Abogada tributaria de la PUC espera que el proceso de consultas a expertos, gremios y auditoras que se inicia en los próximos días sirva para realizar modificaciones al nuevo sistema impositivo.
Publicado el 27.07.2015
Comparte:

Loreto Pelegrí Haro, abogada de la Universidad Católica y MBA, socia del departamento de asesoría legal y tributaria de PwC, es una experta tributaria con 16 años de experiencia en Chile y el extranjero, y ha seguido de cerca la reforma tributaria desde su génesis en 2013, su discusión en el Congreso en 2014 y su actual implementación.

Pelegrí ha estudiado las 40 circulares y más de 900 páginas que ha emitido el Servicio de Impuestos Internos (SII) para “aterrizar” dichos cambios legales, que modifican el sistema impositivo aplicado en el país durante las últimas cuatro décadas.

Pero por las complejidades que podrían presentar la ley, que entra en vigencia completamente en 2017, el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, anunció la conformación de un comité de expertos que propondrán los ajustes que requiere.

Según varios especialistas, se debe hacer una reforma a la reforma, dado que como está generará innumerables problemas a los contribuyentes naturales y jurídicos.

En este contexto, Loreto Pelegrí conversa con “El Líbero” sobre la reforma tributaria, los cambios que debería tener y el impacto que generaría.

– ¿En qué momento está la discusión por los ajustes a la reforma tributaria?

– Este viernes salió en los medios que el Ministerio de Hacienda va a invitar a los gremios, especialistas y auditoras para un encuentro a fines de este mes para hablar respecto de posibles ajustes a la reforma tributaria. Él pidió que los expertos estudiemos las circulares para ver qué nos parecen y demos nuestra opinión.

– ¿Qué sensación le dejó haber revisado las 40 circulares y 920 páginas?

– Hay circulares que aclaran cosas y otras que les falta todavía por interpretar. De las siete circulares que salieron este viernes hay mucha interpretación que puede ir, incluso, más allá de la ley. Ahora, yo valoro y reconozco el trabajo que ha hecho el SII porque no es fácil, y ha aclarado ciertas dudas. Por ejemplo, existía la duda que como se cambian los sistemas de tributación, se iba a perder una parte del crédito del FUT al tratarse como un dividendo de una sociedad acogida al sistema parcialmente integrado.  Se aclara que se mantiene y se puede usar el crédito en un 100%, no obstante que como el contribuyente tiene que agregar dividendos con el crédito correspondiente de años anteriores y se estará en otra tasa, habrá que pagar la diferencia.

– ¿Qué es lo que hace compleja la reforma tributaria?

– La reforma es compleja porque se está cambiando todo el esquema tributario conocido hasta la fecha e introduciendo dos sistemas nuevos, conviviendo con sistemas antiguos, muchos registros nuevos más los registros antiguos, y a eso se suma que al haber dos sistemas generales habrá que integrarlos y eso es lo hace aún más complejo. Además, hay accionistas extranjeros que residen en países con los cuales Chile tiene un acuerdo de doble tributación, que tendrán 100% del derecho a crédito, mientras que puede haber otros accionistas que tengan domicilio en un país sin convenio y tendrán derecho sólo a una parte del crédito.  El crédito cuando viene de sistemas parcialmente integrados, si lo recibe una sociedad con renta atribuida se recorta el crédito al 65%, pero no sé cómo se le podrá restituir al accionista extranjero que tiene derecho al 100% del crédito cuando hay una cadena de sociedades donde es difícil llevar el control del beneficiario final de las rentas.

– ¿Qué otras dificultades observa en la reforma?

– La norma antielusión, que se creía que con la norma transitoria iba a estar perfectamente alineada a que no se iban a aplicar a actos celebrados u ocurridos antes del 29 de septiembre de este año,  las circulares del SII señalan que si hay efectos tributarios que van más allá del 29 la norma antielusión, podría aplicarse. Hay un tema de incertidumbre.

