Si bien fueron 26 personas las que emitieron boletas a la empresa del operador político Giorgio Martelli (investigada por eventual financiamiento irregular de la precampaña presidencial de Bachelet), hoy sólo ocho trabajan en la administración de Bachelet. Destacan la amiga de la Mandataria que se desempeña como Secretaria Ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia, y su prima Alicia Galdames Jeria, quien es asesora en la Direcon.
Publicado el 07.02.2017
Comparte:

En abril de 2015 se destapó que la empresa Asesorías y Negocios Spa (AyN), del ex recaudador para las campañas presidenciales de la Nueva Mayoría Giorgio Martelli, había facturado a SQM por millonarios contratos -y también a otras firmas, vinculadas al grupo Angelini-, durante el período de la precampaña de la Presidenta Michelle Bachelet. Con esos recursos, pagó a su vez a través de boletas a un grupo de personas que trabajaron en el comando de la hoy Mandataria y luego pasaron a ocupar relevantes cargos en su gobierno. Sin embargo, con el correr de los meses, las principales figuras de la “lista de Martelli” cayeron en desgracia y debieron dejar sus cargos. Es lo que algunos conocen como la “maldición de AyN”.

En todo caso, también hay sobrevivientes de esa nómina.

La empresa pagó a 26 personas entre 2012 y 2013 a través de 194 boletas de honorarios un total bruto de $327.219.654. Muchos de los que trabajaban dejaron sus cargos, como el ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo (emitió cuatro boletas de $4.000.000 en 2012), y algunos de los hombres de su círculo de hierro como Harold Correa (seis pagos de $15.555.556), Robinson Pérez (recibió un total de $26.133.330), Héctor Cucumides (emitió 15 boletas por un monto bruto de $20.166.666) y Flavio Candia (emitió boletas por un total de $24.833.335). También destaca el ex Director del Servicio de Impuestos Internos, Michel Jorrat, quien emitió 14 boletas recibiendo un total de $15.555.554 entre 2012 y 2013. Pero esta ola de renuncias y despidos, no alcanzó para todos.

De todas las personas que emitieron boletas, aún hay ocho que siguen trabajando en el gobierno. Entre ellos destacan, en la Subsecretaría General de Gobierno, Claudio Santis Acosta (8 boletas por $5.833.335); en Presidencia, Sergio Torres Sepúlveda (9 boletas por $13.800.000); María Consuelo Mac-Lean Herrera (2 boletas por $2.611.111) y Ernesto Denio Merino Paredes (5 boletas por $10.000.000); en la Dirección de Presupuestos se desempeña Jorge Cristián Rodriguez (19 boletas por un total de $21.111.109); y en el ministerio de Hacienda, Enrique Paris Horvitz (10 boletas por $12.222.221).

Pero además, destacan la amiga de la Presidenta Estela Ortiz (20 boletas por $32.177.776), que se desempeña como Secretaria Ejecutiva del Consejo Nacional de la Infancia, y su prima, Alicia Galdames Jeria (2 boletas de $2.666.666), que trabaja como asesora de gabinete de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon).

¿Quiénes son Ortiz y Galdames?

Estela Ortiz forma parte del grupo íntimo de amigas de la Presidenta Bachelet, de hecho –junto a otras amigas- comparten un terreno en Caburga desde principios de los 90, donde cada una tiene una casa de veraneo. Ortiz es educadora de párvulos y profesora básica de la Universidad de Chile, y en el primer gobierno de Bachelet se desempeñó como Vicepresidenta de la JUNJI. Estela Ortiz es viuda de José Manuel Parada, miembro de la Vicaría de la Solidaridad asesinado en marzo de 1985 como parte del denominado “Caso Degollados”, y madre de Javiera Parada –actriz y militante de Revolución Democrática- que se desempeñó como agregada cultural de Chile en Estados Unidos.

En tanto, la periodista Alicia Galdames Jeria es prima de la Mandataria. En su primer gobierno fue designada como agregada de prensa en la embajada de Chile en Uruguay, luego, mientras Bachelet estaba en Nueva York, Galdames estaba ligada a la Fundación Dialoga y era la encargada de enviarle informes de prensa y contingencia política a la en ese entonces directora de la ONU Mujer, según consiga La Tercera. Durante los primeros meses de la administración de Bachelet fue jefa de prensa de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon), luego asumió como agregada de prensa en la embajada de Chile en Perú, donde estuvo desde enero a junio de 2016, para luego retornar a la Direcon como asesora de gabinete, cargo que ocupa actualmente.