundo mandato y continuó con Ollanta  Humala, que era una incógnita, ha hecho que el Perú esté creciendo y desarrollándose en términos positivos.

Ex embajador: “En general, la gente reconoce que en la época de Fujimori se venció al terrorismo y se encauzó al país en términos económicos pero está la parte de Vladimiro Montecinos y la corrupción, que la gente rechaza”

-¿Cuáles son las diferencias entre Keiko Fujimori y PPK?

-PPK es un liberal educado en EE.UU., que acaba de renunciar a la nacionalidad norteamericana, de centro-derecha, que cree firmemente en una economía social de mercado y el libre comercio. Está por una sociedad absolutamente liberal en temas económicos, muy vinculado al empresariado. Keiko tiene un ingrediente popular con una orientación de centro-derecha. La diferencia fundamental es que ella representa la continuidad de su padre, aunque trate de desvincularse, que tiene un peso muy fuerte en Perú. Es muy fuerte la oposición al fujimorismo en Perú, por eso es posible que algunos sectores de izquierda voten por PPK. En general, la gente reconoce que en la época de Fujimori se venció al terrorismo y se encauzó al país en términos económicos pero está la parte de Vladimiro Montecinos y la corrupción, que la gente rechaza.

-¿Cómo serían las relaciones con Chile con cualquiera de los dos que gane?

-Los dos tienen una visión de acercamiento real hacia Chile, y coincidentes con muchas cosas que han pasado acá. Ambos tienen conocidos acá. En la elección pasada, el Presidente Piñera se entrevistó en mi residencia diplomática con todos los candidatos, incluso con Ollanta que tenía 8%. Piñera tuvo la inteligencia de entrevistarse con él, y después como Presidente se estableció una vinculación muy importante, a pesar de las profundas diferencias, que sirvió mucho después porque hubo problemas, que la gente no conoce, que se solucionaron por vía telefónica.

Ex embajador: “Gane Fujimori o PPK se ven muy buenas perspectivas para nuestro país, ya que tendrán una mirada de aproximación y de integración (…) Con ambos se va a revitalizar la relación. Se abren espacios muy positivos en la medida que el gobierno de Chile tenga la voluntad de continuar el acercamiento con Perú, que mire más hacia la Alianza del Pacífico y menos al otro sector como ha hecho hasta ahora”

-¿Cómo ve la agenda con Chile?

– Gane Fujimori o PPK se ven muy buenas perspectivas para nuestro país, ya que tendrán una mirada de aproximación y de integración. En materia de integración, con ambos candidatos la veo muy promisoria. Creo que los negocios van a continuar, hoy hay US$16 mil millones de capitales chilenos invertidos en Perú y US$10 mil millones peruanos en Chile. La inversión  chilena ha creado 80 mil puestos de trabajo directos y 30 mil indirectos, y hay un intercambio comercial de US$4 mil millones. Hay una integración muy grande. Somos los primeros proveedores de turistas al Perú, no sólo por Tacna sino por avión. Tenemos 6 millones de pasos al año entra Tacna y Arica e intereses comunes, como la Alianza del Pacífico. Con ambos se va a revitalizar la relación. Se abren espacios muy positivos en la medida que el gobierno de Chile tenga la voluntad de continuar el acercamiento con Perú, que mire más hacia la Alianza del Pacífico y menos al otro sector como ha hecho hasta ahora.

Ex embajador: “El resultado es absolutamente impredecible. La elección está abierta, a pesar de la diferencia de votos, porque no sabemos cómo se moverán los sectores”

-¿Qué pasará con el conflicto limítrofe?

-Creo que hay que conversar seriamente los problemas, como el incumplimiento de Perú de adecuar su legislación para cumplir el fallo de La Haya. Tiene un problema con la Convención del Mar, que debe adecuarla para que se utilice con tranquilidad los derechos sobre las opciones económicas exclusivas. También hay que buscar una solución en el mal llamado triángulo terrestre, que es extraordinariamente delicado. Tengo la esperanza de que el nuevo gobierno de Perú venga con un espíritu constructivo.

-¿Cómo se explica la baja votación de García y Toledo?

-Por el desgaste natural que hay en los políticos. El 6% de Alan García es la gran sorpresa de las elecciones. Nunca creí que iba a sacar tan poca votación, aunque en Perú es un fenómeno recurrente. Fujimori salió de la nada, era rector de una universidad y creó un movimiento que empezó con 3%. Humala era un nacionalista que empezó con 5% y ganó las elecciones. Pasa eso en Perú, producto quizás de la idiosincrasia peruana que es diferente a la chilena. Acá hay partidos y alianzas más consolidados. El movimiento socialista, que pertenecía a la Internacional Socialista, era el APRA y eso se deshizo totalmente, y Alan García, que no hizo mal gobierno en la segunda vez, se ubicó en la centroderecha, y eso produjo un quiebre muy fuerte. Humala, que también representaba el nacionalismo de izquierda, hizo un gobierno de centro en materia económica. Las banderas de la izquierda quedaron bastante divididas. En Perú no hay partido socialista ni comunista importante, son muy minoritarios.

-¿Quién podría ganar?

-El resultado es absolutamente impredecible. La elección está abierta, a pesar de la diferencia de votos, porque no sabemos cómo se moverán los sectores. Nadie se habría imaginado que Mario Vargas Llosa apoyaría a Humala. Mucha gente votó por Humala para no votar por el fujimorismo. La pregunta es por dónde puede crecer Keiko. Es más fácil crecer para PPK porque el anti fujimorismo es muy claro. La vez pasada entre Fujimori y Ollanta fue 48% vs 51%. No se puede asegurar nada porque el fujimorismo es muy complejo. PPK atraerá el voto de sectores vinculados al APRA y a la Democracia Cristiana.