El año pasado en el Gran Santiago se perdieron 130 mil puestos de trabajo, y los desocupados demoran más en encontrar trabajo.
Publicado el 27.01.2015
Comparte:

Una alarmante caída en los salarios reales sufrieron los trabajadores de menores recursos del país durante 2014, (-5,2%), en comparación con el crecimiento del 34,7% que tuvieron entre 2010 y 2013.

Esta es una de las conclusiones del estudio Clapes-UC al que tuvo acceso en exclusiva “El Líbero”, y que usó información de la Encuesta de Ocupación y Desocupación de la Universidad de Chile, que arrojó un aumento del desempleo de 5,9% a 6,5% entre septiembre y diciembre pasado.

La caída en los ingresos del percentil 10, que son los trabajadores que ganan $180 mil al mes, es la primera caída que se registra tras tres años de crecimiento, 15,5% en 2011, 2% en 2012 y 17,2% en 2013, con una expansión acumulada de un 34,7% entre noviembre de 2009 y noviembre de 2013, según explica el economista Juan Bravo, autor del estudio.

En el mismo período, en cambio, los ingresos del percentil 90, que son los empleados que ganan sobre $1,2 millones, subieron sólo 12,3% entre noviembre de 2009 y noviembre de 2013.

El año pasado, en cambio, los ingresos de los trabajadores mejor remunerados se dispararon en 13,8%, mientras los de menores ingresos cayeron -5,2%, lo que es calificado por Bravo como una “gran preocupación, porque significa un retroceso en  materia de desigualdad”.

130  mil puestos de trabajo perdidos en el Gran Santiago  

Juan Bravo economista Clapes-UCOtra de las conclusiones del estudio académico es que durante el año pasado se perdieron 130 mil puestos de trabajo de empleados (empleos técnicos, administrativos y profesionales), ítem que se desplomó 8,9% durante el año pasado, según datos de la propia encuesta de la Universidad de Chile.

“Estas negativas cifras van en línea con la desaceleración económica que afecta al país, y muestran un deterioro importante tanto en el empleo como en su precarización”, sostiene el economista Bravo.

Adicionalmente, también preocupa el “fuerte cambio hacia una mayor proporción de empleos a cuenta propia, grupo en donde hay una mayor incidencia de personas sin protección social y cuyos ingresos suelen ser menores que los de otras categorías”, señala el estudio de Clapes-UC.

Desempleados demoran más en encontrar trabajo

El año pasado, además, creció en 56% la tasa de cesantía de quienes llevan un año o más buscando una fuente laboral, pasando de, 2,5% al 3,9% de la fuerza laboral. También creció en 22,4% quienes están sin trabajo entre seis meses y un año, grupo que representa casi el 15% de los cesantes.

Bravo advierte que a los desocupados se les está haciendo más difícil salir de esa dramática situación, por lo que algunos terminan saliendo de la fuerza laboral por desaliento, lo que es “sumamente grave”.

Otro de los cambios en el mercado laboral dice relación con el aumento de las jornadas parciales y de las jornadas más extensas, pero con una caída de la jornada completa normal de entre 35 a 48 horas, que tienen quienes están contratados formalmente.