La irrupción de Beatriz Sánchez "robándole" votos a Alejandro Guillier, el retiro de Ricardo Lagos, la necesidad de ganar tiempo y la negociación parlamentaria aparecen entre los factores del abrupto cambio de postura de la senadora DC.
Publicado el 26.04.2017
Comparte:

Competir en primarias o en la primera vuelta presidencial es el debate que tiene a la DC en la mira de sus socios de la Nueva Mayoría y de sus propios militantes. Si bien en un principio parecía “evidente” que la abanderada de la tienda, Carolina Goic, se mediría el 2 de julio contra Alejandro Guillier, hoy la mayoría de los caminos apuntan a noviembre.

La discusión sobre el mecanismo no es algo de estos últimos días, sino que desde hace meses, cuando el grupo liderado por Mariana Aylwin, Ignacio Walker Gutenberg Martínez, entre otros, plantearon la idea de salir de la Nueva Mayoría y darle identidad a la falange, pese a los costos que eso tuviera.

Por ese entonces Carolina Goic -y la directiva que ella encabeza- era proclive a continuar en la coalición de gobierno y competir en las primarias con los socios. La abanderada dijo el 19 de febrero a La Tercera que “creo firmemente en la importancia que ha tenido la alianza de la centroizquierda para la gobernabilidad y desarrollo de nuestro país. Creo que es importante mantenerla y eso significa sumar fuerzas y llegar a una primaria y tener un candidato único de la fuerza de centroizquierda” y agregó que “eso requiere una discusión previa respecto del tipo de coalición que formamos y ahí el planteamiento que he hecho a los presidentes de los partidos de la Nueva Mayoría respecto a que nos falta un proceso de autocrítica profundo y de redefinición en nuestras relaciones para dar sustento y seguridad respecto de lo que queremos hacia delante”.

Lo cierto es que esa postura cambió. El pasado domingo 16 de abril en una entrevista con el mismo medio señaló que “estoy convencida de ir a primera vuelta”. Al ser consultada sobre la publicación anterior contestó que “dije una primaria con ciertas condiciones: acuerdo de marco programático, un acuerdo parlamentario para construir mayorías para gobernar y, en tercer lugar, un acuerdo de comportamiento político que garantice gobernabilidad. Cuando nos jugamos la capacidad de gobernar Chile no hemos tenido en este tiempo más que discusión de mecanismos muy superficiales, en una lógica tremendamente instrumental. Creo que no están dadas las condiciones”.

¿Qué produjo que en dos meses Carolina Goic cambiara de opinión sobre el mecanismo? Teorías ha habido varias. Lo primero que dicen sus cercanos es que no hay que confundir la intenciones de Goic con las del grupo de Aylwin, Walker y Martínez, ya que ella busca llegar a noviembre pero no a través de un “camino propio”, sino que con un “entendimiento” con sus socios de la NM.

Las “razones” de Goic

Pero las razones que habrían generado el vuelco tienen que ver primero con la decisión del PS de proclamar a Alejandro Guillier como su candidato a La Moneda, por sobre el ex Presidente Ricardo Lagos. Esto habría sido determinante en una primera instancia, dado que en la DC consideraban clave la participación del hasta ese entonces abanderado del PPD ya que “ratificaba que era un bloque de centroizquierda”, sin embargo el que el PS haya ungido al periodista se entendió en la DC como la configuración de un “frente de izquierda” y donde los interesados -PR, PS y eventualmente el PPD- privilegiaron el interés personal por sobre cuestiones que para la tienda democratacristiana eran “claves”.

Por otra parte, después de la bajada del ex Presidente, el PPD también debía buscar un abanderado y todo le indicaba a la DC que apostaría también por el senador. De esta forma nuevamente quedaban con la sensación de que la tienda estaba sola y que si enfrentaba en una primaria se medirían “todos contra la DC”, sin antes haber discutido el tema programático ni parlamentario. “Teníamos que aceptar todo y con el riesgo de un éxito electoral bajo porque tenemos poco tiempo. Ellos (los otros partidos) generaron un cuadro cuesta arriba para nosotros”, dice un miembro de la directiva a “El Líbero”.

Competir en noviembre permite -dicen cercanos a Goic- “más tiempo” para desplegar la candidatura, ya que en este escenario, donde la abanderada marca sólo un 2% en las encuestas, ir a las primarias es “suicida”.  Aún así, en el comando creen que si bien la primera vuelta no asegura el triunfo, por lo menos permite “conversar” sobre los puntos que ellos consideran fundamentales en un eventual gobierno. “Sabemos que vamos de atrás, de chico a grande y que tenemos un desafío con que Carolina sea conocida públicamente; para eso se necesita tiempo y conversación”, dicen uno de sus asesores.

