Gonzalo Torres discrepa de la resolución de Impuestos Internos que eximió del pago de $1.400 millones al Partido Socialista por las rentabilidades financieras. "Por regla general, el que tiene utilidades debe pagar impuestos", afirma el especialista tributario.
Publicado el 16.05.2017
Comparte:

¿Debió pagar impuesto el Partido Socialista por los más de $5 mil millones que ganó con la rentabilidad de los fondos que invirtió durante más de una década?

Es la pregunta que se ha instalado luego de que la radio Biobío diera a conocer un oficio de mayo de 2005 del director del Servicio de Impuestos Internos, Juan Toro, en que se eximía al PS del pago de los tributos.

Toro había sido nombrado en el cargo por el presidente socialista Ricardo Lagos, y con su decisión impidió que el PS le cancelara al fisco $1.400 millones en impuestos.

Ayer, en una guerra de declaraciones, parlamentarios de la UDI criticaron que la exención de impuestos fue un “traje a la medida” para beneficiar al Partido Socialista, pero su presidente, Álvaro Elizalde, descartó que el beneficio tributario fuera “ilegal o ilegítimo y que se busca instalar una sospecha de ilegalidad completamente inexistente”.

El SII salió al ruedo y aclaró que la exención tributaria existe desde hace 45 años para fundaciones y corporaciones de beneficencia.

“Las rentas de capitales mobiliarios obtenidas por corporaciones y fundaciones, cualquiera sea la actividad que desarrollen, por regla general se encuentran favorecidas con la referida exención, ya que el beneficio atiende al tipo de renta (mobiliaria) y no a la actividad principal que realiza una determinada fundación o corporación”, aseguró el director de Impuestos Internos, Fernando Barraza.

Sin embargo, ello se diferencia de lo que resolvió el director del SII, Alejandro Burr, quien en el  oficio N° 840, del 25 de abril de 2013, estableció que las corporaciones no son empresas, pero están obligadas a tributar.

Esta polémica jurídica es analizada para “El Líbero” por Gonzalo Torres, subdirector jurídico del Servicio de Impuestos Internos.

– ¿Cuál es su opinión sobre este oficio del SII que eximió del pago de impuestos al PS?

– Creo que el SII debió haber pedido más antecedentes antes de resolver. No hay ninguna normativa que eximiera del pago de impuesto a los partidos. Por lo tanto, mirado al día de hoy no es compatible con el actual ordenamiento jurídico porque se modificó la ley de partidos políticos. Ese oficio ya no tiene validez desde el 15 de abril de 2016.

– En la decisión que tomó el director, ¿pudo haber tenido elementos de arbitrariedad en el sentido de que pudo resolver una cosa u otra?

– Fue una interpretación, porque hay argumentos para los dos lados, porque los partidos políticos no eran empresas, sin perjuicio que no se conocieron los antecedentes de qué volumen o cantidad de dinero estaba involucrada. A lo mejor se debió pedir mayores antecedentes antes de resolver.

– ¿El oficio pudo haber sido un traje de la medida del PS?

– Espero que no haya sido un traje a la medida, pero al parecer, a la luz de los antecedentes que se han destapado, parece que esa afirmación es cierta.

– El director jurídico fue nombrado por un presidente socialista. ¿Había conflicto de interés para resolver?

– Podría haber existido algún eventual conflicto de interés.

– ¿Quiénes están exentos del pago de impuesto de primera categoría?

– Las personas jurídicas de derecho público por regla general no pagan impuestos, porque no tienen una estructura de una empresa y no las fiscaliza el SII. Ahora, si se pone a hacer actos de comercio y tiene utilidades millonarias, que ni siquiera tienen las empresas, es diferente. Por regla general, el que tiene utilidades debe pagar impuestos.

– ¿Hubo elusión o evasión?

– Es difícil determinar. Algunos dirán que había un oficio y que cumplió la ley, pero con la ley nueva de partidos políticos evidentemente habría evasión tributaria.

– En 2002, el director Juan Toro hizo polémica al decir que los sobresueldos que recibieron ministros y subsecretarios no eran tributables.

– Creo que eso fue un error que le ha pesado el SII. No fue una acertada interpretación. Quienes recibieron los sobresueldos debieron haber rectificado y pagar los impuestos como todos los chilenos, porque era parte de su renta. El único que los pagó fue el ex ministro Jorge Burgos. Lamentablemente hubo una interpretación muy poco afortunada, que no comparto.

– ¿Comparte la interpretación que ahora hizo el SII respecto del PS?

– Por supuesto que no. Creo que le faltaron antecedentes para resolver esa materia, ya que el Partido Socialista actuó más como una empresa que como una entidad de derecho público. Son opiniones que pueden ser muy discutidas, pero a la luz de los antecedentes que salen, la interpretación que hizo el director no está conforme a derecho.

– ¿El PS debe restituir el dinero?

– El Servel debe entregar los antecedentes al SII, porque no es quien fiscaliza a los partidos sino el Servel. Si ve que hay incumplimiento en la normativa debe remitirlo al organismo competente.