Si se concreta la salida del PPD de los diputados Tucapel Jiménez y Cristián Campos, la cifra llegaría a 18 parlamentarios renunciados, un 11,4% del total de parlamentarios.
Publicado el 04.10.2016
Comparte:

A menos de un mes y medio de que se cumpla el plazo que impone la ley “anti díscolos”, que obliga a los militantes a renunciar a sus partidos un año antes de una elección si es que quieren ir como independientes, se suman nuevas dimisiones que pasan a engrosar la larga lista de “fugas” en las distintas colectividades.

Tras conocerse la noticia de que los diputados Tucapel Jiménez y Cristián Campos renunciarían al PPD, sumado a las anteriores bajas como la de Juan Manuel Edwards (RN) la semana pasada, serían un total de 18 parlamentarios los que han dejado el partido por el que fueron electos. Lo anterior, corresponde a un 11,4% del total de diputados y senadores, que suman 158.

De un total de 120 diputados, 10 de ellos han renunciado al partido por el que fueron en la papeleta, y esa suma podría llegar a 12 si se concreta la salida de los dos PPD. En el caso de los 38 senadores, seis de ellos dejaron de militar en sus partidos después de ser electos.

Las razones son variadas. Algunos han acusado tener diferencias de fondo con la colectividad, otros han creado nuevos partidos y también están los que han abandonado sus tiendas por asuntos judiciales.

La semana pasada el diputado Juan Manuel Edwards presentó su renuncia a Renovación Nacional argumentando que al interior del partido “hay muchos controladores”. Pero la noticia no es algo nuevo para la tienda de Antonio Varas, ya que meses atrás, ya lo habían hecho Germán Verdugo y Manuel José Ossandón y, el año pasado, bajo la directiva de Carlos Larraín, los senadores Antonio Horvath y Lily Pérez, además de los diputados Gaspar Rivas, Pedro Browne, Joaquín Godoy y Karla Rubilar. Pérez, Browne y Godoy fundaron el partido político Amplitud.

En la UDI las renuncias no han sido tan masivas como en Renovación Nacional, pero el partido igual sufrió dos bajas este año. Primero dejó el partido José Antonio Kast, y luego, en agosto, lo hizo Ramón Barros. También se suma el caso del senador Jaime Orpis, que abandonó el gremialismo en medio del caso Corpesca.

El situación se repite en el PPD. Hace casi seis meses el diputado Pepe Auth dejó la colectividad diciendo que “no puedo seguir militando en un partido que me provoque tanta rabia…, que me decepcione así”, y esta semana podría concretarse la salida de los diputados Jiménez (por el apoyo del partido a Ricardo Lagos) y Campos (por estar en contra del aborto).

La DC ha sufrido la renuncia del diputado René Saffirio, quien en mayo de este año decidió dejar la falange tras casi 47 años de militancia. “Es una decisión que, aunque es muy compleja, no podía seguir esperando”, dijo en esa oportunidad.

En tanto, en el Partido Socialista, el senador Fulvio Rossi, en septiembre de 2015, suspendió su militancia hasta que se termine la investigación en su contra en el marco del caso SQM. “Lo hago con la convicción que debe existir total transparencia sobre estos hechos”, sostuvo.

Por último, se encuentra la renuncia del senador Alejandro Navarro al Movimiento Amplio Social (MAS), partido que el mismo fundó y por el que fue electo en 2013 como senador por la circunscripción 12.