Eso sí, añaden que si la junta nacional de este sábado toma la decisión de que Goic compita en primera vuelta -opción que se conversó en el Consejo Nacional realizado el lunes- la convicción tiene que ser “llegar a noviembre”. Así, si el mecanismo se materializa el plan es que la candidata comience a “hablarle al país y no estar atrapada en los temas internos de los partidos” y “desplegarse por las distintas ciudades de Chile”.

Otras de las razones que se ha evaluado en el entorno de Goic es que el senador Guillier está “estancado” en los sondeos, y que Beatriz Sánchez -abanderada del Frente Amplio- sí ha conseguido subir; entonces, dicen en la colectividad, la DC no “le quita votos a Sánchez, ni ella a la DC”, pero “Sánchez sí le quita a Guillier”, por lo que hay que mirar como una posibilidad que Goic sea una alternativa al senador. En esta parte del análisis se recuerda que la DC abarca al centro político, que ante la posibilidad de no estar en la papeleta, podría generar un éxodo de esos votantes hacia el ex Presidente Sebastián Piñera.

Lo anterior dice relación con la razones que entregan en el comando de la timonel DC. Sin embargo, hay otros sectores de la tienda que apuntan a que se elegiría la opción de la primera vuelta para negociar con los socios y conseguir un “mejor” acuerdo programático y parlamentario.

El “diagnóstico” de la DC

En el entorno de Goic comentan a este medio que el “diagnóstico” que se ha construido es que “somos de centroizquierda y nos vamos a jugar por un bloque político de esas características, no es un mero acuerdo político programático” y que para eso es necesario corregir “los errores” que se han cometido como NM, ya que no hacerlo lleva a la “autodestrucción” de la coalición.

Es por eso que en la DC están seguros que la “convicción, seguridad y haberse mantenido en una posición” les ha permitido que la actitud de sus socios en los últimos días haya cambiado. Un ejemplo es el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco, que la semana pasada dijo que la DC no podía pedir “chicha y chancho” y ayer sostuvo que “hay que respaldar al Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet hasta el último día, y si llegáramos con dos candidatos a la primera vuelta presidencial, buscaremos un entendimiento para la segunda vuelta”.

La idea, dicen, es que se desdramatice el tema del mecanismo, tanto dentro de sus filas como con los otros partidos de la Nueva Mayoría. 

La negociación parlamentaria

Aún así, una de las principales “preocupaciones” de que se concrete ir a la primera vuelta es que se reduciría “considerablemente” la presencia en el Congreso de parlamentarios de la tienda, ya que no sería tan “obvio” llegar a un acuerdo con la Nueva Mayoría. Los diputados Víctor Torres, Aldo Cornejo, Pablo Lorenzini, han sido enfáticos en señalar que el mejor mecanismo son las primarias.

Es más, la tarde de ayer comenzó a circular entre los militantes democratacristianos un documento firmado por más de 200 militantes, entre ellos los diputados Víctor Torres y Yasna Provoste; el histórico Belisario Velasco; y el presidente de la JDC, Diego Calderón, en donde destacan, entre otras cosas, la importancia de “llegar a un acuerdo”, ya que hasta ahora “el mejor mecanismo para elegir a la persona que encabece la opción unitaria, el programa común y el pacto parlamentario capaz de conquistar la mayoría de la Cámara de Diputados y del Senado, son las elecciones primarias”.

Aún así en la directiva dicen que una cosa es el tema presidencial, donde la junta nacional tomará la decisión, y otra es el acuerdo parlamentario. Ahora confiesan que lo último será materia de “negociación” y que la reunión sostenida la semana pasada con el PS fue fundamental para poder expresar las posiciones de ambos. “Vamos a invitar a los otros partidos a construir un acuerdo parlamentario, sabemos que la situación es compleja por lo que nos sentaremos a conversar y veremos qué nos conviene a todos”, dice un integrante de la mesa DC. 

Así las cosas, pareciera que la primera vuelta está “amarrada” para la falange,  ya que sería difícil que la junta contradijera a Goic  -más cuando algunos han advertido que de no ser ese el método bajaría su candidatura-, donde ella cuenta con un gran apoyo. “Una de las fortalezas de esta directiva, y de esta candidatura es el gran respaldo que tiene en las bases del partido. Lo más probable es que los votantes la respalden”, sostiene un militante de la DC.