El actual presidente radical, que espera ser reelecto en los comicios de su partido que se realizarán en un mes más, se muestra dispuesto a una segunda vuelta en las elecciones municipales, una de las principales condiciones que la DC le ha puesto al bloque.
Publicado el 03.07.2018
Comparte:

Hasta Londres 57 llegará hoy el presidente del PR, Ernesto Velasco, tal como todos lo días. Pero esta vez tendrá una misión distinta, puesto que inscribirá su lista para la reelección en la directiva. Y queda exactamente un mes para los comicios partidarios del 29 de julio.

Un rol de “bisagra” se ha dicho que podría cumplir el Partido Radical entre la Democracia Cristiana y el resto de los partidos de la ex Nueva Mayoría. En ese escenario, Velasco sostiene que “el radicalismo es un partido pragmático y flexible que está disponible para servir de puente”. Además, el presidente del PR, se muestra dispuesto a implementar la segunda vuelta en las elecciones municipales de 2020, una de las condiciones que ha manifestado el timonel de la DC, Fuad Chahín.

En conversación con “El Líbero”, Ernesto Velasco, aborda los principales desafíos del radicalismo y la relación entre la DC y la ex Nueva Mayoría.

-¿Qué le parecen algunas críticas respecto a que el partido debiese renovar su mesa?

Me parece fantástico que haya competencia, que haya distintas opciones y al final los que votan son los militantes. En el caso nuestro hay una consecuencia de haber estado en las duras y en las maduras en este partido, y tener logros que mostrar. En la actual directiva hemos enfrentado desafíos importante como fue un resultado municipal que fue bastante positivo para el partido, fue uno de los pocos partidos que creció en la votación de concejales, la candidatura de Alejandro Guillier que impulsamos fue una buena decisión política, en parlamentarias crecimos de seis a ocho parlamentarios.

-¿Cuál es su principal diferencia con la candidatura del ex ministro Carlos Maldonado?

-Creo que es un correligionario que tiene pleno derecho a ser candidato y serán los militantes los que tendrán que establecer sus diferencias, si es que ellos las perciben. Yo, en lo personal, lo que puedo reafirmar es mi compromiso con el partido de toda la vida. He estado siempre, en las duras y en las maduras.

“Con la DC tenemos ciertos diagnósticos comunes”

-La semana pasada, la Democracia Cristiana planteó que se debería generar un pacto entre los partidos del eje histórico. ¿Cómo se debería concretar ese acuerdo?

Hoy día la oposición tiene que poner las barbas en remojo. La elección presidencial nos demostró que la ciudadanía nos dijo que éramos una minoría. Lo que primero que tenemos que hacer es una autocrítica, tener un poquito de humildad, ver qué errores cometimos. Creo que la falta de amistad cívica, la falta unidad, la opinión pública la castiga. Tenemos que empezar a hacer un esfuerzo mayor de cierta convergencia, de un diálogo, por lo tanto, si queremos ganarle a la derecha en las próximas elecciones municipales tenemos que hacer un esfuerzo desde la DC hasta el FA de tener unidad para los cargos uninominales y que la competencia se dé en aquellos espacios de carácter colegiado como son concejales o core.

La DC es un partido muy relevante dentro de la centro izquierda y es clave para recuperar el día de mañana el gobierno”.

-Desde el PPD, Heraldo Muñoz le pidió pragmatismo a la centro izquierda para discutir los distintos tipos de alianza. ¿Cree que le está faltando pragmatismo a la DC?

-Más allá del verbo, cada partido tiene que asumir su propio esquema sobre como abordar este momento. La DC es un partido muy relevante dentro de la centro izquierda y es clave para recuperar el día de mañana el gobierno, y en la sociedad niveles de influencia mayor. Tiene que haber pragmatismo y en eso Heraldo tiene razón, pero cada partido tendrá que ver cómo, en este tablero de ajedrez, juega sus piezas y tendremos que recuperar la capacidad de dialogar.

-En la Cámara ustedes comparten bancada con la DC, ¿eso los acerca más a una postura común con ese partido?

-Efectivamente nuestros diputados forman parte de una bancada común, eso se hizo desde un punto de vista administrativo para ocupar mejor los tiempos y los beneficios de tener una bancada mayor. Y también con la DC tenemos ciertas coincidencias, la preocupación por la clase media, poner en valor como el crecimiento de la economía, la protección del empleo, la seguridad ciudadana, descentralización. Eso no significa que no tengamos capacidad de diálogo con otros actores, pero sí con la DC tenemos ciertos diagnósticos comunes.

-Se ha dicho que el PR va a cumplir un rol de bisagra entre la DC y el resto de los partidos de la NM. ¿Le acomoda que el partido sea un intermediario?

El radicalismo está disponible ayudar para la unidad de la oposición, si eso significa ser bisagra estamos disponibles, si eso significa tener capacidad de diálogo y de convergencia en determinados ámbitos, también estamos disponibles, como lo hemos estado, por ejemplo, con la DC en el ámbito de la bancada parlamentaria. Pero también converger con los otros partidos de la ex Nueva Mayoría los días lunes. El radicalismo es un partido pragmático y flexible que está disponible para servir de puente pero el tema de fondo es ayudar a que haya unidad en la oposición.

Segunda vuelta para las municipales: “Nos parecería fantástico y nos ayudaría a resolver muchos problemas”

-La DC  plantea que exista segunda vuelta, y no primarias, para las municipales. Han dicho que es su condición para lograr alianzas con el resto de los partidos del bloque.

-Son cosas complementarias. Si el día de mañana existiesen los votos para poder hacer una reforma a la ley para que hubiese segunda vuelta en la elección de los alcaldes nosotros estaríamos dispuestos a apoyar aquello. Y nos parecería fantástico y nos ayudaría a resolver muchos problemas, no nos negamos a aquello. Lo que decimos es que si eso no fuera posible, porque no estén los votos y no existen las condiciones para aprobar eso, evidentemente que para evitar un suicidio electoral lo que tiene que haber es unidad. Y para eso tendrá que haber una política de primarias para elegir los liderazgos que nos va a representar en cargos uninominales o políticas de omisión. Lo que nosotros decimos es ocupemos todo el pragmatismo y la inteligencia para lograr el objetivo común, que la centro izquierda se recomponga.

-¿Estarían dispuestos, entonces, a apoyar la segunda vuelta en las elecciones municipales?

-Si se tuvieran los votos, no tenemos dificultad en apoyar aquello.

El desafío de los partidos a futuro es no ser el custodio del legado de ningún gobierno en particular”.

-Su contrincante en la interna, Carlos Maldonado, fue parte del primer gabinete de Bachelet. En caso de que él triunfara, junto a Heraldo Muñoz y Álvaro Elizalde, tres ex ministros de la ex Mandataria estarían a la cabeza de los partidos de la NM. ¿Cómo analiza el rol del bacheletismo?

El desafío de los partidos a futuro es no ser el custodio del legado de ningún gobierno en particular. Nuestros desafíos son otros, por lo tanto este no es un tema de personas que fueron ministros de un gobierno y otro. Los desafíos son cómo ponemos sobre la mesa nuestras diferencias y tener diálogo democrático. Nuestra responsabilidad es conducir a nuestros partidos para que les vaya bien en las próximas elecciones municipales y de gobernadores regionales.