“Si esto hubiera pasado en 2012, habría sido escandaloso”, dice el economista Sergio Urzúa por la demora en la publicación de los resultados de la encuesta Casen y el silencio de los técnicos de la Nueva Mayoría. El gobierno se ha justificado en base a la complejidad de la nueva versión y aún no entrega fecha para la publicación.
Publicado el 06.01.2015
Comparte:

La Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (CASEN) es desde 1985 el principal instrumento para medir la pobreza y la desigualdad en el país; sus resultados son utilizados como referencia para la generación de políticas públicas y su publicación se realiza cada dos años.

El trabajo de campo de la última versión se realizó entre los días 11 de noviembre de 2013 y el 26 de enero de 2014, según el Centro de Microdatos de la Universidad de Chile, y esta misma entidad dijo que a fines de mayo entregaría los resultados al Ministerio de Desarrollo Social para que éste los publicara en junio, pero aún no salen a la luz.

La actual versión entregará tres mediciones: la tradicional respecto de la pobreza y desigualdad; una con la línea de pobreza actualizada y una multidimensional que contempla educación, trabajo, salud, vivienda y seguridad social. La ministra María Fernanda Villegas dijo que estarían en diciembre y justificó la demora en la complejidad de los cambios hechos.

El 12 de diciembre Villegas dijo a “Pulso” que no estaba en condiciones de dar una fecha de entrega de los resultados. “El dato, la fecha o cuando sea entregado, lo vamos a hacer cuando creeamos que realmente está todo sin imperfecciones”, dijo. “El factor multidimensional es muy complejo de trabajar; es nuevo, distinto, y como tal, es un indicador complejo en el sentido que es multivariable, y por tanto ofrece un reto distinto a quienes han estado trabajando allí”, complementó.

Para Sergio Urzúa, profesor de economía en la Universidad de Maryland y ex jefe del Área de Políticas Sociales del CEP, “se podría haber entregado la Casen como siempre y luego continuar el proceso” con las innovaciones de esta versión. Además plantea -en conversación con “El Líbero“- que la medición multidimensional “no es inventar la rueda” y agrega que la demora es un retroceso respecto de los debates de años anteriores en que se consensuaron las modificaciones a la encuesta.

Urzúa señala que “no tiene justificación alguna que la ministra diga que las cifras estarán en diciembre y no estén. También cuesta justificar que no entregaran primero la medición tradicional y luego las nuevas”. Además critica a los técnicos de la Nueva Mayoría por no levantar la voz y dice “si esto hubiera pasado en 2012, habría sido escandaloso”.

Pero para el economista el retraso no sólo será en la entrega de los resultados finales. “Me temo que el desagregado -que usan investigadores y académicos- pueda estar recién en marzo de 2015”, sostiene. Sin embargo, piensa que el efecto del retraso no será inmediato, pues la Casen se usa para políticas públicas de mediano y largo plazo, no para la contingencia.

En tanto, Felipe Kast, ex ministro de la cartera, expresa que “a la vez que pasa más tiempo, los datos tienen menos correlación con la realidad social”, apuntando a la disminución del empleo que hubo en el último año. Asimismo, coincide con Urzúa en que “se podría entregar al menos la medición tradicional”. “Entendería un retraso de algunos meses, pero a esta altura es difícil encontrar una justificación técnica”, finaliza el diputado por Santiago.

El Líbero” solicitó al Ministerio de Desarrollo Social información sobre la fecha de publicación de las cifras. Desde el organismo señalaron que se está trabajando en el proceso y que cuando existan novedades sobre la publicación, se anunciarán de inmediato.

 

FOTO: JUAN GONZALEZ/AGENCIAUNO