Las cifras rojas que estima LyD se explican por la caída en el crecimiento económico, el consumo y la inversión privada, el precio del cobre y la recaudación fiscal.
Publicado el 20.04.2015
Comparte:

El expansivo y sostenido aumento del gasto fiscal del gobierno de la Presidenta Bachelet durante el año pasado, este año y el proyectado para 2016 -muy por encima de los ingresos que se obtendrán-, encendió una luz de alerta en el Instituto Libertad y Desarrollo (LyD) sobre el deterioro de las finanzas públicas.

Según un estudio de la economista investigadora Cecilia Cifuentes, entre 2014 y  2016 el déficit fiscal bordeará los US$20 mil millones, monto que representa el 7,5% del PIB del país, una cifra inédita en los últimos 30 años.

Cecilia Cifuentes, LyDLa caída en los activos netos del fisco se explica por los US$4 mil 230 millones de déficit registrado el año pasado, los US$8 mil 62 millones estimados para este este año y otros US$6 mil 721 millones en 2016, totalizando US$19 mil 113 millones.

Ese monto equivale, por ejemplo, al presupuesto de seis años del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, o a construir 670 mil viviendas sociales o 50 modernos hospitales como el de Maipú o La Florida, con 400 camas y tecnología de punta.

El cóctel que explican las cifras rojas

La cifra es, incluso, superior al 2009, año de la crisis subprime en que el déficit del fisco ascendió a US$7.500 millones. Según LyD, su explicación se debe a un cóctel de factores como un crecimiento del gasto fiscal muy por encima de la expansión de los ingresos, la caída en el precio del cobre, el bajo crecimiento económico, del consumo y la inversión, lo que lleva a menor recaudación fiscal, porque por cada punto menos de crecimiento el fisco deja de recaudar US$600 millones aproximadamente.

Ello, pese a que el Gobierno hizo el año pasado una reforma tributaria para recaudar US$8 mil millones anuales desde 2017, cifra que estaría muy lejos de obtenerse, según diversos analistas, ya que se debe restar el efecto del menor crecimiento estimado.

“En un contexto en que el gobierno está implementando una política fiscal muy expansiva, se produciría entre 2014 y 2016 un deterioro bastante significativo de la solvencia fiscal. En ese trienio se acumularía un déficit fiscal cercano a US$ 20.000 millones, a pesar de los mayores ingresos de la reforma tributaria. La cifra supera con creces la estimación que el gobierno hizo durante la discusión presupuestaria, equivalente a US$ 13.000 millones de déficit acumulado”, sostiene Cecilia Cifuentes.

La fallida estimación de Hacienda

Ministro de Hacienda se reune con directora general del FMIEl  ministro de Hacienda, Alberto Arenas, redactó un proyecto de ley del presupuesto público para este año, aprobado por el Congreso, en que estimaba un crecimiento de la economía del 3,6%, del gasto privado y la inversión 3,9%, un precio de la libra de cobre a US$ 3.15 y una inflación de 3%.

Sin embargo, pasados tres meses y medio de este año, LyD proyecta que esas cifras del Gobierno son optimistas y que no se cumplirán. En cambio, estima que el PIB sólo subirá 2,8% -lo que está en línea con el 2,7% anunciado esta semana por el Fondo Monetario Internacional-, el consumo privado y la inversión crecerán un magro 2,5%, y el precio del cobre promediará US$2,65. La inflación, en tanto, será la que más crecerá con 3,4%, por encima del 3% proyectado también por el Gobierno.

El déficit fiscal llegaría a -7,5% del PIB entre 2014 y 2016

El estudio agrega que aunque en el primer gobierno de Bachelet también hubo una política fiscal muy expansiva -con un gasto promedio del 10% y un crecimiento del 3,3%-, en los tres primeros años se acumularon activos externos producto de la bonanza del precio del cobre.

Sin embargo,  en esta oportunidad los déficits se traducirían en un aumento de la deuda del país, que ha sido uno de los grandes activos y ventajas competitivas del país.

El déficit fiscal de 2009 fue de -4.4% del PIB, pero que luego el gobierno del Presidente Piñera redujo a -0.6% en 2013, para subir nuevamente a -1,6% el año pasado. Las estimaciones para este año, según LyD, serán de -3,3% y para el próximo año de -2,6%. Al sumar los tres años 2014-2016, el déficit fiscal acumulado sería de -7,5%.

“Es efectivo que el reducido endeudamiento actual permite al gobierno financiar el déficit sin grandes problemas, sin embargo, la tendencia es insostenible. Dado que no se está acompañando esta expansión fiscal con políticas que permitan elevar la productividad y el crecimiento de tendencia (lo cierto es que ambas variables se han deteriorado), surgen serias dudas sobre el real compromiso del gobierno con la responsabilidad fiscal, activo que debería mantenerse dentro de las prioridades”, concluye la economista Cecilia Cifuentes.

La caída en las estimaciones del FMI y la preocupación por impacto de las reformas

Estimaciones del FMI para ChileLas estimaciones del crecimiento de Chile para 2015-2019 del FMI han sufrido una importante caída de más de 1 punto en apenas un año. Si en abril de 2014 proyectaba un crecimiento en torno al 4,5%, este mes la redujo a un crecimiento de apenas 3,6%, muy por debajo de la tasa potencial de crecimiento del país.

En enero, Alejandro Werner, director del Hemisferio Occidental del FMI advirtió que la “incertidumbre en torno al impacto de las reformas de política parece estar afectando la inversión”.

La misma preocupación planteó nuevamente esta semana el informe “perspectiva de la economía mundial”, al afirmar que “en Chile, la incertidumbre en torno al impacto de las reformas de política parece estar trabando la inversión, aunque hay señales de que el crecimiento ha empezado repuntar”.

FOTO: RAÚL ZAMORA/AGENCIA UNO