– ¿Qué cambios se deberían hacer?

– Elegiría un sistema totalmente integrado, y un solo sistema, no dos, o un sistema que fuese totalmente desintegrado, porque la combinación de sistemas, sobre todo en una misma cadena, se complejiza demasiado, independiente de que existas muchas circulares. La circulares pueden aclarar ciertos aspectos y vacíos pero eso no significa que el sistema vaya a simplificarse. Cualquier simplificación debe arreglarse por ley.

– Cuál es el impacto para las empresas?

-Creo que al ser el sistema muy complejo, y tener que llevar muchos registros y presentar muchas declaraciones juradas, la carga administrativa será demasiada. Las grandes empresas contarán con asesores pero se dificultará para las medianas y pequeñas empresas.

-¿Cuál es el beneficio de esta reforma para el país?

– Obviamente que una mayor recaudación, pero se pudo haber logrado de otra manera más simple. Las reformas no debieran afectar el crecimiento económico. Creo que ningún país está preparado para enfrentar tantas reformas en tan poco tiempo.

-¿Se recaudará más con el nuevo sistema tributario?

-Creo que va a subir la recaudación pero no sé si tanto como el Gobierno esperaba, porque se está afectando el crecimiento. La tendencia mundial es simplificar los sistemas tributarios y aquí vamos al revés. En general, los países han estado bajando las tasas a las empresas, como Perú, que lo hizo para poder incentivar la inversión.

– ¿Reducirá la evasión tributaria?

– Se supone que sí.  La evasión se va a disminuir pero  podríamos correr el riesgo de judicializar mucho más los procesos con el Servicio de Impuestos Internos, así como también de poner en peligro la capacidad que tiene todo contribuyente de ejercer el derecho de economía de opción.

– ¿Los cambios se pueden hacer con circulares o se requiere un proyecto de ley?

– Un cambio legal podría ser que no se puedan combinar sistemas, que haya un solo sistema o totalmente desintegrado o integrado y para eso claramente se requiere una ley.

– ¿El sistema tributario que crea la reforma es mejor que el que había antes?

– No, es mucho más complicado. Si antes cuando explicábamos nuestro sistema a inversionistas de otros países era complicado, porque teníamos integración y el registro de fondo de utilidades tributaria, ahora no sé cómo vamos a explicar dos sistemas, su integración y tantos registros.

– El ministro de Hacienda descartó dejar un solo sistema.

– Es un tema que a lo mejor es más político que técnico.

– ¿Qué cree que saldrá de las mesas de diálogo?

– No sé. Ojalá pudiese mejorarse en algo y salga una ley aclaratoria, pero no le encuentro mucho sentido que si hay ánimo de simplificar o mejorar legislativamente el sistema haber publicado las circulares ahora.

– ¿Hay consenso técnico respecto de los cambios que hay que hacer?

– Los expertos en materias tributarias estamos conscientes de los problemas que acarreará la reforma, que es complejo, que los contribuyentes tendrán mayores costos.

– ¿La reforma está lista para partir en 2017 o debería aplazarse?

– Creo que se podría aumentar la tasa ahora y postergar la reforma un par de años para modificar o consensuar mejor un sistema que no sea tan complejo.

– ¿Cuál es su opinión sobre la forma en que se hizo la reforma, que Michel Jorrat se atribuye el 75% de su elaboración mientras boleteaba para AyN, la empresa de Giorgio Martelli?

– Para muchos temas el Gobierno crea comisiones, por ejemplo de productividad, pensiones, probidad, y para la reforma tributaria, que es compleja y afectará al país durante muchos años, se hizo entre cuatro paredes, y hubo que parcharla en el camino para que no saliera algo peor. Esto debió haber sido una reforma consensuada por todos los partidos, todos los sectores, amplia, que contara con la opinión de los expertos, mesas de trabajo, etc.