Los resultados de Cadem registraron apenas 22% de respaldo para la Mandataria en junio, y de 13% para su gabinete; las peores cifras en los dos años de gobierno.
Publicado el 29.06.2016
Comparte:

La encuesta Cadem arrojó que junio fue el peor mes en evaluación para la Presidenta Michelle Bachelet, ya que tuvo apenas un 22% de aprobación y 70% de rechazo, lo que corresponde a 31 puntos menos desde que asumió su segundo mandato en marzo de 2014, y 48 puntos más de desaprobación.

A su gabinete le fue aún peor ya que registró 13% de respaldo y 77% de desaprobación, cifras también inéditas en la medición semanal que entrega la empresa. La misma negativa evaluación hacen los chilenos sobre los atributos personales de Bachelet, que está en sus mínimos históricos. Por ejemplo, el 69% de los encuestados dice que la Mandataria “no cumple lo que promete” y que “no le genera confianza”.

El pesimismo llega a las áreas de gestión, con la economía y la creación de empleos desplomados en 21% y 19% de aprobación, respectivamente.

Para profundizar en la encuesta, “El Líbero” conversa con Roberto Izikson, gerente de asuntos públicos de Cadem.

encuesta cadem junio 2016-¿Qué destaca la encuesta en términos generales?

-Que la baja aprobación a Bachelet no solo se explica por Caval, porque lo que surge con fuerza es un problema de gestión, o de percepción de cómo el gobierno está gestionando principalmente la economía, la delincuencia y la salud. Ese problema de gestión se extiende al escaso impacto positivo que tienen las tres reformas emblemáticas del gobierno, que son la tributaria, educacional y laboral.

Izikson: “Lo que muestra la encuesta es problemas de gestión, que van mucho más allá de Caval. Se hace urgente que la Presidenta empiece a diseñar un cambio de gabinete que le permita cerrar de buena manera su gobierno”

-¿Por qué junio es el peor mes para Bachelet?

-Es el peor mes cuando llevamos un año y medio desde que estalló Caval. El atributo “no cumple lo que promete” es el más bajo en su mandato y ha perdido 30 puntos  y sólo un 13% apoya al gabinete, el más bajo. La aprobación en economía, creación de empleo, delincuencia y salud están en sus mínimos históricos. Lo que muestra la encuesta es problemas de gestión, que van mucho más allá de Caval. Se hace urgente que la Presidenta empiece a diseñar un cambio de gabinete que le permita cerrar de buena manera su gobierno.

Izikson: “La Presidenta Bachelet perdió la sintonía con la opinión pública, tanto a nivel personal, por Caval, pero también su gobierno. Perdieron la brújula”

-Además de la gestión caen sus atributos personales, que han sido su fortaleza histórica. ¿Por qué?

-Porque ella se jugó con tres grandes reformas que no han tenido el impacto que esperaba, a diferencia de otros presidentes que también se jugaban con grandes proyectos pero también con cosas chicas que mostrar. La sensación de la reforma tributaria es que tiene paralizada la economía, la educacional mantiene violencia en las calles y paros y tomas, marchas en la Alameda y la sensación de que no se ha avanzado, y de la laboral se teme su impacto en la economía. Las reformas que prometió la Presidenta no han tenido ningún impacto positivo visible en la opinión pública. Coincido con Harald Bayer respecto de que la Nueva Mayoría no tiene nada para mostrar hacia adelante que sintonice con la opinión pública. En el fondo, lo que ha pasado es que la Presidenta Bachelet perdió la sintonía con la opinión pública, tanto a nivel personal, por Caval, pero también su gobierno. Perdieron la brújula. Este no es el gobierno de Bachelet de 2006-2010 cuando buscó reencontrarse con la opinión pública. Hoy ha buscado mantenerse alejada de la opinión pública como si no le importara sus niveles de aprobación, y seguir con la hoja de ruta original, que le está haciendo un tremendo daño a ella, al gobierno y a la Nueva Mayoría.

-¿Quiénes son esas personas del 22% que apoya a Bachelet?

-Son mujeres de centro-izquierda, mayores de 55 años y de nivel bajo principalmente.

-¿Dónde ha perdido más apoyo?

– La clase media, C2 y C3, abandonó al gobierno hace mucho rato. Cuando caes de 52% a 22% en la aprobación se cae todo. Pero las caídas en la clase media, en los trabajadores de entre 30 y 50 años que votaba por ella, son muy fuertes. Con el 70% de desaprobación significa que las bases te están castigando.

-¿Cómo ve la evaluación de Bachelet en los dos años que le quedan?

-Que se va a mantener bajo el 30% de aprobación al menos un año más.  Todos los presidentes tienden a recuperarse  a fines de su mandato, y uno podría darle ese beneficio de la duda pero nos estamos quedando sin argumentos para eso porque la economía no la acompañará, la delincuencia seguirá aumentando, no tiene proyectos chicos que le permitan sortear la crisis y no veo que la elección municipal permita generar un cambio de tendencia para el gobierno.

-¿Qué impacto tuvo la salida del ministro Burgos?

-Fue negativo para el gobierno, que perdió un activo político relevante. Mario Fernández es un hombre desconocido para la clase política actual. Ha sido un personaje bastante secundario en los últimos años. Creo que su perfil de bacheletista le juega en contra a la Nueva Mayoría, porque la dupla Burgos-Valdés le permitía moderar en parte y mantener un control de la agenda que se pierde con Fernández.  Y creo que debilita mucho a Valdés. Que la creación de empleos y economía están en sus niveles más bajo es sinónimo de eso.